Arzobispo en la Bajada de la Chinita: “Es momento de definiciones y no de entretenimiento”

Con la Bajada de la Virgen de Chiquinquirá comienzan las fiestas de la patrona de los zulianos. Monseñor José Luis Azuaje destacó la importancia de ser familia y destacó: “Encontrarnos como país es un tesoro”

349

La plazoleta de la Basílica de la Virgen del Rosario de Chiquinquirá volvió a reunir a los feligreses y devotos en la Bajada de La Chinita este 30 de octubre. Con esta celebración inician las fiestas y los zulianos pudieron volver a acompañar a su patrona.

Hubo normas y requerimientos para quienes asistieron. Debían presentar el carnet de la vacunación con las dos dosis contra el COVID-19, usar mascarilla y guardar el distanciamiento social. Esas fueron las condiciones que pidió la Iglesia marabina en conjunto con las autoridades regionales.

La eucaristía comenzó 43 minutos después de la hora prevista porque la lluvia que cayó sobre Maracaibo impidió que se diera inicio a las 5:00 de la tarde. El arzobispo de Maracaibo, monseñor José Luis Azuaje fue quien presidió la celebración y en la homilía dijo: “Es momento de definiciones y no de entretenimiento”, después de hablar sobre los valores que hay que rescatar como son: honrar, respetar, obedecer y cuidar.

Grandeliga Salvador Pérez donó el manto que La Chinita lucirá en la bajada

Se refirió a las familias venezolanas y dijo que están “amenazadas por los condicionamientos económicos, el estrés ante los esfuerzos de sobrevivencia y la desnutrición”.

Comentó la importancia de cuidar a lo que llamó: “un pueblo empobrecido y una familia desarraigada, desvinculada de sus afectos por tantos migrantes fuera de sus casas”.

Destacó: “Encontrarnos como país es un tesoro” y alertó que “cuando aprendemos a usar el nosotros y no tanto el yo, cambiaremos nuestra estructura mental y eso tendrá repercusiones es en las decisiones”.

Este año tampoco habrá procesión de la reliquia de la Virgen de Chiquinquirá, sino que irá en un María móvil por las calles de las parroquias aledañas. Todo esto para que cuidar las medidas de bioseguridad y que la feligresía pueda estar en casa y ver pasar a la patrona.

El arzobispo estuvo acompaño del párroco de la Basílica, padre Nedward Andrade y el resto del clero zulianos.

La Chinita y su manto rosado

La bajada de la Virgen comenzó a las 7:14 de la noche al ritmo de Los Chiquinquireños, el homenaje de las oraciones hechas gaitas. La Chinita bajó con su manto rosado que fue donado por el grandeliga venezolano, Salvador Pérez, receptor de los Royals de Kansas City y que en la liga venezolana juega con el equipo Tiburones.

El manto está inspirado “en las almas que partieron y las huellas de los que sobrevivieron”, durante este tiempo de pandemia. “Almas y manos en tu manto” es el nombre de esta obra elaborada para la Chinita.

“El gran número de personas, hermanos y hermanas que han partido al encuentro con el Padre a causa del COVID 19 se encuentran representadas en esta obra mediante unas hermosas alas angelicales que llevan sus almas al infinito cielo, al encuentro con Dios, ante su Divina presencia”, precisó la Iglesia marabina.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.