23.2 C
Caracas
miércoles, 25 mayo, 2022

Derecho a la alimentación de niños indígenas está ausente en la Sierra de Perijá

-

La desnutrición es uno de los principales factores que amenaza el presente y el futuro de los niños de la Sierra de Perijá. Madres, lideresas y organizaciones afirman que en las diferentes comunidades indígenas de la zona los menores presentan algún tipo de déficit nutricional.

Aunque en las zonas no hay cifras oficiales, la realidad que se vive en las comunidades delata la situación de los niños indígenas. La inseguridad alimentaria en Venezuela genera un daño nutricional severo, principalmente en los niños, ante la incapacidad de adquirir los alimentos.

Lucinda Mukape, madre de niñas morochas, describe cómo las mujeres yukpas alimentan a sus hijos: “Los niños necesitan sus alimentos, todos tienen derecho a tomar sus alimentos con leche. Ahorita hay varios casos de desnutrición, muchas madres no tenemos cómo alimentarlos de forma adecuada. Nuestros hijos solo comen yuca, auyama, plátanos y topochos”.

“Aquí pasamos muchas necesidades, muchas veces no se consiguen los alimentos. Solo les damos de comer lo que sembramos (…) Sabemos que esta alimentación no es suficiente para estar saludable, además se suma la falta de atención médica en nuestras zonas”, añadió la mujer yukpa.

Ante esta realidad, en la comunidad del Tukuko se creó un programa de Vivero nutricional para atender los casos de desnutrición, así lo dijo Fray Nelson Sandoval, párroco de la comunidad yukpa.

En septiembre de 2018 se desincorporaron 67 casos de desnutrición leve, moderada y severa. Actualmente hay 43 niños. FOTO: JOHANDRY ANDREA MONTIEL

“Buscamos atender a la población infantil indígena con índices de desnutrición. En la comunidad hay muchos casos de niños con desnutrición. Cáritas realiza el sistema de monitoreo y acompañamiento nutricional de los niños de la zona”, dijo Sandoval.


LEE TAMBIÉN: 


DESPEDIDO MÉDICO EN HOSPITAL DE LA VICTORIA POR EXIGIR EL DERECHO A LA SALUD

El párroco agregó que han registrado casos en los que los niños tienen un año y pesan cuatro kilos. “Te podrás imaginar, en este vivero nutricional tratamos de garantizar la alimentación de niños y madres embarazadas desnutridos”.

“El miércoles de cada mes, la doctora Ingrid Graterol, de Cáritas, viene, mide, pesa y talla a los niños. Hemos logrado desincorporar del programa, desde septiembre del año pasado, 67 casos. Se presenta desnutrición leve, moderada y severa, actualmente tenemos 43 niños. Cada mes aparecen niños con algún grado de desnutrición».

El capuchino lamentó que los niños indígenas, que están al pie de monte de la Sierra de Perijá, no cuenten con la seguridad alimentaria y social que por derecho les corresponde.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a