Desconocidos asesinan a panadero en Santa Bárbara de Zulia

La víctima fue baleada en la panadería de la "esquina caliente" del sector Carlos Andrés Pérez, en Santa Bárbara, municipio Colón, al Sur del Lago de Maracaibo

551
El caso está señalado como un ajuste de cuentas por el Cicpc base Sur del Lago. Foto cortesía A. Gutiérrez

San Carlos de Zulia.- Juan Bautista Lozada Atencio, de 25 años, llegó temprano a la panadería donde laboraba en el Sur del Lago de Maracaibo y se sentó a esperar a los clientes. Lo que nunca imaginó es que el martes 13 de julio moriría de varios disparos, a plena luz del día y en la cuarentena radical anunciada esta semana por el gobierno para frenar los contagios por la pandemia.

Las autoridades policiales revelan que al establecimiento Sabor Andino llegaron dos pistoleros, a bordo de una motocicleta color negro, de donde descendió el copiloto y disparó en varios ocasiones contra la humanidad del panadero, a quien en Santa Bárbara de Zulia conocían como «el Ñeco».

Los hechos ocurrieron en la denominada «esquina caliente» del sector Carlos Andrés Pérez, específicamente en la avenida principal con calle 9-F1, en la parroquia Santa Bárbara del municipio Colón, a las 8:00 am. Luego del incidente, los curiosos se aglomeraron en los alrededores del local, de donde fueron dispersados para no adulterar la escena del crimen.

LEE TAMBIÉN


Hombres armados matan a dos pescadores en Sur del Lago

Algunos testigos señalaron a los funcionarios de los cuerpos policiales que los homicidas huyeron rumbo hacia la denominada zona Sur, pero que nadie supo quiénes eran.

Los pormenores están reseñados en una minuta del Eje de Investigación de Homicidios base Sur del Lago del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc). El organismo detectivesco indica, además, que se trató de un ajuste de cuentas, pero no se descartan otras hipótesis.

También añaden que tras los disparos, los familiares de Juan Bautista lo trasladaron en una motocicleta hasta el Hospital General Santa Bárbara, a donde ingresó sin signos vitales. El infortunado laboraba en el establecimiento con su esposa, donde ambos se ganaban la vida ofreciendo panes de todo tipo al detal.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Superaliado/aAyúdanos a sostener la mayor red de corresponsales de Venezuela.