16.7 C
Caracas
domingo, 3 julio, 2022

Un venezolano en EE. UU. lleva al tatuaje a un nuevo nivel con la tecnología 3D

Sus ganas de marcar la diferencia en la industria del arte corporal lo han llevado a fusionar sus conocimientos en el mundo digital y su amor por la tinta. Tanto es así que el venezolano Darwin Enríquez, ahora residenciado en Manhattan, Estados Unidos, es el primer latinoamericano en implementar la tecnología 3D en el tatuaje

-

Caracas.- La historia del arte corporal data desde hace 2.000 años a.C.. Las primeras evidencias de estas creaciones fueron halladas en momias que pertenecían a la cultura Chinchorro, en la costa chilena. Pero para el venezolano Darwin Enríquez (@darwinenriquez), empezó cuando tenía 20 años y diseñaba para un estudio de tatuajes en Valencia, estado Carabobo.

Ese lugar no solo le demostró a lo que quería dedicarse el resto de su vida, también le brindó la posibilidad de maximizar sus talentos y comenzar a profesionalizarse en un área que tanto le apasionaba. La asistencia a convenciones, los premios y reconocimientos fueron el principio de su carrera.

“Mi amor por el arte corporal comenzó cuando me di cuenta que el cuerpo puede servir como un lienzo. Me inspiró que un cliente me preguntó por qué no me atrevía a tatuar mis diseños y decidí intentarlo debido a que sentí que era un reto, porque quería que mis diseños se vieran exactos, tanto en la hoja, como en la piel”, comenta.

Hoy es el primer latinoamericano en implementar la tecnología 3D en la creación de arte corporal, una técnica que utiliza una tinta especial que contiene copos de plata conductivos y que requiere la localización de marcadores corporales para saber en cuáles zonas deben situarse los componentes electrónicos.

Además, pudo abrir su propio estudio en Manhattan, Estados Unidos, llamado Inknation Studio NYC. Un espacio en el que ha podido poner en práctica su visión futurista para fusionarlo con sus conocimientos en realidad virtual, que le ha permitido brindarle una nueva experiencia a sus clientes e inspirar a tatuadores emergentes.

Eres el primer latinoamericano en implementar la tecnología 3D en tus tatuajes. ¿Cómo ha sido la aplicación de esta técnica?

— Me gusta mucho la tecnología y me sentía atraído por la parte digital, por los creadores de juegos, concept artist y siempre han sido inspiración para mí. Esto hizo que pensara que podía implementarlo en mis tatuajes y diseños. Innovar en esto me hace sentir libre, porque puedo crear lo que quiera sin estancarme en una referencia.

A veces creo que algunos artistas sienten que solo pueden tatuar diseños que son solo para tatuajes, como en el pasado solo había libros y tatuábamos únicamente lo que estaba allí.

— Aunque trabajaste en uno de los estudios más importantes de Estados Unidos, deseabas tener algo propio. Así nació Inknation Studio. ¿Cómo fue el proceso de creación de concepto de este estudio?

— Es la idea y el resultado de una mezcla de toda mi experiencia en los países donde estuve y los diferentes estudios, tomando las cosas buenas como referencia y evitando las cosas malas. A mí me gusta mucho la tecnología y quise adaptarla al estudio y fusionarlo a la parte artística.

Inknation studio tiene un concepto minimalista e innovador, que le ofrece al artista y al cliente un espacio de confort.

En sus inicios, Enríquez investigó y experimentó hasta conseguir texturas en los tatuajes. Foto Darwin Enríquez

— ¿Cómo fue dar con el estilo de tatuajes que más te gustaba y que más disfrutabas realizar?

— Cuando comencé a tatuar el tipo de tatuaje que existía no era tan realista y para mi siempre fue importante lograr ese acabado en mis tatuajes. Empecé a investigar y experimentar, a querer conseguir texturas en los tatuajes, volumen, sombras y con un acabado más detallado. Esto me llevó a tener un estilo sobresaliente.

— Durante tu carrera has recibido reconocimientos y has podido trabajar junto a grandes creadores. ¿Qué ha sido lo más importante que aprendiste de ellos?

— Lo más importante es la búsqueda de superación constante, que no sienten que ya estás al 100 %. Al contrario, están en constante superación y para mí eso es motivador e inspirador. Esa lucha o ganas de superarse a uno mismo día a día y no conformarse con lo que ya se ha logrado, sino querer más.

— ¿Cuál es el recuerdo más especial que tienes de tus comienzos?

— La primera convención de tatuaje a la que asistí; sentí mucha emoción de poder participar, de poder demostrar mi talento, mostrar mi arte, mis dibujos, de mostrarle al mundo lo que puedo hacer.

— Desde que comenzaste, te has ido mudando de acuerdo a la transformación de tus sueños. ¿Cómo fueron tus primeros años en Estados Unidos y cuál es la lección que te dejó ese nuevo comienzo?

— Ya había tenido la experiencia de estar en Europa; sin embargo, al llegar a Nueva York sentí que era una ciudad bien artística y enseguida supe que encajaba. Mis clientes valoraban mi trabajo y sentía buena conexión. Creé una lista larga de clientes, incluso desde el principio.

Me ayudó el hecho de venir gracias a uno de los mejores estudios de Estados Unidos, que fue el que me trajo con visa de artista. Entonces me sentí respaldado y todo fue fluyendo positivamente e hizo que me acoplara fácil a este país.

Luego de tantos años, son muchas las pieles que has tatuado. ¿Cuál ha sido el trabajo que más te ha costado realizar y cuál el más fácil?

— Creo que no diría el tatuaje como tal, realmente lo más difícil es cuando el cliente quiere dirigir completamente el tatuaje y me limita artísticamente, siento que me bloquea. La parte más fácil es cuando me dan completa libertad artística, esto hace que fluya todo mejor, incluso las ideas que surgen en el momento.

¿Qué es lo mejor que te ha dado el mundo del arte corporal?

— Sentir que mi arte está siendo reconocido a nivel mundial. Esto hace que disfrute cada día más mi trabajo, incluso, sentir que vivo de mi pasión y no verlo como un trabajo por obligación. Me satisface ver la emoción en mis clientes. ¡Esto es arte!

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a