21.5 C
Caracas
sábado, 25 junio, 2022

Venezolana se convierte en nómada digital para trabajar desde cualquier país

La venezolana María Fernanda Rangel tuvo un antes y después como migrante en Chile. Hoy la neoespartana lleva adelante su propia academia en la que ofrece cursos dirigidos a ayudar a los emprendedores a crecer en sus negocios

-

Por: Crónicas de Chile

Santiago de Chile.- Crear un ecosistema laboral con estrategia, creatividad y desde la innovación es uno de los logros de María Fernanda Rangel Castillo, conocida en redes sociales como Lacoolinaria (@lacoolinaria), asesora de emprendedores, nómada digital y foodie, nacida en La Asunción, estado Nueva Esparta, y migrante del mundo con base de operaciones en Chile.

Su historia está llena de prismas. “La Cooli”, como la conoce su comunidad, se graduó como Licenciada en Administración de Empresas de Diseño y trabajó tres años como coordinadora de diseño en una agencia digital que prestaba servicios a diferentes marcas y empresas en Venezuela. Viajó a Chile en marzo de 2017, por los ingresos que tenía en el manejo de redes para dos emprendedores, uno que ofrecía el servicio y otro para su negocio. “Como freelance generaba mejores ingresos que con mi trabajo a tiempo completo”, explica.

Por ello habló con uno de sus empleadores, quien la absorbió con salario mínimo. Se ajustó con esa opción más el otro pago y se quedó. «Tuve la suerte de dormir en el sofá de un amigo en un departamento cerca de ese primer trabajo, tuve suerte. No he tenido nunca que trabajar fuera de mi área profesional.”, recuerda María Fernanda, quien luego trabajó en una empresa de tecnología, diseñando aplicaciones y páginas web, y coordinando un equipo pequeño remoto para llevar redes de algunas empresas chilenas.

En paralelo, «La Cooli» entregaba piezas gráficas y promocionales a una tienda de perfumes. El crecimiento y la formación nunca se detuvieron. También coordinó las comunicaciones para una empresa que se enfoca en empleabilidad y tecnología para recursos humanos (FirstJob, plataforma con empleos para jóvenes profesionales).

La “coolinaria”

“Mafe” tuvo un antes y después como migrante. Esa bisagra ocurrió en 2018 cuando decidió abrir la cuenta Lacoolinaria (@lacoolinaria). Lo hizo para compartir recetas e incluso activó fallidamente negocios enfocados en comida, elaboración de galletas, catering y clases de cocina. Allí se enfocó en crear contenido, pero en plena pandemia empezó a compartir trucos de gestión de Instagram que aplicaba para su propia cuenta.

“Vi que un montón de gente empezó a quedarse sin trabajo y tuvo que aprender de forma autodidacta, tanto a hacer algo que les diera dinero como a gestionar esa cuenta con la que iban a atraer clientes. Esa necesidad latente de nuevos emprendedores naciendo le dio rumbo a lo que es mi negocio hoy”, precisa. Ese primer paso fue fundamental para posteriormente abrir su academia Cool Academy (@coolacademy).

“La Cooli” no es chef, pero ama comer y cocinar, y con sus conocimientos de gestión de cuentas fue creciendo de forma orgánica. “Como empecé a relacionarme mucho con gente que tuvo que emprender y que confiaron en mi cuando ofrecí mis clases de Instagram, me especialicé en entender cómo aplicar mi experiencia laboral y años de carrera con Instagram en el día a día de un emprendedor que tiene poco tiempo y alta urgencia de vender”, detalla.

Al principio ofreció clases grupales los fines de semana por zoom, las llamaba Workshops, y las realizaba por zoom. Luego abrió las asesorías privadas para quienes quisieran estrategia y desarrolló un programa híbrido que se llamaba Cool Camp. Sus formas de ayudar y guiar al emprendedor para su éxito en Instagram le encantaban, pero en tema tiempo eran bastante limitantes. “Tuve un éxito de despertarme a dar la primera asesoría a las 6:00 am y cerrar la última a las 10:00 pm, pero como dependía todo de mi conexión en vivo, llegué a mi techo”, sostiene.

El experimento

Con Guille, su novio y socio, tuvo la idea de tener el contenido de las clases grabadas, pero hacerlo de una forma que garantizarán aún la cercanía con los emprendedores. Todo para poder emprender y desarrollar el experimento de ser nómadas digitales, un oficio que pese a proveerle de cierto vértigo le permitió dar un salto sustancial en lo profesional.

“Soy muy miedosa de pasar por migración en los aeropuertos, aunque sea que tenga todos los papeles en regla y todo, no puedo evitar ese miedo, pero creo que es algo con lo que aprendemos a vivir. He pasado por varios aeropuertos en los últimos meses y el miedo disminuye un poco, pero no se va”, detalla.

El experimento se inició en agosto de 2021. Vendieron todo y metieron lo que tenían en 8 maletas y se fueron a España. Han estado en Perú y en 11 ciudades de México. Ahora mismo se encuentran de vuelta en Santiago, produciendo ocho nuevos cursos para la academia. ¿El objetivo? Ayudar a los emprendedores a crecer en sus negocios. Hoy se proyectan para ser una academia en distintos aspectos, que entregue un aprendizaje de 360 grados y que pueda proveer de todos los temas que necesita un emprendedor en etapa de idea, creación, lanzamiento, sostenibilidad y escalabilidad de su negocio.

“Actualmente desde mi academia tengo varios cursos enfocados en emprendedores, entre ellos: uno para mejorar ventas y contenido en Instagram que se llama: ‘Aprende a conectar con tus seguidores para lograr ventas en Instagram’, y otro para quienes gestionan sus cuentas y quieren mejorar la imagen de su marca en Instagram: ‘Explota tu Creatividad para crear una marca memorable en Instagram».

La metodología de los cursos en la academia, afirma, es diferente a los tradicionales. “Los cursos en vivo no se ajustan a los horarios de la vida agitada de un emprendedor, y cuando pueden asistir no están del todo concentrados por hijos, trabajo, u otros. No pueden pagar las asesorías personalizadas de alguien que les ofrezca un seguimiento privado. Entonces, en la Cool Academy creamos un formato de cursos donde: por un lado, los alumnos tienen acceso de por vida al contenido grabado y, por otro lado, para garantizar que la gente se sienta acompañada en todo momento, tienen la posibilidad de entrar a sesiones en vivo cada semana para que podamos validar su avance dentro del curso y resolver sus dudas, además de escuchar y conectar con otros emprendedores».

«Nuestra misión es evitar que caigan en la ‘magia’ y los consejos ‘milagrosos’ que muchos otros prometen sobre Instagram, y proveerles de una estrategia real”, concluye.

Por @CronicasDeChile

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a