Comercio de Cabimas paralizado por racionamiento eléctrico

En el circuito donde están las entidades bancarias y el mercado municipal solo reciben seis horas diarias

205
Las calles del Casco Central de Cabimas están desoladas por la falta de luz. Foto: Mayreth Casanova

Cabimas.- Después de las 2:00 de la tarde, el comercio en Cabimas, estado Zulia, queda paralizado. Las entidades bancarias cierran por el racionamiento eléctrico.

En el municipio situado en la Costa Oriental del Lago, el Casco Central, donde está el terminal de pasajeros, mercado municipal y bancos, solo trabaja seis horas diarias.

Un representante de la Cámara de Comercio e Industria de Cabimas (Caicoc) indicó que la situación afecta al sector productivo municipal, ya que trabajan pocas horas.

“La mayoría de los comercios son pequeños y sus propietarios no tienen capital para adquirir una planta eléctrica, además de las fallas en el suministro de gasolina“, dijo Luis González.

Según el cronograma que estableció Corpoelec en el municipio, en el circuito restablecen el servicio a las 8:00 de la mañana, aunque no llega el servicio de internet y telefonía por lo que no hay punto de venta.

Los usuarios deben salir de sus casas en la mañana para poder retirar efectivo y comprar comida, ya que en la tarde las calles quedan desoladas.


LEE TAMBIÉN: 

MINISTRO IGOR GAVIDIA SE MUDA A ZULIA PARA ATENDER EL TEMA ELÉCTRICO

“La falta de luz afecta nuestra vida, debemos adaptarnos a la hora que llegue. Cada día estamos peor”, dice María Emilia Castillo, una pensionada.

En las entidades bancarias el servicio es intermitente, ya que cuando no hay internet, no pueden procesar transacciones ni habilitar los cajeros para efectivo.

Pasada la 1:00 de la tarde, la calles se descongestionan. “La gente se queja, pero qué podemos hacer”, dice el propietario de una carnicería en el mercado municipal.

La oferta de alimentos refrigerados es cada vez más escasa, ya que los continuos cortes eléctricos dañan los alimentos.

“Antes la gente compraba para una semana, ahora vienen todos los días y llevan menos cantidad por miedo a que se dañe. Los apagones nos arruinaron”, denunció José Romero, dueño de una carnicería y venta de hortalizas.

DÉJANOS TU COMENTARIO