21.7 C
Caracas
viernes, 1 julio, 2022

Venezolanos presos en Ecuador forman parte del proyecto tejiendo sueños

El proyecto de la OIM muestra la habilidad que tienen los migrantes venezolanos privados de libertad para elaborar diversos tipos de artesanías con sus propias manos y cómo esto es una manera de distraerse de los actos discriminatorios que padecen en la cárcel

-

Quito.- El proyecto tejiendo sueños, auspiciado por la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), busca por medio del arte burlar la discriminación contra los migrantes venezolanos que se encuentran recluidos en la cárcel de Tulcán, Ecuador.

El proyecto, desarrollado por la fundación Heliconia, es una segunda etapa del programa «El viaje del caracol», que retrata a la población carcelaria venezolana en la prisión de Tulcán a través de fotografías, videos e historias de un colectivo que sufre una múltiple vulnerabilidad, por inmigrante, recluso y pobre.

El escritor y periodista Juan Carlos Morales, que forma parte del proyecto, comentó a Efe que «El viaje del caracol» recoge la esencia de la Odisea, del poeta griego Homero, como un símil para explicar cómo los venezolanos llevan a cuestas sus hogares durante la diáspora.

Estos temas que ya se describieron en la Odisea, escrita por Homero en el siglo VII antes de nuestra era, «son temas que convocan también ahora a los seres humanos», mencionó Morales.

En su éxodo, «la gente venezolana se enfrenta a bandas que les explotan o que les asaltan» en el camino, además de ser acosados por el microtráfico de drogas, una de las causas principales de las detenciones, agregó.

También influyó el hecho de que la gente venezolana que había sido contactada en la cárcel de Tulcán era «alegre y musical», por lo que el proyecto fluyó en su ámbito artístico.

De la imagen a las manos creadoras

En una primera etapa, el plan fue elaborar un filme y una serie fotográfica para que la población carcelaria venezolana se viera reflejada como protagonista de una odisea que enfrentaba peligrosos desafíos y los superaba a través de su alegría.

Venezolanos salen en caravana inédita de 15.000 migrantes de México a EE. UU.

En este año, el plan continuó con esa línea, pero pasó del rostro a las manos, como herramienta de la creatividad que tiene el ser humano en cualquier condición.

Por ello, el proyecto se centra en la habilidad de los migrantes presos para elaborar collares y pulseras con mullos o cuentas de colores (bolitas de plástico), así como la alegría que emanan con sus canciones y bailes.

El sonido de los tambores africanos, a cargo del músico Felipe Valencia, y la elaboración artesanal de los mullos, de Ana Lucía Palacios, se han incorporado como un ensamble en este proyecto, agregó.

Manos de solidaridad

Y es que las manos, «que a veces pueden levantar un puñal, también pueden crear y ser un instrumento para la solidaridad», explicó Morales al relatar una de las historias que le tocó vivir en su contacto con los reos.

Recordó la vez en que un venezolano le pidió leer la Iliada, también de Homero, y al concluir el libro le dijo que se sentía libre, pese a estar rodeado de los muros de la prisión.

Parece que «los dioses traman las desgracias para que los poetas del futuro tengan algo que contar», parafraseó Morales y concluyó que, sin duda, el arte es liberador.

El escritor no dudó al afirmar que se podría replicar este tipo de experiencias en otras prisiones del país, en un momento en que el sistema carcelario ecuatoriano atraviesa por una profunda crisis, con matanzas que han segado la vida de más de 360 prisioneros desde 2021 por la disputa entre bandas por el control de las cárceles.

Claves para entender la nueva Ley de Migración chilena

Un espejo de la sociedad

«La cárcel es el espejo de una sociedad» en la que se pueden construir puentes que permitan unir a los seres humanos, añadió.

«Si una persona comparte un cajón de costura para que otra empiece a crear una pulsera, incluso como forma de terapia, se crea un vínculo entre ellas y seguramente ninguna va a atacar a la otra», apostilló Morales, quien sugiere cambiar el «imaginario de temor» generado en las prisiones, por otro de esperanza.

Por ello, anunció que el proyecto estudia preparar una exposición itinerante por las prisiones del país con el material fotográfico y audiovisual elaborado en la cárcel de Tulcán, para mostrar que sí es posible imaginar otra realidad. EFE

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a