25.8 C
Caracas
viernes, 30 octubre, 2020

Venezolanos refugiados en Ecuador llevan sus conocimientos al mundo sin salir de casa

Venezolanos refugiados en Ecuador imparten talleres gratuitos en línea, gracias a una iniciativa que lleva adelante la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur). El médico Gabriel Yánez y la abogada Marlin Graterol brindarán sus conocimientos y experiencia profesional para desmontar los mitos sobre el COVID-19 y combatir el estrés mediante una sesión en línea de yoga de la risa, respectivamente

-

Caracas. Gabriel Yánez, médico venezolano de 27 años, escapó de la crisis humanitaria en Venezuela que amenazaba su subsistencia. A pie atravesó Colombia hasta llegar a Ecuador, donde se estableció hace un año.

El próximo lunes 22 de junio Gabriel llevará sus conocimientos al resto del mundo mediante el taller gratuito en línea Mitos y verdades del COVID-19, gracias a la iniciativa liderada por la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur), con motivo del Día Mundial del Refugiado, que se conmemorará el sábado 20 de junio.

LEE TAMBIÉN

Venezolana es premiada en Canadá por desarrollar un carro cama para migrantes

Con esta iniciativa, Acnur en Ecuador busca poner en valor los conocimientos que las personas refugiadas pueden aportar a sus comunidades de acogida, refiere la agencia mediante una nota de prensa. En este caso, Gabriel responderá dudas sobre el virus, explicará los métodos de prevención y desmontará los mitos que han surgido alrededor del COVID-19.

Gabriel trabajó en Venezuela como médico general y ginecólogo durante más de tres años en un hospital del país. De forma intempestiva debió abandonar el país, por lo que no tuvo tiempo para llevar su título de médico en la mochila, detalla la nota de Acnur. Sin embargo, no desmaya en un propósito: poner en práctica sus conocimientos para seguir salvando vidas, ahora en Ecuador, su país de acogida.

Qué necesitas para participar en el taller que dictará el médico venezolano: una libreta para apuntar las ideas que te resulten más interesantes, muchas ganas de aprender y completar este formulario de inscripción: https://forms.gle/QqJoDW9gZe9aVrMt9

¡A reir!

Al igual que Gabriel Yánez, Marlin Graterol, certificada en yoga de la risa, es una de las venezolanas escogidas por Acnur en Ecuador como facilitadora de estos talleres que, además, se adaptan a las medidas de distanciamiento social decretadas por el Gobierno ecuatoriano.

- Advertisement -

En su caso, Marlin dictará el taller“Yoga de la risa sin fronteras” el próximo domingo 28 de junio. Será una sesión en línea de yoga de la risa, en la que los participantes podrán descargar el estrés y los sentimiento de ansiedad y preocupación, mediante la combinación de posturas del yoga con ejercicios de relajación. “Te permitirá compartir un momento de paz junto a personas de otras partes del país y de la región, a través del lenguaje universal que no tiene fronteras: ¡la risa!”, promete Acnur.

LEE TAMBIÉN

Amazonense en Chile: “Vencí al coronavirus y siento que volví a nacer»

A quién va dirigido: todas las personas pueden participar, sin importar nacionalidad, género, edad o país de residencia. Qué necesitas para participar: un espacio tranquilo, ropa cómoda, una toalla, una hoja de papel, un marcador, agua para hidratarte y muchas ganas de reír, refiere la Agencia de la ONU para los Refugiados.

Para inscribirte debes llenar este formulario: https://forms.gle/QqJoDW9gZe9aVrMt9

Marlin Graterol, abogada de profesión de 40 años, nunca logró ejercer su carrera. En Venezuela, trabajó varios años en una empresa de fabricación de cerámica y formó parte del sindicato. Cuando la situación se volvió insostenible para ella y sus hijos, no tuvo otra opción que salir de su país. Se estableció en Lago Agrio, Ecuador, donde, relató a Acnur, no fue fácil conseguir trabajo.

Sin embargo, su capacidad de resiliencia fue clave para salir adelante en Ecuador. Al inicio se desempeñó como empleada doméstica, pero después encontró empleo en una cafetería, donde descubrió una de sus pasiones: la gastronomía.

Su otra pasión, el yoga de la risa, surgió en Venezuela gracias a una amiga, que la animó a unirse a un taller. Interesada en esta disciplina, estudió y recibió la certificación internacional para ejercer como instructora, refiere el texto de Acnur.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado