Visa para entrar a Perú es otra traba burocrática para los migrantes

Los ciudadanos venezolanos que intentan hacer el trámite denuncian desinformación, maltrato, poca comprensión y falta de soluciones por parte del Consulado de Perú en Caracas

1675
Denuncian malos tratos por parte del pensonal de la sede diplomática | Foto: Ronald Peña

Caracas.- Las largas colas que comúnmente se observan en Caracas pasaron a ser también el paisaje del Consulado de Perú en Venezuela, ubicado en la cuarta avenida de Altamira, donde ahora todos aquellos que quieren migrar o visitar Perú deben solicitar una visa turística o humanitaria, según sea el caso.

A partir del 15 de junio entró en vigor la medida y, desde entonces, venezolanos de todos los estados del país se ven obligados a esperar durante horas la atención de los funcionarios en la sede diplomática que ofrecen el permiso en cinco o diez días, en caso de que sea aprobado.

Aseguran que no hay una sola linea sobre la documentación exigida | Foto: Ronald Peña

La decisión de Perú de emitir visado fue anunciada por el presidente Martín Vizcarra el pasado 6 de junio en medio de un operativo de deportación de 50 ciudadanos venezolanos que se dedicaban a la delincuencia en ese país y debido a ello, quienes quieran viajar a Lima como turistas, estén de paso en alguna escala de su viaje o pretendan hacer vida en el país tienen la obligación de cumplir con el requisito.

LEE TAMBIÉN

Miles de venezolanos optaron por pedir refugio en Perú tras exigencia de visado

En Caracas, quienes se ven en la necesidad de aplicar al permiso para entrar a ese país latinoamericano al que ya han migrado unos 800.000 venezolanos, califican la medida como “mal planificada” y “visceral” y aseguran que ha generado un problema, sobre todo para aquellos que ya tenían pasajes comprados para el momento en que se anunció la decisión.

Ese es el caso de Erick Torres, quien debería viajar este jueves 20 de junio, como lo establecía el pasaje que compró hace más de dos meses, pero no podrá hacerlo porque en el Consulado no le aceptaron su documentación al no tener los antecedentes penales apostillados. A pesar de que planteó su situación y explicó que el trámite que le exigen demora más del tiempo estipulado para su viaje y que solo estaría dentro del aeropuerto en una escala para tomar otro vuelo en menos de 12 horas, los funcionarios de la sede encargada de los trámites migratorios le negaron cualquier posibilidad.

Los ciudadanos denuncian que han perdido pasajes que habían sido comprados antes de la medida | Foto: Ronald Peña

Erick necesita llegar a Chile para visitar a su hijo de 23 años de edad que se fue a ese país hace dos años y que atraviesa una crisis depresiva en este momento. “Yo vendí mi carro para costear mi pasaje y poder ir a ayudar a mi hijo y compré ese con escala porque era el más barato; ahora voy a tener que pagar 300 dólares más para pagar la penalidad y la diferencia del monto”.

Además de los antecedentes penales, el Gobierno de Perú solicita a los ciudadanos venezolanos copia a color de su pasaporte, copia de la cédula de identidad, dos fotografías fondo blanco y acta de nacimiento apostillada y autorización de viaje si se trata de un menor de edad. A todo esto deben sumar una planilla que se encuentra en la web del Consulado —y que, mientras a algunas personas se la aceptan llena a mano, a otros se la exigen impresa. 

Como Erick, son muchos los que tienen el tiempo en contra para recaudar el papeleo y esperan poder obtener la documentación antes de que llegue el día de su viaje. Hildriana Henríquez y su madre, Nancy Morales, deben viajar el 4 de julio, y aunque tienen todos sus papeles han tenido que acudir a la oficina en tres ocasiones.

Hasta quienes hacen escala en líneas aéreas distintas deben obtener el permiso de ingreso | Foto: Ronald Peña

Henríquez refiere que el primer día que acudió a hacer el trámite no tenía todo lo requerido “porque la información no estaba clara”. En la segunda ocasión “salió una señora a las 12 del mediodía y nos dijo que nos fuéramos, que no atenderían más y, bueno, aquí estoy otra vez, a ver si logró solicitarla”, contó. 

Quienes requieren hacer el tramite denuncian también el maltrato del que han sido víctimas por parte de los funcionarios de la instancia diplomática de Perú, en donde, aseguran, les niegan la atención, les gritan y no resuelven sus dudas. “El otro día nos dijeron ‘cambie de pasaje y ya’, que no es mi problema”, relató Margarita Azuaje, que intenta obtener la visa de ella y de su nieto para ir a visitar a su hija.

| Foto: Ronald Peña

Pagan por entrar

Los ciudadanos que intentan obtener la visa humanitaria para entrar a Perú son aquellos que buscan instalarse en el país y solo deberán consignar, adicional a toda la documentación, una carta explicativa. Pero quienes van por escalas de vuelos o turismo deben optar por la visa de turista y pagar 30 dólares, que pueden ser cancelados por punto al cambio del día en Dicom. 

En la cola de espera para el trámite las historias sobran. Hay personas del interior del país que se ven obligadas a viajar hasta el consulado en Caracas, que es la única sede donde está habilitada la solicitud de visa, y deben esperar luego hasta 10 días para que les otorguen el permiso. Ese es el caso de Ramiro Pérez, un maracucho que aspira a viajar al Perú este próximo 4 de julio y debe obtener la visa para entrar al país. 

Viajó con su maleta y espera completar el proceso a la brevedad para poder volver al Zulia. Otros, en cambio, debieron bajarse de bus en el que viajaban por tierra con destino a ese país cuando se anunció la medida. 

“Yo iba con mi hijo de 11 años en Cúcuta; ya íbamos en camino y el autobús decidió volver porque no nos iban a dejar entrar al país. Pagué 440 dólares ese pasaje y me devolvieron 340, ahora tengo que hacer esto para poder ir a encontrarnos con mi esposo”, explicó Maricarmen Aldana, a quien le pidieron un permiso apostillado desde Perú en el que el padre del niño autorice el viaje. 

Para quienes están urgidos del trámite, la medida restrictiva para entrar a Perú ha generado gastos adicionales e inconvenientes que “solo complican más las penurias que uno vive en Venezuela”, tal como dijo Torres. 

DÉJANOS TU COMENTARIO