Venezolanas en España, Perú y Chile: «Ser mujer y migrante no nos ha frenado»

Vicenta, Yenny y Andrea son tres mujeres venezolanas, migrantes y emprendedoras que forjan su futuro en España, Perú y Chile, Con sus historias celebramos el Día Internacional de la Mujer y los esfuerzos que realiza la migración venezolana en el mundo

362
Las venezolanas emprendedoras Yenny y Vicenta.

Caracas.- Mujeres venezolanas emprendedoras han dejado su país natal para continuar trabajando por sus sueños y metas en diferentes países del mundo. Este 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, en el que mujeres migrantes continúan dándolo todo por dejar una huella.

Es el caso de la zuliana Vicenta Rincón, de 32 años, quien decidió dejar su hogar en 2018 para radicarse en Bogotá , Colombia, con su emprendimiento «Vicenza», con en el que ofrece bordados y collares Wayú. «Soy licenciada en ciencias políticas, egresada de la Universidad del Zulia, lo cual me permitió tener un acercamiento con los sectores más desprotegidos de mi municipio Santa Rita; permitiéndome apreciar el arte de la etnia Wayú. En 2014 decido crear mi propio emprendimiento».

La venezolana decidió meter sus collares en una maleta y tomó sus únicos 120 dólares para comenzar un viaje con todas las ganas de seguir delante con su proyecto, al que califica como «artwayú».

«Pude exponer mis piezas en lugares como la Plazoleta del Chorro de Quevedo, donde cada día se dan cita artesanos de distintas partes del mundo. Allí tuve la oportunidad de compartir con artesanos venezolanos; mi estadía en Bogotá me enseño que las barreras están en nuestra mente», dijo a El Pitazo.

Vicenta conjuga el arte Wayú en el bordado de sus mantas guajiras, y sus collares lineales están elaborados con hilo de pesca y cuentas llamadas chaquiras. «La imponencia de mis accesorios y colorido, realzan la belleza de la mujer que lo luce, son piezas que cualquier mujer puede llevar no están enmarcados en estereotipos de belleza», sostiene.

El salto a España

La zualiana no estuvo más de 15 días en Bogotá cuando decidió partir a Galicia, España, a cumplir el sueño que tenía desde que era una pequeña de siete años. «Anhelaba disfrutar del silencio con un pequeño librito sobre la Catedral de Santiago de Compostela, una vez frente a la catedral supe que había logrado mi más grande sueño», cuenta.

Una vez en tierras españolas, logró participar en el Festival Internacional de Títeres de Redondela en 2019, donde participaron artistas y artesanos de distintas partes del mundo y donde fue la única venezolana.

«Gracias a las redes sociales he podido conocer a muchos artistas que deseaban crear sus propios emprendimientos y no tenían idea de cómo comenzar. Con mi experiencia los ayudo, oriento, motivo y les doy una identidad gráfica creándoles un logo; esto lo hago completamente gratis. También tengo un espacio en mi página de Instagram (@VicenzaOriginal) que se llama «Venezolanos Emprendedores por el mundo By Vicenza», donde cuento la historia de emprendedores y les doy visibilidad», expresa la mujer.

Collar elaborado por Vicenta. Foto cortesía @VicenzaOriginal

La zuliana ya lleva dos años y cuatro meses en Galicia, en donde la pandemia también la obligó a desarrollar otras facetas del emprendimiento como la panadería y pastelería, un área en la que próximamente espera poder mezclar sus dos pasiones: el diseño de accesorios junto a la pastelería.

«Ser mujer no me abrió las puertas pero tampoco me las ha cerrado, el mundo ya no ve a la mujer débil, ahora hemos luchado para ocupar un lugar preponderante en la sociedad y estar de igual a igual con los hombres un lugar que siempre debimos ocupar», indica Vicenta Rincón.

La venezolana en Perú que lleva flores por suscripción

Yenny García, caraqueña de 38 años, es madre y emprendedora en Perú, donde lleva adelante su proyecto llamado Flome (@FlomePeru), en el que ofrece a sus clientes flores por suscripción para que sus hogares siempre tengan una decoración natural.

LEE TAMBIÉN

Karla Pereira, una heroína anónima venezolana que promueve la solidaridad desde Chile

Yenny emigró a Perú junto a su madre, esposo e hija de seis meses en el año 2014, después de que la empresa en la que trabajaba en el área de marketing le ofreció el traslado. «Trabajé muy fuerte en esa compañía hasta 2018, cuando decidí renunciar para tomarme un año sabático que me permitiera disfrutar de la infancia de mis hijas, puesto que tuve a mi segunda niña aquí», narra.

Arreglo floral de Flome. Foto cortesía: @Flomeperu

La venezolana cuenta que realmente su descanso del entorno laboral duró solo cuatro meses, puesto que surgió la idea de Flome. «Nunca había pensado en emprender, pero empecé a buscar alianzas. He recibido apoyo de muchas marcas y me abrieron las puertas, nunca sufrí de xenofobia, de hecho mi primera clienta es peruana y hasta hoy se mantiene», destaca.

Actualmente, el emprendimiento de la venezolana cuenta con una lista de 300 clientes, tanto peruanos como venezolanos, y han logrado brindar oportunidades de empleo a transportistas que se encargan de repartir los arreglos florales. «Contratamos a venezolanos y peruanos, les pagamos y les dimos en navidad una canasta navideña; nos sentimos super contentos de poder entregar como empresa una canasta, nos llenó el corazón», indica.

Para Yenny el ser mujer nunca fue un impedimento para sacar adelante su proyecto, a la par de que disfruta de la vida de sus hijas de cuatro y siete años de edad. «El ser mujer no me ha frenado, al contrario, me he sentido apoyada, incluso por redes sociales (…) Ser mamá y emprendedora en pandemia ha sido lo complicado, porque requiere de mucha paciencia pero vamos para adelante», explica.

El toque dulce y salado de una venezolana en Chile

Andrea, de 28 años- quien solicitó resguardar su apellido – es oriunda del estado Miranda y emprende junto al resto de su familia en Chile con Ducoga (@DucogaTentacion), un proyecto que surgió en plena pandemia y que ofrece diversidad en productos de panadería y pastelería.

LEE TAMBIÉN

Venezolanas en Ecuador rompen tabúes con toallas sanitarias reutilizables

«Yo emigré hace 5 años a Chile y cada año fue llegando un miembro de mi familia. A mi hermana y a mí nos encanta cocinar postres para reuniones familiares y tardes de fines de semana. En la pandemia cocinamos mucho para mantenernos distraídas y un día hablando con mi papá, se nos ocurrió el emprendimiento para generar dinero y distracción en la pandemia», cuenta la joven venezolana.

Ya con la idea de sacar adelante su proyecto familiar, el padre de la mirandina comienza a aprender a hacer la parte salada como los panes y croasants, mientras que Andrea junto a su hermana se encargan de los dulces: pies, cheesecake y marquesas.

«El ser inmigrantes y mujeres no nos ha frenado, ya que creemos mucho en la equidad de género y en el trabajo de equipo; eso nos mantiene motivados y cada venta y cliente fiel es un motor para todos», explica la venezolana.

El proyecto no solo está constituido por Andrea, su hermana y su padre, todo el núcleo familiar pone su grano de arena para sacar adelante el nuevo negocio. «Mi hermano nos ayudaba con las redes sociales y mi mamá junto a mi primo se encargan de la parte administrativa. Además, el nombre de la empresa está constituida por los nombres de nuestros tres perros: Duff, Coco y Gabanna«.

Marquesas de Ducoga. Foto cortesía: Andrea

«Apenas estamos comenzando y dándonos a conocer, pero esperamos en un futuro lograr crecer un poco más, ser un local y generar empleos; ahora lo más complicado es lograr emprender en momento de pandemia cuando hay muchos cordones sanitarios, así que lo mantenemos aún como negocio familiar«, expresó Andrea.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Superaliado/aAyúdanos a sostener la mayor red de corresponsales de Venezuela.