Venezolano confesó su implicación en caso de los descuartizamientos en Perú

meta_vamde

Caracas.- De acuerdo con lo reseñado por el portal peruano de noticia Perú21, los tatuajes diabólicos que mostraba en sus brazos el venezolano Abraham Alberto Perozo Borjas (28 años), denominado ‘Guasón’, lo delataron como uno de los autores del más atroz crimen cometido en los últimos años en Perú.

Perozo Borjas fue capturado cuando planeaba fugarse del Perú a través de Tumbes, y al ser interrogado confesó –con total frialdad– que él era el descuartizador de San Martín de Porres.

Su captura se produjo a las 4:15 am. Toda la Policía de Perú estaba advertida de la posible salida de tres de los extranjeros que asesinaron y descuartizaron al peruano Jafet Torrico (24 años) y al venezolano Rubén Matamoros (22 años) en el hostal Señor de Sipán, en la zona de Fiori.

Fue así como agentes del puesto fronterizo de Aguas Verdes advirtieron la presencia de Perozo Borja. Este tenía las mismas características físicas de uno de los sujetos captados por las cámaras de seguridad del hospedaje.


LEE TAMBIÉN: 

DICTAN PRISIÓN PREVENTIVA CONTRA EXPOLICÍA VENEZOLANA IMPLICADA EN CASO DE DESCUARTIZAMIENTO EN PERÚ

Una vez detenido Alberto Borjas, su fotografía fue enviada inmediatamente a la División de Investigación de Homicidios de la Dirincri. Los testigos lo reconocieron como uno de los asesinos.

Un grupo de detectives de esa unidad policial viajó de inmediato a Tumbes. Ahí mostraron al detenido todas las pruebas en su contra. Así, con total desparpajo, confesó ser el autor del doble homicidio y descuartizamiento.

meta_value

“Voluntariamente ha admitido que estuvo en ese hotel y que mató a esas personas”, manifestó un funcionario que participó en el procedimiento de captura del venezolano.

Video macabro

De acuerdo con las primeras investigaciones, ‘Guasón’ sería uno de los protagonistas de un macabro video que circuló por las redes sociales. En este se ve a dos de los asesinos cuando manipulan los restos de una de sus víctimas, mientras la acusan de haberlos traicionado.

Según la Policía de Perú, el móvil del crimen fue un ajuste de cuentas porque Jafet Torrico y Rubén Matamoros habrían delatado a los integrantes de una mafia que prácticamente tiene tomados los distritos de Lima Norte para ilegales negocios, como el proxenetismo, la venta de drogas y asaltos.

En los últimos días han sido detenidos otros dos de los presuntos implicados en el horrendo crimen. Ellos son el recepcionista del hotel Señor de Sipán, Alexander Salazar Álvarez, y Angelbert Díaz Colina, ambos venezolanos.

Este último fue captado por las cámaras de seguridad cuando bajaba las bolsas, presuntamente, con los restos humanos de las dos víctimas. No obstante, este ha negado su responsabilidad ante los agentes de la Dirincri.

Con información del portal Perú21

DÉJANOS TU COMENTARIO