Distribución de agua tarda hasta 15 días en la Costa Oriental del Lago

El lunes 5 de julio se restableció el servicio en algunas zonas después de la quema de un estabilizador eléctrico, aunque habitantes reportan que sigue intermitente. Autoridades de Hidrolago estiman que los trabajos en la planta potabilizadora del embalse Burro Negro deben terminar en agosto, con la instalación de cuatro bombas

123
Habitantes reportan intermitencia en la distribución de agua en la Costa Oriental del Lago | Foto: cortesía Alcaldía de Lagunillas

Cabimas.- Habitantes de los municipios Cabimas, Simón Bolívar, Santa Rita y Lagunillas, en la Costa Oriental del Lago, estado Zulia, reportan que la distribución de agua es intermitente en sus comunidades y tardan hasta 15 días en recibir agua en sus casas, denunciaron este 6 de julio.

El intendente del municipio Lagunillas, José Rondón, informó en su programa de radio el 1 de julio que se había quemado un estabilizador eléctrico y se iba a suspender la distribución de agua, según el cronograma de bombeo, por 96 horas.

En ese momento, aseguró que las autoridades iban a revisar los equipos y realizar la sustitución del estabilizador para reanudar el bombeo de agua a Lagunillas. Las comunidades tenían entre 7 y 15 días sin agua, según los reportes.

Jorge Silva, presidente de la Hidrológica del Lago (Hidrolago), anunció en el programa del gobernador del Zulia, Omar a las 7, este 5 de julio que prevén finalizar los trabajos el 20 de agosto en la planta potabilizadora del embalse Burro Viejo, desde donde se distribuye agua a los cuatro municipios.

“Con estos trabajos se va a garantizar el suministro de agua a Santa Rita, Lagunillas, Simón Bolívar y Cabimas después de la recuperación de la planta potabilizadora Pueblo Viejo. Aquí se va a terminar el mito de que no llega el agua”, afirmó.

LEE TAMBIÉN

“¡Queremos agua!” fue la petición de los larenses en Hidrolara este #6Jul

Silva aseguró que incluye la instalación de cuatro bombas verticales que procesan 700 litros de agua por segundo, cableado, tablero de control, clorador de 6.000 litros de agua cada día. Las reparaciones se realizan con apoyo de las alcaldías, Gobernación del Zulia y el fondo de Unicef.

Ángel Reyes, habitante de Cabimas, aseguró que por las fallas en la distribución y la turbidez deben comprar agua potable y camiones cisternas para sus casas. «Entre las fallas de luz y agua vivimos desesperados. El agua es necesaria para limpiar, desinfectar y mantener nuestras casas. Tenemos que resolver con agua potable».

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Superaliado/aAyúdanos a sostener la mayor red de corresponsales de Venezuela.