Descarga eléctrica en Pueblo Nuevo de Paraguaná cobra su segunda víctima

Las dos personas de la comunidad hacían mantenimiento en la subestación Pueblo Nuevo. Uno murió instantáneamente; el otro estuvo siete días en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital de Coro

153
Los dos hombres fallecidos ejecutaban mantenimiento con autorización de Corpoelec | Foto: Irene Revilla / Archivo

Punto Fijo.- Una descarga eléctrica que recibieron dos hombres el pasado 1 de febrero, cuando hacían mantenimiento y desmalezamiento en la subestación eléctrica Pueblo Nuevo, en la península de Paraguaná, cobró la segunda víctima.

El par de hombres que eran habitantes de Buena Vista, ejecutaban el mantenimiento con autorización de Corpoelec y tocaron una línea de alta tensión, lo que causó la muerte instantánea de Giovanni Lugo, de 26 años, mientras que Francisco Javier Quintero, de 56 años, fue llevado de emergencia en una ambulancia hasta el hospital Doctor Alfredo van Grieken, de Coro.

Debido a la descarga eléctrica, Quintero perdió un brazo, y aunque los habitantes de los pueblos de Paraguaná se unieron para conseguir los medicamentos que pedían en el hospital, Quintero no aguantó y sucumbió la noche de este domingo, 7 de febrero.

Aunque ninguno de los dos eran trabajadores oficiales de Corpoelec, se mantenían activos a los llamados de la comunidad para atender cualquier situación que requiriera su intervención. Quienes solicitaban los servicios les pagaban con alimentos. La empresa eléctrica del estado conoce las reparaciones que hacen los habitantes de los pueblos de Paraguaná.

Residentes de la zona contaron a El Pitazo que debido a la falta de camiones y trabajadores de la empresa del estado, los vecinos de los pueblos que conocen de electricidad se unieron para atender estas necesidades. Siempre han tenido la autorización de Corpoelec para ayudar a reparar los daños y restablecer el servicio lo antes posible.

LEE TAMBIÉN

Desconocidos disparan contra salón de eventos en Cabimas

Stalin Bracho, dirigente sindical de Corpoelec, dijo que por ser el municipio Falcón tan extenso y por la falta de camiones y trabajadores en la empresa, los habitantes de los pueblos se han unido para reparar los daños que presenten las conexiones y así restablecer el servicio.

«No es un secreto que los trabajadores eléctricos no cuentan con carros para ir al municipio Falcón ni hay suficiente personal. Por ello, de unos años para acá se ha contado con la comunidad organizada, que revisa y atiende las necesidades de la electricidad», dijo Bracho.

Bracho lamentó la pérdida de dos hombres, que aunque no formaban parte de las filas de Corpoelec, trabajaban para solventar los problemas de la comunidad.

Así como estos dos hombres, hay muchos más en el municipio Falcón que ayudan a solucionar problemas con el sistema eléctrico. Sin embargo, los voluntarios no cuentan con suministros ni equipos acordes -como herramientas que aíslen la electricidad- para ejercer este tipo de trabajo. Para subirse a los postes, por ejemplo, usan mecates que se atan al cuerpo.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.