Una artista zuliana en Chile universaliza la iconografía de Venezuela

Ciudadanos de Chile, Francia, Australia, Estados Unidos, Colombia, España y Canadá, entre otros países, sucumben a las creaciones de la artista plástica y diseñadora zuliana María Colmenares, casi siempre plasmadas en los tonos del tricolor patrio

223
María Colmenares emigró a Chile en 2017. | Foto: cortesía Crónicas de Chile

Santiago de Chile.- Con desperdicios de una carpintería nació el maravilloso emprendimiento de María Colmenares, una artista plástica y diseñadora zuliana cuyas obras, vinculadas con la iconografía venezolana, reposan en cientos de hogares en Chile, Francia, Australia, Estados Unidos, Colombia, España y Canadá, entre otras latitudes.

Así que al contar su historia hablamos de causalidades y no de casualidades. “Llegué a Chile por avión el 1º de julio del 2017, con mis hijos, de 7 y 2 años. Mi esposo ya tenía cinco meses de haber llegado y fue quien nos recibió”, cuenta la venezolana de 39 años, quien para ese momento se postuló vía online sin éxito a varios trabajos.

Un día la llamaron desde una galería, donde el propietario le pidió reproducir obras de arte existentes. “Quería que le hiciera un cuadro de 100×80 centímetros en tres horas. Obvio que no terminé; me dijo que lo dejara así, que él iba a evaluar mi trabajo y me avisaría si quedaba en el puesto. Luego me llamó, pero para informarme que había ubicado a alguien más”, recuerda.

LEE TAMBIÉN: Adulta mayor zuliana se reencuentra con su hija en EE. UU.

Entonces, como cosa del destino, poco después, la técnica en diseño gráfico, graduada en el Instituto Universitario Antonio José de Sucre, encontró unos trozos de madera frente a una carpintería. Los iban a botar.

“Los monté en el coche de mi hija y los llevé a casa. Hice con creyones una pieza de iconos zulianos, le saqué fotos y las publiqué en Facebook, en los grupos de venezolanos, y la vendí por allí”, resalta quien con su hermosísimo trazo ha pintado además la ciudad de Caracas con el Ávila como referencia, la Vaca Mariposa cantada por Simón Díaz, al beato José Gregorio Hernández, mapas de Venezuela y muchos otros íconos que sustentan nuestro gentilicio.

Con el estímulo emocional de las ventas, María subió varios de sus trabajos a yapo.cl, además de Facebook, y fue así como consiguió su primer cliente formal, que le pidió un tríptico del puente General Rafael Urdaneta, la Virgen de Chiquinquirá y la Basílica. “De ese trabajo salió otro más y así se fue regando la voz de amigos en amigos de los clientes y empecé a generar más ventas”, destaca la graduada en la Universidad Católica Cecilio Acosta.

Sus creaciones, casi siempre plasmadas en los tonos del tricolor patrio, se hicieron cada vez más visibles, pero el éxito de su internacionalización guarda relación con una estrategia particular. “Logré contactar a varios artistas venezolanos, la mayoría zulianos, que venían a presentarse en Chile. Usé sus influencias como artistas para que más personas conocieran mi trabajo por medio de sus publicaciones con mi trabajo en redes sociales”, detalla.

Tener fotos con artistas reconocidos, considera, la ha ayudado mucho en su expansión. Su lista es variada y selecta: Ilan Chester, Rafucho El Maracucho, “Moncho Locura”, Luis Chataing, Ronald Borjas, Argenis Carruyo, Chelita Bella, Nacho, Coquito el de Tío Simón y Jorge Luis Chacín, entre tantos otros.

“Mi afición por el arte es desde siempre. Pienso que nací pintando. Lo hago desde que tengo uso de razón. Mis papás me pagaron un par de cursos en Maracaibo, pero yo siempre pinté, incluso eso me ayudó en el cole a mejorar las notas porque era quien siempre hacía las carteleras”, sostiene la artista, que en Venezuela comercializaba su trabajo por Mercado Libre.

“Aquí intenté hacer lo mismo y me fue mucho mejor. Vendo y publico solo por Instagram ahora mismo”, resalta Colmenares, quien al llegar a Santiago apenas contaba con 800 seguidores en su cuenta artística en Instagram y ahora mismo supera los 12.000.

“Considero importante no perder la humildad y siempre tratar de arriesgarnos a experimentar. Muchas personas tienen miedo de empezar un negocio o proyecto y el probar y arriesgar te ayuda a ser independiente. Hay que tratar de no perder la cordura y organizarte para poder lograr los objetivos que tenemos pautados como nuestro futuro. Ese que forjamos ahora como familia en un nuevo país”, expresa la artista.

—¿Cómo valora a los venezolanos migrantes en el mundo y en Chile?

—El venezolano que emigró tiene una mentalidad de crecer y siempre está buscando mejorar cada día más y más. Así que todos somos echaos pa’ lante.

¿Qué percibe de ellos?

—Fuerza, constancia y fe.

¿Cómo ha sido su relación con los chilenos?

—Poca relación tengo con chilenos, pero hace 22 años conocí a uno por www.latinchat.com y aún seguimos siendo amigos. Nos conocimos hace cuatro años, al llegar aquí. Me trató genial junto con su esposa e hija.

¿Qué mensaje le da a la migración venezolana en Chile y el mundo?

—Que no teman al comenzar un proyecto. Que sigan portándose bien, dejando huella positiva sobre esta diáspora venezolana que está alrededor del mundo.

Por @CronicasDeChile

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.