23.7 C
Caracas
miércoles, 25 mayo, 2022

Vecinos de Semprum dicen que compran bombonas en Colombia o encienden leñagas

-

Casigua El Cubo. «No tenemos otra opción que buscar pesos donde sea y salir a Colombia para comprar las bombonas, mientras que otros las encargan porque acá en Casigua El Cubo no llegan hace tres meses», denunció un vecino que fue el vocero de varios habitantes radicados en el eje fronterizo del estado Zulia. El drama de adquirir los cilindros de gas licuado petrolizado se agudiza cada vez más en Venezuela.

A tarifa internacional

En zonas cercanas a territorio colombiano el expendio está sujeto a la clandestinidad en el mercado paralelo y tasado en pesos, moneda que en la zona rige las transacciones comerciales y que no ganan habitualmente sus habitantes.

Este modo de comercialización impacta de forma negativa la economía de los pobladores de la zona Sur del Lago de Maracaibo. Desde el transporte, el agua y hasta la comida, cada vez son más los bienes y servicios ofrecidos en tarifa internacional y sin controles por autoridades locales, sean civiles o militares, lamentan los ciudadanos consultados sobre la precariedad del servicio público.


LEE TAMBIÉN: 


TRANSPORTISTAS DE MARACAIBO AMANECEN EN BOMBAS ASIGNADAS Y LES SURTEN 50 LITROS

La opción más viable para que las amas de casa del municipio Jesús María Semprum puedan cocinar en sus hornillas no es otra que pagar con moneda extranjera y resolver una realidad contradictoria en un país petrolero. Un ejemplo es que hasta hace cinco años el gas salía con regularidad por ductos que acondicionó el Gobierno. «Antes nos llegaba por gasoducto, no a todos en el pueblo de acá en Casigua El Cubo, pero sí era un alivio porque no teníamos que comprar bombonas», precisa el vecino.

Leñagas: fogones rudimentarios

«Este año todo empeoró porque el gas llega muy deficiente por la tubería. Nos toca comprar o buscar el servicio de ‘leñagas», amplía el habitante, quien agrega que con este término se conocen los fogones rudimentarios que los vecinos encienden por las fallas en la distribución de gas en camiones oficiales, de empresas o por diligencia de los consejos comunales.

«Desde febrero los camiones con gas no han vendido más,» contó un ama de casa radicada en la zona y que no quiso exponer su identidad. Ella refiere que las legañas son los leños que consiguen en los patios o donde les permitan cortar algunas ramas secas para hacer el almuerzo, la cena y hasta el café. «Todo en el pueblo se vuelve humo y mucha gente se enferma», advierte la mujer.

Otro informante de El Pitazo aseguró que existe un llenadero de gas en Tibú, norte del departamento colombiano de Santander, donde los lugareños llenan los cilindros metálicos. Para llegar deben irse con las bombonas por La Pica del 2, un paso informal vigilado por militares.

Los precios varían según la capacidad. El llenado de una bombona de 18 kilos puede costar 60.000 pesos, unos 120.000 bolívares, equivalente a tres veces el sueldo mínimo decretado en Venezuela. La escasez del servicio evidencia un drama que se percibe en los fogones del suelo fronterizo.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a