23.7 C
Caracas
domingo, 21 abril, 2024

Un venezolano y una dominicana celebran los lazos que nos unen con una canción

Con la música sonando en sus venas desde muy pequeño, el venezolano Carlos Julián Martínez decidió emigrar a República Dominicana para perseguir su gran sueño: trabajar y vivir de sus composiciones. Con el tiempo, convirtió en una canción, que resultó ganadora de un concurso de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), el cariño y la relación de hermandad que construyó en el país que considera su segundo hogar

-

Por Daniela Goncalves (*)

Caracas-. Luego de pasar por el Aula Magna de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) y obtener el título de Comunicación Social, el venezolano Carlos Julián Martínez decidió que era el momento de cambiarle el ritmo a su vida y perseguir su sueño como compositor en República Dominicana.

En una entrevista para El Pitazo, señaló que la música siempre formó parte de su vida desde muy pequeño, pues su familia se la inculcó en las venas: su abuelo y su tío son cantantes. En Venezuela, sus primeras oportunidades las encontró cantando en bodas, eventos y en las gaitas de su colegio, Santa Rosa de Lima, en Caracas.

Venezolana hace lucir cejas perfectas a las mujeres en República Dominicana

Comunicar siempre ha sido su gran pasión, solo que con el pasar de los años entendió que también podía lograr transmitir un mensaje a través de melodías y composiciones. El caraqueño ha trabajado con artistas como Jorge Luis Chacín, Víctor Muñoz, Luis Fernando Borjas y Daniela Barranco.

El inicio de un sueño

Con la intención de encontrar oportunidades que le permitieran vivir de la música, en el año 2019, con 23 años, tomó un avión para irse de Venezuela, donde se quedaron sus padres y su hermano. “En República Dominicana mis primeros pasos fueron cantando en restaurantes, eventos, privados y bodas”, detalló, al agregar que el recibimiento que tuvo del país fue muy bonito.

Generar cambios positivos con sus canciones siempre ha sido su objetivo, es por ello que cuando la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Oficina de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) abrieron la convocatoria para participar en un concurso en el que se debía crear una canción que hablara de la relación entre dominicanos y venezolanos no dudo en sumarse junto a un amigo.

“Este proyecto fue la excusa perfecta para expresar lo que sentía. Tenía muchas cosas que decir al respecto, porque estaré agradecido de por vida con República Dominicana”, comentó.

Dos nacionalidades al ritmo de una canción

Tras competir contra nueve propuestas más, la canción que compuso resultó ganadora. Parte del premio fue encargarse de la producción musical y de la grabación de un videoclip, en el que incluyeron a la cantante dominicana Lú Polanco. Ambos jóvenes talentos, que ya se habían unido en producciones anteriores de ritmos urbanos, combinan sus voces para enviar un mensaje alegre, de esperanza y solidaridad.

El video de la canción Somos fue grabado en diferentes lugares de la capital dominicana, como la Zona Colonial, y rinde homenaje a diferentes ritmos musicales presentes en ambos países: tambor venezolano, merengue y balada.

Venezolanos en EE. UU.: aprende inglés gratis con estos programas

Somos narra la historia de un joven venezolano que llega a República Dominicana y es recibido por su amiga dominicana en la capital Santo Domingo. Ella le enseña diversos lugares de la ciudad mientras juntos van descubriendo los lazos que les unen, refiere la OIM, mediante una nota de prensa.

“Traté de llevar la canción hacia un ritmo que nos uniera y por eso me la imaginé como un merengue o pambiche, porque marcó una época en Venezuela y musicalmente fue el género que hizo que nos uniéramos”, manifestó Carlos Julián Martínez a la OIM.

El caraqueño expresó que muchos han conectado con el sentimiento de gratitud que transmite la letra a República Dominicana, país en el que, según cifras de la Plataforma R4V, viven aproximadamente 116 mil venezolanos. Es, en resumen, el principal receptor de venezolanos en el Caribe.

(*) Programa de Formación de Nuevos Periodistas

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas del país visitan El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para ellos somos la única fuente de noticias verificadas y sin parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso te pedimos que nos envíes un aporte para financiar nuestra labor: no cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y hagan una contribución económica que es cada vez más necesaria.

HAZ TU APORTE

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a