28.3 C
Caracas
miércoles, 30 septiembre, 2020

Altercado en la morgue de Barquisimeto terminó con un disparo al aire

-

Barquisimeto.- Este viernes 24 de mayo se registró un altercado en la morgue del Hospital Central Antonio María Pineda de Barquisimeto pasadas las 3:30 pm.

Familiares y amigos de los vendedores de verduras Nixon Hernández Montero (37) y Nixon Hernández, padre e hijo asesinados en un robo en el barrio El Trompillo hace dos días, tomaban cervezas en el lugar a la espera de los cuerpos y hostigaron a un oficial que les llamó la atención.

El comisionado Junior Medina, jefe de la Brigada Hospitalaria de la Policía del estado Lara (Polilara), llegó a la escena sin uniforme ni identificación y emboscó al agresor del otro oficial.


LEE TAMBIÉN: 

UN MUERTO Y TRES HERIDOS EN BALACERA EN GRAMOVEN

Los dolientes se enardecieron y Medina sacó su arma de reglamento, disparó al aire para intimidar a las personas y solicitó apoyo de las Fuerzas de Acciones Especiales (Faes) para practicar al menos cuatro detenciones por alteración del orden público en la morgue de Barquisimeto.

“Ninguno de nosotros sabía que el hombre armado era funcionario y solo nos llenó de confusión. Estamos destrozados. A mis sobrinos los mataron cuando salían a buscar efectivo como rutachivo para poder comprar las verduras”, comentó un familiar que reservó su identidad.

El altercado en la morgue se registró cuando cientos de vendedores de verduras esperaban por la entrega de dos cuerpos | Foto: Liz Gascón

Nixon Hernández Montero y su hijo conducían un camión 350 el 22 de mayo en la mañana. Dos hombres armados que se hicieron pasar como pasajeros y durante el recorrido les dispararon para quitarle las pertenencias.

- Advertisement -

Amenazados por las Faes Testigos indicaron a El Pitazo que fueron golpeados y amenazados por las Faes en el intento de desalojo.

“Si hacen bulla los mato”, decían los efectivos. Una tía de las víctimas relató que más de 200 vendedores de verduras estaban en el lugar para acompañar el cortejo fúnebre y consumían licor a unos 60 metros de la morgue antes del altercado.

La mayoría corrió al Hospital Universitario de Pediatría Agustín Zubillaga, justo al lado de la morgue. Después del hecho, Medina se puso el uniforme y se encontraba en el comando de la Brigada Hospitalaria, donde están los detenidos. Solo uno de los cuatro habría sido liberado y denunció que fue golpeado durante el arresto.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado