29.3 C
Caracas
viernes, 20 mayo, 2022

Venezolanas y españolas se unen para ayudar a jóvenes a descubrir sus cualidades

Mercedes Gómez Badiola, Belén Ureña, Emiliana De Oteyza y Patricia Pizzolante son cuatro mujeres que decidieron juntarse para ayudar a los jóvenes de Madrid, al brindarles asesoría utilizando el entorno psicológico y educativo para que descubran sus pasiones; un proyecto que las llevó a obtener el reconocimiento El sueño de Madrid

-

Caracas.- Dos venezolanas y dos españolas fueron reconocidas con el premio El sueño de Madrid el pasado 31 de marzo por su proyecto Beyond Education, con el cual ayudan a los más jóvenes a descubrir sus fortalezas y pasiones para aprovecharlas al máximo en el sistema educativo y laboral.

Las fundadoras Mercedes Gómez Badiola, Belén Ureña, Emiliana De Oteyza y Patricia Pizzolante se unieron porque como madres notaron la necesidad de acompañar a sus hijos a conectar con sus fortalezas. A su vez se pusieron a investigar lo que estaba ofreciendo el mercado nacional e internacional en materia educativa para la formación académica de los jóvenes.

Las venezolanas Emiliana De Oteyza y Patricia Pizzolante contaron a El Pitazo cómo fue el inicio de este proyecto tras haber migrado a Madrid, España, donde ahora se dedican a dar orientación vocacional y asesoramientos sobre las mejores oportunidades que permitan a niños y adolescentes desarrollarse de manera íntegra.

Las cuatro mujeres se conocieron en la capital española y tras discutir la idea de una consultora educativa comenzaron a trabajar y desarrollar lo que inicialmente era solo una idea. Para octubre de 2018 atendieron a su primer cliente, lo que las motivó a seguir con Beyond Education.  

Las dos venezolanas fungen como psicólogas, mientras que las españolas son consultoras educativas. Al ser un emprendimiento, las cuatro se han turnado para ejercer diversos roles que van desde las funciones administrativas, hasta el área de marketing.

Psicólogas migrantes

Pizzolante es oriunda de Caracas, donde estudió psicología en la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab) y no fue hasta 2013 que decidió migrar debido a la inestabilidad política y la inseguridad. «Inicialmente me lo planteé como algo de uno o dos años, sin embargo había una parte de mí que sabía que se alargaría en el tiempo».

La caraqueña decidió irse a España puesto que tenía la facilidad de optar a la nacionalidad al poseer ascendencia española. «Madrid ha sido para mi un lugar de reencuentros, la ciudad en la que he construido mi familia y donde hemos podido reconstruir la familia extendida. Ha sido una ciudad que me ha dado oportunidades y afectos», dijo.

Por su parte, Oteyza también nació en Caracas y se graduó en psicología en la Ucab tras haber vivido un tiempo en el exterior para mejorar su inglés. Tras casarse, decidió irse a Madrid en 2002 pero luego regresó a Venezuela para trabajar con las damas salesianas de Don Bosco.

No fue hasta 2014 cuando salió definitivamente del país, huyendo de la inseguridad luego de que su esposo fuera asesinado. «Inicialmente fui a Miami, Estados Unidos y por temas migratorios y de interés, tuve que optar por volver a los estudios. Realicé un postgrado de terapia de familia y de pareja, una vez culminado, decidí explorar la opción de irme a Madrid, pues es donde ha migrado la mayor parte de mi familia y amigos».

Ambas venezolanas aseguran que Madrid les ha regresado la alegría a sus vidas y que está llena de oportunidades y nuevas tecnologías, brindando a su vez oportunidades de estudios para sus hijos y la seguridad de vivir en libertad.

«Madrid me ha permitido a mi hacer lo que amo, que es ayudar a otros a convertirse en su mejor versión acompañada de tres mujeres maravillosas Belen Ureña y Mercedes Gómez, dos españolas y Patricia Pizzolante venezolana-española como yo», dijo Oteyza.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a