Venezolanos buscan asilo en Alemania entre la esperanza y la decepción

Experiencias positivas y negativas relata un grupo de venezolanos que permanece en centros de refugio en Leipzig, una ciudad en el este del país germano, refiere la BBC

577
Foto cortesía BBC

Caracas.– Un centro de refugiados ubicado a unos cuatro kilómetros del corazón de Leipzig, una ciudad en el este de Alemania, acoge a cientos de venezolanos.

Luisa Granados, de 64 años, es una de las inquilinas del Max-Liebermann, ubicado en una calle del mismo nombre donde se ven más venezolanos que alemanes y parece ser más común escuchar español que el idioma local, refiere un reportaje de la BBC publicado el miércoles 26 de febrero.

Luego de una larga travesía, esta mujer originaria de Maracaibo llegó a Alemania hace apenas tres meses, sin un centavo en el bolsillo. Al igual que Luisa, Eduardo, otro solicitante de asilo venezolano que pidió resguardar su identidad, fue acogido en un centro de refugiados en Leipzig. En su caso, en Dölzig, ubicado en las afueras de la ciudad.

LEE TAMBIÉN

Estas son tres nuevas restricciones al derecho al asilo que prepara España

Para Eduardo las condiciones de vida en ese centro son «paupérrimas». «Si yo hubiera sabido lo que viviría aquí y lo frío que son los alemanes, me habría ido a otro lado, tal vez a otro país de América Latina», se queja a la BBC.

Exmiembro de un partido político de la oposición venezolana, Eduardo se considera un perseguido político que tuvo que huir de Venezuela con dinero prestado después de que atentaran contra su vida.

Desirée Briceño es otra venezolana que llegó en octubre pasado al centro Max-Liebermann. En su caso, con su hija de 14 años. Al contrario de Eduardo, Desirée relata a la BBC un experiencia positiva en el lugar. «Yo trato de ver el lado bueno de las cosas. Aquí tenemos al menos un techo, comida y esperanzas».

La nota del medio británico indica que la Oficina Federal de Migración y Refugiados de Alemania distribuye a los solicitantes de asilo a lo largo y ancho del territorio de acuerdo con su nacionalidad. En el caso de los venezolanos, son generalmente reubicados en Sajonia, en el este del país.

La mayoría de los solicitantes de asilo en el centro Max-Liebermann son venezolanos, pero también hay afganos, georgianos y cameruneses, entre otras nacionalidades. No hablan ni alemán ni inglés, por lo que su comunicación con el exterior es limitada.

El proceso de solicitud de asilo puede durar entre dos meses y un año. Y durante ese periodo, los solicitantes no pueden trabajar.

El reportaje de la BBC apunta que poco más de 700 solicitantes de asilo venezolanos se instalaron en Sajonia el año pasado, un número por encima de los 404 casos registrados en 2018, y más del triple de las 203 solicitudes recibidas en 2017, según cifras de la Oficina Federal de Migración y Refugiados.

Lee el reportaje completo de la BBC aquí

4/5 (1)

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO