VIDEO | Abandono y superación: venezolano de 66 años sorprende en La Voz Perú

Cuando le preguntan al venezolano si es un cantante con experiencia deja de lado el ego y reafirma que todo lo aprendido se lo debe a las calles de Perú

4643

El canto se convirtió en el pase a la felicidad que necesitaba Peter Jiménez ‘‘el Potrillo’’, un venezolano de 66 años de edad que se animó a participar en el concurso televisivo La Voz Perú.

Jimenez, no solo impacta por su talento y potente voz, sino también por su historia que conmueve a quienes siguen el programa de competencia musical. En un video, difundido por La Voz Perú y compartido en Instagram por el periodista Sergio Novelli, el migrante venezolano narró como desde su nacimiento le tocó vivir con el abandono de su madre, fue dejado en la casa de una familia y al crecer la música lo atrapó.

 ‘‘El Potrillo’’ relata que salió de Venezuela por la difícil situación económica, política y social que atraviesa el país. Arribó a Perú con su esposa ‘‘pelando’’, como el mismo comentó para referirse a la poca cantidad de dinero que llevaban consigo. Confesó que llegó a Perú sin un plan para sobrevivir, pero ni su edad ni los cambios repentinos que afrontaba lo desanimaron.

VIDEO | Talento venezolano: Netflix estrena tráiler de película donde debuta niño de Maturín

Es nativo del estado Táchira. Mientras estuvo en su tierra natal no perdió la oportunidad de formar parte de los templetes que realizaban en San Cristóbal, en la coronación de la reina de cada barrio. Poco a poco ganó experiencia y el universo le permitió dar su voz por 22 años a la banda ‘‘Grupo V’’, agrupación que estuvo en su mayor apogeo en la década del setenta, así que la música no es para él algo nuevo.

Su reencuentro con la música

En su nueva vida en Perú, «el Protillo» no tuvo miedo a comenzar de cero. Al llegar la pandemia se atrevió a retomar el canto. Con un cajón de sonido y un micrófono, salió a la calle y comenzó a cantar a los balcones de los residentes. Iba acompañado de su pareja, su mano derecha, así la llama. Impresionados por su simpatía y talento, los peruanos lo recibieron con agrado. Su reencuentro con la música le abrió el camino para pasar de las calles a los escenarios de La Voz Perú.

Venezolano pasó de cantar en autobuses a los escenarios de Colombia

Jiménez contó al jurado del programa de televisión que prefiere interpretar éxitos mexicanos como las rancheras, de allí surgió el apodo «el Potrillo» con el que es conocido ahora en La Voz Perú, el mismo con el que los incas lo bautizaron al escucharlo.

‘‘Ingresar a La Voz Perú es una experiencia bonita. En Venezuela no se me dio la oportunidad de ingresar a las televisoras», cuenta el tachirense. Él hace hincapié en el agradecimiento que le tiene al pueblo peruano y asegura que logrará algo; su sexto sentido y experiencia de calle se lo dicen. 

El emigrante venezolano se presentó en el escenario con el tema ‘‘Granada’’, canción escrita en 1932 por el compositor mexicano Agustín Lara, y cautivó al jurado con un ritmo inusual catalogado por ellos como ‘‘un volcán de sonido’’.

Cuando le preguntan si es un cantante con experiencia deja de lado el ego y reafirma que todo lo aprendido se lo debe a las calles, el anfiteatro que lo hizo aspirar a alcanzar la cima.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.