23.2 C
Caracas
martes, 29 noviembre, 2022

Una pareja se come Perú con un arroz chino al estilo venezolano

El Chino Yuan comenzó como una actividad para ganar dinero extra los fines de semana en Perú, para luego convertirse en el restaurante del que viven el bolivarense Darwin González y la caraqueña Génesis Castellanos. ¿Su plato estrella? El arroz chino al estilo venezolano

-

Por Rubén Vásquez

Caracas. Darwin González es un venezolano apasionado de la cocina. En 2018 llegó a la ciudad de Lima, Perú, en búsqueda de una mejor calidad de vida que ya su país no le ofrecía. Comenzó a trabajar en diversos restaurantes hasta que decidió emprender su proyecto personal bautizado El Chino Yuan (@elchinoyuan), conocido entre los comensales como el lugar de la auténtica comida china al estilo venezolano.

Lo que comenzó como una actividad para generar ingresos extra los fines de semana fue tomando forma y captando la atención de otros venezolanos en Lima, cuenta González en una entrevista para El Pitazo.

España | Venezolana gana concurso de postres con frutas tropicales de Tenerife

Indicó que al negocio se unió su pareja, la venezolana Génesis Castellanos. Comentó que fue en Perú donde ambos se conocieron y comenzaron a trabajar juntos en este proyecto. Destacó que El Chino Yuan surgió con la intención de ofrecer el conocido arroz chino, pero con el característico toque venezolano.

“Si bien es cierto que aquí la comunidad china está bien arraigada y hay mucha comida china, pero todo es al estilo peruano. La comida Chifa, que es la que llaman el arroz chaufa aquí, es bien parecida al arroz chino, pero una comida china como tal, así como la que se vende en Venezuela, en ese momento cuando comenzamos no había”, explicó.

Darwin González afirma que no fue fácil dar con el sabor de su arroz chino al estilo venezolano. “El primer obstáculo fue que nunca había hecho comida china, además de que los chinos son muy herméticos y allá en Venezuela tú no veías cómo lo hacían (…) Entonces decidí comenzar a estudiar la comida, a conocer, fui a Venezuela para comer, para saber, para hacer pruebas, hasta que dimos con el producto y fue que pudimos comenzar a ofrecerlo al público”, indicó.

Ahora, desde el distrito de Santiago de Surco, en la ciudad de Lima, la pareja ofrece un menú variado de comida china al estilo venezolano, en el que los comensales encontrarán platos como arroz frito, lumpias, chopsuey, costillas, pollo agridulce y el característico pancito chino.

Una historia de emprendedores

Nacido en Puerto Ordaz, estado Bolívar, Darwin González cuenta que ha dedicado gran parte de su vida al mundo de la gastronomía, desempeñándose en muchos restaurantes en Venezuela antes de emigrar en 2018, a consecuencia de la situación económica, política y social que afecta al país.

Al igual que González, Génesis Castellanos eligió Perú como su nuevo destino. Ella es caraqueña, licenciada en Comunicación Social, quien desarrolló su carrera en el área de audiovisuales antes de salir del país en el mismo año y por las mismas circunstancias que el bolivarense.

Junto a un colega venezolano en Perú, Castellanos trabajaba en un proyecto que buscaba ofrecer una ventana informativa a través de redes sociales a los venezolanos migrantes. Fue ahí cuando conoció a González, tras entrevistarlo sobre el inicio de su proyecto. Ahora, ella forma parte de El Chino Yuan, cuenta Darwin.

La migración gaitera prende la Navidad en Argentina

La pareja asegura que el negocio ha tenido buena receptividad, no solo en la comunidad de venezolanos, sino entre los propios peruanos. “La respuesta de los peruanos es muy positiva. Nos preguntan por nuestro arroz chaufa y allí es cuando les explicamos cómo es la elaboración al estilo venezolano. De verdad que les ha gustado muchísimo”, afirmó.

Crecer paso a paso en Perú

En un principio, Darwin contactaba clientes a través de redes sociales e iba recorriendo la ciudad para ofrecer su comida. En 2020, el negocio comenzó a crecer y alquiló un espacio para elaborar más platos y distribuirlos a más interesados. Ahora, en mayo de 2022, la pareja logró abrir las puertas de un local para atender al público.

“A nosotros nos diferencia el concepto de que no solo vendemos comida, sino que también vendemos una experiencia”, comenta González. “Lo que nos diferencia, más allá de que la comida es muy buena, es la atención y la buena manera con la que tratamos a los clientes”, agrega Castellanos.

Un venezolano marca la diferencia en EE. UU. con el pabellón criollo

Coinciden en afirmar que fue una “bendición” emprender en Perú. Además, destacan que, si bien no ha sido un camino fácil, la constancia, la perseverancia y la fe en sí mismos nunca les ha faltado para salir adelante.

“En El Chino Yuan tenemos tres frases: la primera es que si tú lo tienes en tu mente, lo tienes en tus manos, todo es posible. La segunda es que siempre tienes que tener fe, porque el que no está preparado para perder, no está preparado para ganar. La tercera es que en la vida todo se tiene que hacer con amor, con amor y solamente con amor, porque no existe de otra manera”, finaliza la pareja.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a