Aislados en CDI de San Carlos tres pacientes sospechosos de COVID-19

El Centro de Diágnostico Integral Simón Bolívar se ubica en la capital del municipio Colón y en sus alrededores están los sectores La Fundación, San Benito y Andrés Eloy Blanco. Las calles no están acordonadas y los vecinos desconocen sobre los casos con sospecha de coronavirus

227
Fachada del CDI Simón Bolívar en San Carlos de Zulia, municipio Colón. Foto: Edwin Urdaneta

San Carlos de Zulia.- A pesar de que el Gobierno habilitó el Hospital Santa Bárbara, en la zona Sur del Lago de Maracaibo, como una de las instancias centinela en el estado Zulia para atender casos de coronavirus, tres pacientes permanecen en el Centro de Diágnostico Integral (CDI) Simón Bolívar, ubicado en la parroquia San Carlos, en la capital del municipio Colón.

La información ofrecida por milicianos que custodian los espacios, este lunes 29 de junio, da cuenta que dentro del recinto están los tres pacientes que ingresaron el jueves 25 de junio. Salieron positivos en la prueba rápida del COVID-19 y están a la espera del resultado de la prueba molecular PCR.

Una dirigente vecinal del sector confirmó la información. Asegura que son dos jóvenes procedentes de un sector rural y otro es de la tercera edad y reside en Santa Bárbara de Zulia.

LEE TAMBIÉN

ZULIA | VECINOS DENUNCIAN QUE CDI DONDE DEBEN HACER PRUEBAS PARA COVID-19 ESTÁ CERRADO

Este lunes 29 de junio había ocho pacientes a la espera de que les tomaran radiografías. Comentaron que es el único espacio donde hacen las placas o rayos X, de manera gratuita. En esa calle, la número 12 del sector Andrés Eloy Blanco, no hay restricciones de ninguna índole. Los dos accesos no están acordonados.

En los alrededores no hay avisos de que el COVID-19, que brotó el pasado año en China, ya está cerca. Ocho milicianos se turnan en dos grupos, de lunes a domingo, de 7:00 am a 3:00 pm.

«Aquí no dejan ingresar pacientes para consultas. Solo casos autorizados y de emergencia. Desinfectamos las manos a quienes entran y salen, con un metro de distanciamiento. Quienes buscan atención deben ir al módulo Barrio Adentro que está frente a la plaza La Biblia», a cinco calles del CDI, dice la miliciana encargada de tomar fotos a sus compañeros al entrar y salir para notificar, vía WhatsApp, a sus superiores, sobre el cumplimiento de la guardia.

Dice que no está autorizada para que su nombre salga reseñado en los medios de comunicación; por tanto, pide resguardar su identidad.

Karitza Guerrero es ama de casa y tiene 39 años. Acudió al CDI por necesidad. Afirma que la falta de dinero la obliga acudir a ese centro porque no tiene 50 mil pesos para pagar un rayos x en una clínica. «La fórmula de hace dos días me sale en 11 millones de bolívares. Uno no tiene plata. Te digo que el virus este va afectar a quien diosito quiera. Él es el que dirá quién sí y quién no», expone la mujer, quien habita en el sector Bicentenario, al norte de Santa Bárbara de Zulia.

Rafael Angarita, trabajador de la red de alimentos Mercal, vive en la avenida 5 del sector Andrés Eloy Norte y asegura no tener miedo. «Aquí la gente se cuida y no sale por las tardes», esto lo justifica, mientras dos personas pasaron frente a él sin la mascarilla.

Dos casas más adelante, y a escasas dos cuadras del CDI con los pacientes que esperan saber si están infectados, estaba Carlos Ocando. Miraba su celular sentado en una silla plástica en el porche y sin tapaboca. «Estoy desinformado, no sabía de los casos ¿hay casos ahí?», pregunta cuando se le cuestionó si en la parroquia San Carlos toman las medidas sanitarias ante el COVID-19, que ha afectado a más de 5.000 venezolanos y por el que han muerto cerca de 40, según datos de la comisión presidencial que encabeza el gobernante Nicolás Maduro.

Audilberto Galué tampoco llevaba mascarilla en su rostro y no ha cambiado su rutina de acudir cada mañana, por al menos una hora, a practicar béisbol en el estadio La Fundación, que se ubica diagonal al CDI.

Manifiesta que los casos no son confirmados, pero cree que mientras estén recluidos, las autoridades deben acrecentar los controles en la calle abierta por donde circulan personas, motos y vehículos cuando los milicianos se van a sus casas.

El CDI Simón Bolívar está en la zona residencial entre los sectores La Fundación, Andrés Eloy Blanco y San Benito. En los frentes los vecinos conversan, fuman cigarillos y los niños corren, aún con la amenaza del letal virus que fue detectado positivo en los test de pruebas rápidas.

Vecinos indican que allí se han registrado dos protestas por alojar pacientes con sospechas, pero con estos tres nuevos casos no ha habido quejas, sino flexibilización. Las autoridades no atendieron los llamados de El Pitazo para conocer la situación de los pacientes con sospecha y el hecho de que fueron aislados en un espacio que no es el hospital centinela.

En el módulo Barrio Adentro, a donde son enviados los pacientes, frente a la plaza La Biblia, tampoco hay medicamentos. El fin de semana no había tensiómetro y en la entrada hay basura acumulada, confirmó El Pitazo.

4.67/5 (3)

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO