25.5 C
Caracas
miércoles, 5 agosto, 2020

Bomberos de Zulia solo tienen tres dosis contra mordeduras de coral

El antiofídico solo llega al país a través de donaciones de otras naciones. Los bomberos del Inea de Maracaibo informaron que un joven se salvó luego de ser mordido por una serpiente de coral en El Cruce, municipio Jesús María Semprúm del estado Zulia

-

Santa Bárbara de Zulia.- José Manuel Becerra, de 34 años, fue mordido por una serpiente de coral en la frontera entre Colombia y Venezuela, en el estado Zulia. Salvar su vida representó un hecho titánico ante la falta de gasolina, las restricciones en medio de la pandemia y porque el antídoto administrado no se produce en suelo venezolano, sino que es enviado desde otros países en calidad de ayuda humanitaria. En la región, los bomberos solo cuentan con tres dosis.

José, una vez que fue mordido por el animal de ponzoña venenosa en una finca productiva en el poblado limítrofe de El Cruce, fue llevado al ambulatorio. Los bomberos de Casigua El Cubo, en el municipio Jesús María Semprúm en la zona Sur del Lago, registraron el hecho el sábado 18 de julio.

Era fin de semana y en la jurisdicción no había ni antídoto y la gasolina es escasa. Los funcionarios del poblado fronterizo se comunicaron vía telefónica con los bomberos adscritos al Instituto Nacional de Espacios Acuáticos (Inea), en la ciudad de Maracaibo, para que ayudaran a encontrar el suero. Cada minuto contaba porque la herida comenzaba a amoratarse.

La herida que ocasionó el veneno de la especie micrurus mipartitus era tal que José comenzó a presentar sudoración a causa de la fiebre, rigidez muscular y dolor.
José Contreras, bombero del Inea y embajador de buena voluntad ante la Unesco, señaló este lunes 20 de julio que debió desplazarse hasta el poblado zuliano. En un ambulatorio rural le administraron la primera dosis a Becerra.

- Advertisement -

LEE TAMBIÉN

CASOS DE MORDEDURAS DE SERPIENTES EN ZULIA SE INCREMENTAN CON TEMPORADA DE LLUVIAS

El joven atacado por la serpiente debió ser trasladado al Hospital Chiquinquirá de Maracaibo, donde fue atendido y valorado por Alexandra Quiroz, jefa de la Unidad de Toxicología. Su cuadro de salud tendía a mejorar, pero ameritaba cuidados y chequeos dos veces al día.

Contreras advierte que los pacientes moridos por una culebra tipo coral están en riesgo de morir, pues el suero es escaso y en el territorio nacional no hay laboratorios que lo produzcan.

Cuenta el funcionario público que el stock disponible en el país forma parte de las donaciones que efectúan desde Brasil, México, Costa Rica y Colombia.

«Es importado y llega a través de ayuda humanitaria. Una mordedura de coral representa un caso de emergencia debido a que representa un maratón poder trasladarlo hasta la zona donde están los pacientes», indicó Contreras.

El caso de José Becerra ocurrió en medio de la cuarentena radical anunciada por el gobierno de Nicolás Maduro para frenar los contagios de COVID-19. Implicó la movilización de funcionarios, el arribo del paciente a la capital zuliana, además del riesgo existente por el foco de contagio comunitario.

5/5 (2)

¿Qué tan útil fue esta publicación?