Comerciantes informales no reciben el billete de 100 bolívares en Maracaibo

Según los buhoneros, son los mayoristas y los comerciantes en Maicao (Colombia) -donde compran la mercancía- quienes no les reciben los billetes de 100, por lo que ellos no pueden aceptarlos

605
Buhoneros del mercado Las Pulgas, en el centro de Maracaibo, solo aceptan los billetes de 200 y 500 bolívares. Fotos: Nataly Ángulo

Maracaibo.- Los comerciantes informales en Maracaibo sacaron de circulación los cinco billetes de menor denominación del cono monetario venezolano en los últimos ocho meses y desde esta semana no reciben el de 100 bolívares

En el mercado Las Pulgas, donde las transacciones se hacen en efectivo y por ello los productos se venden a precios más económicos, no quieren el billete de 100. Hasta los únicos dos periódicos que circulan en el estado Zulia deben pagarse con billetes de 500 o 200, según la exigencia de los pregoneros.

Sólo los plátanos y las verduras se pueden cancelar con los billetes de 100, pero la mitad del monto total; es decir, de 5.500 bolívares que es el precio de 10 plátanos, 3.000 tienen que pagarse con el papel moneda de 200 y 500.

Carlos González, vendedor ambulante de chupetas, café y cigarros, le tomó por sorpresa este jueves la decisión de los buhoneros. No pudo comprar la mercancía que busca porque no le aceptan los billetes de 100. “Lo que más tengo es eso. Ahora no tengo cómo comprar. Voy a tratar de cambiarlos para poder venir otra vez y ya no recibiré más el billete de 100, porque después cómo hago yo. Yo no puedo perder”, contó González a El Pitazo.

La medida se propaga como efecto dominó. Según los buhoneros, son los mayoristas y los comerciantes en Maicao, Colombia, -donde compran la mercancía- quienes no les reciben los billetes de 100, por lo que ellos no pueden aceptarlos. Tras ellos, el segundo sector es el del transporte público que evita aceptarlos porque compran la comida o los lubricantes en los mercados informales para tener un mejor precio.

La medida no solo es en Las Pulgas, en el resto de los puntos de la ciudad donde hay mercado informal, como La Curva al oeste de Maracaibo, tampoco aceptan el billete.

– ¿Qué pasará cuándo ya no acepten el de 200 y 500 bolívares?

– El Gobierno tendrá que sacar otros billetes, o nos comeremos unos a otros, dijo uno de los cientos de bohoneros que venden azucar, harina, arroz y pasta en el mercado Las Pulgas, en el centro de la ciudad.

Un vendedor de avena caliente, que prefirió no ser identificado, dijo que no aceptar el billete de 100 le resta ventas. A las 9:00 de la mañana aún tenía 20 litros de la bebida sin vender. “Si acepto el billete ya estuviese en mi casa. Pero no puedo recibirlo, porque me jodo yo”.

Los comerciantes informales también aceptan dólares y pesos, pero que en el caso de la divisa norteamericana no reciben el billete de un dólar. Entonces, quien compra debe gastar todo el billete norteamericano y lo compran a la tasa que esté en Maicao, hoy jueves 2 de mayo en 2.810 bolívares.

“Aquí tienen que hacer algo, porque no se puede seguir así en este desorden que hay. Nadie me quiere vender una harina porque de los 6.000 que cuesta tengo 1.000 bolívares en billetes de 100”, dijo una ama de casa que acudió al mercado, que fue desalojado en septiembre de 2018 por las autoridades municipales y regionales ante las prácticas ilegales de reventa de mercancía, de efectivo y de divisas, pero que cuatro meses después sigue igual. Los buhoneros regresaron y se mantienen las mismas prácticas. 

El régimen de Nicolás Maduro puso en circulación en agosto de 2018 una nueva familia de billetes, cuya salida fue producto de una reconversión monetaria para quitarle cinco ceros a la moneda venezolana. Fueron ocho billetes, seis de ellos ya no los aceptan en Maracaibo, incluso el de bolívares 2 ya no lo recibieron cuando comenzó su circulación.

Si se mantiene el promedio de que cada dos meses los comerciantes dejan de aceptar el billete de menor denominación para ellos, en septiembre no habrá cómo pagar en bolívares en efectivo en la capital zuliana.

DÉJANOS TU COMENTARIO