26.5 C
Caracas
martes, 17 mayo, 2022

El apagón vació las neveras de los zulianos por temor a perder comida

-

Cabimas.- Un yogurt, algunas salsas y tres duraznos, eso es lo único que le queda a la nevera de Ángela Castillo, habitante del sector Amparo de Cabimas, en el Zulia. El servicio eléctrico en su casa aún es intermitente, llegó por seis horas y se volvió a ir la mañana de este 29 de marzo.

“Hicimos toda la comida que teníamos y lo que quedó, compartimos con los vecinos y familia, no perdimos nada. Aunque ahora viene la crisis después del apagón y es qué va a comer”, se cuestiona.

En su familia compran por el dinero que le envía uno de sus hermanos que está en Colombia, además de su trabajo, usualmente hacen la compra semanal, pero por la falta de suministro eléctrica, usaron lo que le podría alcanzar por siete días más. “Quedamos sin nada guardado, ahora tenemos que volver a ver que se encuentra”, dijo.

Mientras que con Ana Nuñez, habitante del sector Campo Blanco, solo tiene agua. “No quedó carne ni pollo, solo tenemos plátano y pan, también un poco de queso”, explicó.

El temor está ahí, después del primer apagón nacional que se registró a comienzos del mes de marzo. “El trauma queda, no queremos comprar nada porque si se va de nueva, la vez pasada tardé cuatro días en salir”, comentó Juliana Mariñez, cuando caminaba por el mercado municipal.


LEE TAMBIÉN: 

ALIMENTOS Y ARTEFACTOS DAÑADOS FUE EL SALDO DE LOS APAGONES EN GUÁRICO

La falta de servicio eléctrico obligó a los zulianos a cocinar todas sus proteínas y verduras | Foto: Mayreth Casanova

“Agua y hielo”, es lo que la mayoría de las personas respondió, perder alimentos cuando la situación económica del país es dura, no se lo pueden permitir.

También hay malestar y rabia, contó Nilmary Reyes, habitante de Santa Rita, en su casa acumularon 80 horas sin luz, solo llegó por cuatro horas. Se movilizó hasta Cabimas para poder comprar alimentos para su familia. Su nevera ni se enfrió.

En el caso de Jorge Albornoz, vecino del sector La Montañita, explicó que cocinaron la carne y pollo, trataron de comer antes que cumpliera 48 horas sin refrigeración.

En la región zuliana, una de las más calurosas del país, no se encontraba hielo y beber agua fría era un suplicio, solo pocos comercios con planta eléctrica abrieron y las colas eran kilométricas. En otros vendían con moneda extranjera por la caída de puntos de venta.

Habitantes del estado siguen preocupados por el racionamiento, tienen temor a comprar alimentos y que se pierda ese dinero que con tanto esfuerzo invirtieron. «El dinero no le sobra a nadie, en cada familia se hace un esfuerzo para comer y no lo podemos perder», dijo Albornoz.

Agua y hielo se mantienen en los refrigerados para afrontar el racionamiento | Foto: Mayreth Casanova

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a