Autoridades de salud ocultan muertes por paludismo en Zulia

Vecinos del municipio Sucre, en el Sur del Lago, confirmaron que han fallecido pacientes cuyas respectivas patologías no han sido diagnosticadas a tiempo o porque no cumplen los tratamientos cabalmente

407
Cada día los casos de paludismo aumentan sin que se establezca el cerco epidemiológico en el municipio Sucre de Zulia. Foto: Archivo

Santa Bárbara de Zulia.- El no cumplir con los tratamientos adecuados, no establecer un cerco epidemiológico o la falta de diagnósticos son factores que han ocasionado la muerte de pacientes con paludismo en el costero municipio Sucre, en el estado Zulia.

Yuleiny Carmona, habitante del barrio Jaime Lusinchi en el poblado de San Juan, parroquia El Batey del municipio zuliano, dijo que solo en su comunidad han muerto siete personas que contrajeron la enfermedad tras la picadura del mosquito transmisor.

Una de las fallecidas fue su hermana Yalisbeth del Carmen Carmona Pirela, quien en julio de 2017 fue una de las primeras víctimas del brote de paludismo o malaria, patología que había sido erradicada en Venezuela.

Yalisbeth Carmona apenas tenía 32 años y se ganaba la vida vendiendo verduras en el centro de Caja Seca. En marzo de 2017 su rutina cambió repentinamente cuando comenzó a sentir fiebre. Cada día era más intensa y prolongada.

«Le hicieron varios exámenes, entre ellos de sangre y de orina. Unos médicos nos decían que tenía algo en el hígado; otros, que en el riñón. Al final, después de tanto desgaste físico, fue llevada al hospital de Valera. Allí le hicieron transfusiones de sangre y murió en la Unidad de Cuidados Intensivos», contó Yuleiny Carmona.

Refirió Carmona que su hermana se complicó por no haber sido diagnosticada ni tratada a tiempo. En los chequeos realizados en el centro de salud de Trujillo, una prueba determinó que padecía malaria. Sin embargo, era demasiado tarde.


LEE TAMBIÉN: 

VENEZUELA PIERDE LA BATALLA CONTRA EL PALUDISMO

Mientras la afectada padecía, sin saberlo, las consecuencias de la malaria, en el poblado donde nació y creció otros vecinos presentaban síntomas similares, sobre todo fiebre alta.

La hermana de la paciente infectada aseguró que no solo había casos sospechosos en el poblado costero San Juan, sino que la enfermedad comenzó a propagarse en todo El Batey. En menos de un año la incidencia era lo más destacado en esa zona del Sur del Lago y en otros poblados de la Panamericana en el estado Mérida.

Solo en el barrio Jaime Lusinchi, que debe ese nombre a un expresidente venezolano, los vecinos de Carmona fueron a siete velorios. En ese barrio la incontrolable plaga terminó enlutándolos. La vida les cambió por completo, aunque también es pertinente decir que la muerte los transformó.

Yelitza Pirela, la madre de la joven fallecida por paludismo, es ahora quien, junto a sus tres hijos, se encarga de la manutención de sus cuatro nietas, de 18, 14, 12 y 11 años, quienes quedaron en la orfandad con la partida de Yalisbeth.

«Es fuerte lo que nos toca vivir. Mi hermana no pudo ver crecer a sus hijas y ni ellas vivir con su madre. Acá hay muchas personas infectadas y muchas se enferman hasta cuatro veces. Necesitamos que las autoridades tomen control de la situación para evitar más daños», afirma Yuleiny.

Se les pregunta sobre el papel que han desempeñado las autoridades y dicen que solo entregan algunas dosis para contrarrestar los efectos de la patología, pero en las calles de San Juan no se evidencia al menos limpieza de áreas donde se presume que se reproduce el insecto que sirve de vector del paludismo.

En la Unidad de Malariología de Caja Seca, en la parroquia Rómulo Gallegos del municipio Sucre, las estadísticas son un secreto de Estado. En dos ocasiones El Pitazo intentó conocer las cifras que maneja la Dirección de Salud y Desarrollo Social de la Alcaldía de Sucre, pero sus funcionarios no las ofrecieron. Tampoco el Ministerio de Salud emite el Boletín Epidemiológico desde 2014.

El alcalde de la jurisdicción, Yonys González, tampoco ha revelado la cantidad de fallecidos ni casos confirmados por la enfermedad, que de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, señala a Venezuela como el país con mayor número de contagios en el continente americano.

DÉJANOS TU COMENTARIO