19.1 C
Caracas
miércoles, 2 diciembre, 2020

Zulia | Venezolanos pagan $280 para entrar al país y burlar control sanitario

Entre 100 y 280 dólares pagan los venezolanos que retornan al país por la frontera del estado Zulia con Colombia para evitar ser encerrados en los albergues que instaló el gobierno de Nicolás Maduro

-

Decenas de venezolanos entran a diario al país por Paraguachón, frontera de Zulia con Colombia, burlando los controles sanitarios dispuestos por el gobierno de Nicolás Maduro para prevenir el COVID-19.

Entre 100 y 280 dólares cobran los choferes por el traslado desde Maicao y Rioacha en Colombia hasta Maracaibo, capital de Zulia. El precio varía dependiendo del vehículo, las comodidades y la ruta, pues quienes pasan por los principales puestos de control deben cancelar más que quienes viajan por trochas y cruzan el río Limón en canoa.

La extensa frontera que comparte Venezuela con Colombia por Zulia facilita el ingreso de ciudadanos por trochas o pasos ilegales sin ser detectados por los cuerpos de seguridad que controlan el paso; aunque algunos se lucran con ello, testimonian migrantes retornados.

María González, nombre ficticio usado para proteger la identidad de una migrante, aseguró que pagó 100 dólares para que la trasladaran desde Maicao hasta Maracaibo. Lo hizo para evitar ser encerrada en uno de los siete albergues que dispuso el gobierno en la zona para los venezolanos que retornan, donde deben pasar mínimo 21 días hasta comprobarse que no tienen COVID-19.

Lee también:

Los nuevos migrantes venezolanos: los varados

- Advertisement -

«En Maicao hay un sector donde están los carros y camionetas que te traen. Son guajiros, guardias o policías. Uno se monta ahí y cruza la frontera por haciendas y viajas por trochas hasta el río Limón», contó María, que viajó desde Perú hasta Maicao de autobús en autobús.


Al menos 50 alcabalas pasaron desde que cruzaron la frontera en territorio venezolano hasta el río Limón, la mayoría era de los llamados «mecateros» -personas que trancan el paso con un mecate para exigir dinero-, contó María. «También hay de guerrilleros y pasamos tres de la Guardia Nacional. A los militares les dejan lo que ellos pidan: en uno dieron un bulto de papel sanitario; en el otro, una caja de aceite y en el tercero, dinero».

Todos esos gastos corren por cuenta del chofer. El pasajero paga una única cuota. María pagó por el servicio más económico y al llegar al Limón -que divide el trayecto hacia Maracaibo- debió montarse en una canoa que atraviesa el caudal justo por debajo del puente, donde está una alcabala de la Fuerza Armada Nacional.

«Ahí unos hombres vestidos de negro y con la cara tapada cobran 50.000 pesos para cruzar el río en canoa. Sólo tres personas van en una canoa y las maletas en otra», contó María, quien especula que los funcionarios militares saben del trasbordo porque del puente se puede ver al grupo de personas -unas 30 cuando ella pasó- que espera para atravesar el río.

Lee también:

Zulia | Venezolanos denuncian que tienen tres días sin comida en Pasi de Guajira

Del otro lado, otros vehículos reciben a los pasajeros para terminar de cumplir el trayecto por Carrasquero, municipio Mara, y luego llegar hasta Maracaibo. El viaje es de unas ocho horas dependiendo de los inconvenientes o paradas que hacen en la ruta.

Empresas de transporte privado también ofrecen el servicio puerta a puerta. Desde Maicao hasta Maracaibo cobran 230 dólares y desde el aeropuerto de Rioacha hasta la capital zuliana 280 dólares. En estos casos, la ruta es la Trocal del Caribe, la vía principal que comunica a la capital zuliana con la frontera y donde están instalados los puesto de control militar. Sólo el cruce de la frontera es por trochas, según confirmaron los prestadores del servicio. «La mayoría de los clientes viene de otros países y llegan por Colombia», contó un representante.

María dijo que son muchos los venezolanos que entran al país por esas rutas para no ser encerrados en los Puntos de Atención Social Integral, donde los migrantes han protestado por la falta de comida y de agua potable.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado