22.3 C
Caracas
domingo, 25 septiembre, 2022

Zulia | Primo de joven que murió en el Darién: “El río lo arrastró”

El marabino Ricardo Ocando Nava, de 21 años, se golpeó la cabeza con una piedra cuando fue arrastrado por el río. Este era su segundo intento por llegar a Estados Unidos

-

El joven Ricardo Ocando Nava, de 21 años, entró la mañana del jueves, 15 de septiembre, en la selva del Darién, dos días después murió ahogado en uno de los ríos de la peligrosa ruta que comunica a Colombia y Panamá, y que usan miles de migrantes con el propósito de llegar a Estados Unidos.

Ocando, oriundo de Maracaibo, llegó a las 11:00 am de este sábado 17 de septiembre al río El Membrillo, el último en cruzar dentro del Darién. El agua le llegaba al pecho y la corriente era fuerte.

“Yo lo noté nervioso, como dudoso, y le dije: ‘quedate tranquilo, este es el último. Ya la pasamos’”, contó su primo Ciro Nava a su papá, de mismo nombre, cuando le informó la noche de este domingo 18 de septiembre que logró salir de la selva, pero que su primo, a quien llamaba hermano, no lo consiguió.

“El río lo arrastró. Papi, yo vi cuando mi hermano se dio con una piedra. Ahí me desesperé y me tiré dos veces al río, corrí y corrí, pero no lo alcancé. La gente corría detrás de mí y me decía que parara que me podía perder”, dijo Ciro, según contó su papá a El Pitazo en entrevista telefónica.

Nava, tío de Ricardo, contó que desde que su hijo y su sobrino ingresaron al Darién nunca vieron el sol. “Mi hijo me cuenta que llovió durante los cinco días que estuvo en la selva”.

Desmintió que su sobrino murió por salvarle la vida a un bebé. “Eso es mentira. A ellos les tocó atravesar el río en grupo, iban cuatro: mi hijo Ciro, otro sobrino, Ricardo y una muchacha. Ellos iban agarrados de unas mochilas, uno detrás de otro, y Ricardo y la muchacha se soltaron. A la muchacha la rescataron en un islote, el cuerpo de mi sobrino no aparece”, dijo.

Ricardo viajó junto a otras 20 personas, la mayoría primos, amigos y vecinos del sector Belloso, en el centro de Maracaibo, donde residía con su mamá y su hermana mayor.

Su segundo intento

Ricardo Ocando era bachiller. Trabajaba en restaurantes en Maracaibo y quería reunirse con su papá, Richard Ocando, en Texas, Estados Unidos.

Este fue el segundo intento de Ricardo en migrar a Estados Unidos. La primera vez fue en noviembre de 2021, Viajó a México, pero lo deportaron junto con un grupo de migrantes venezolanos. 10 meses después lo volvió a intentar, pero esta vez le costó la vida.

“Ricardo le rogó al papá que le diera el dinero, porque el papá le decía que esperara y que hiciera la visa. Pero Ricardo lo convenció, le dijo que se quería ir con este grupo y pasó este desastre”, dijo su tío Ciro Nava.

Las motivaciones de Ricardo eran su mamá y su hermana. “Él quería irse para que su mamá y su hermana estuvieran bien”.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a