Conucos alivian gastos alimenticios en hogares del estado Yaracuy

Familias han convertidos sus patios en núcleos productivos al dejar a un lado la siembra de flores por plantas de frutos comestibles

187
Familias del estado Yaracuy sustituyeron de sus patios las plantas ornamentales de vistosos colores por matas de plátanos, cambur, yuca, parchita, frijol y mango. Foto: Johana Prieto Andrade

San Felipe.- La producción de hortalizas y otro tipo de rubros alimenticios se ha vuelto una modalidad en los patios de los hogares yaracuyanos, los cuales hace seis años eran adornados con plantas ornamentales de vistosos colores.

La situación que llevó al yaracuyano a cambiar las flores, margaritas e incluso girasoles de frentes y solares de sus casas, fue el cambio económico drástico que tuvo el país ‘en un abrir y cerrar de ojos’. Ahora lo que se observa en los patios y frente de las casas son plantas de lechoza, mango, aguacate, níspero, cambur, yuca, batata, tomate, cebollín, berenjenas, frijol, caraota, maíz y de albahaca, entre otras plantas aptas para el consumo humano.

Yolanda Briceño, habitante del municipio San Felipe, explicó a El Pitazo que la necesidad de incluir ciertos rubros a la dieta diaria, tales como legumbres y hortalizas, han obligado al venezolano a volver al campo y sembrar lo que va a consumir él y su familia.


LEE TAMBIÉN: 

YARACUYANOS OFRECEN LIMPIAR CASAS Y PATIOS A CAMBIO DE COMIDA

Briceño reconoció que un salario fijado en 40.000 bolívares al mes, no alcanza ni para comprar cinco productos de la cesta básica, por lo que el venezolano debe ingeniárselas para poder sobrevivir durante las dos semanas previas a la fecha de pago salarial.

Delincuencia no da tregua

Pero no todo es color rosa para las familias que con esfuerzo siembran en los solares y frente de sus casas, ya que ellos también son víctimas de la delincuencia.

Recientemente, El Pitazo conoció del robo de 17 matas de yuca y varias lechozas en la comunidad de Las Mercedes II.

Según informaciones dadas a conocer por los conuqueros de la zona, el hecho ocurrió en horas de la madrugada del lunes 22 de julio, cuando delincuentes sacaron la cosecha y resembraron las plantas para simular que la siembra no había sido robada. Los pequeños agricultores al notar que las hojas de la mata de yuca estaban marchitas, procedieron a sacar la cosecha y se dieron cuenta que había sido hurtada.

“No es la primera vez que somos víctimas de la delincuencia; en el mes de junio delincuentes hurtaron dos ramos de cambur y uno de plátano. Aquí en el sector no hay seguridad por lo que exigimos al gobierno regional más patrullaje”, dijo Yudith Cárdenas.

Complemento de la dieta diaria

Es preciso destacar que la mayoría de los habitantes del estado Yaracuy que emprenden trabajos de agricultura no son para fines comerciales sino para completar los carbohidratos y otros nutrientes y vitaminas que requiere una persona para tener una dieta balanceada.

En la capital yaracuyana se puede apreciar en urbanizaciones siembra de yuca y matas de plátanos en espacios destinados para la recreación y distracción familiar, áreas que han sido sacrificadas por la propia comunidad para poder aliviar gastos por concepto de compra de alimentos.

DÉJANOS TU COMENTARIO