25.1 C
Caracas
sábado, 26 noviembre, 2022

Un venezolano marca la diferencia en EE. UU. con el pabellón criollo

En Austin, Texas, el venezolano Saúl Aguero abrió Fogonero Restaurant en medio de la pandemia del COVID-19. Para sorpresa del caraqueño, uno de los platos que más ha gustado a los comensales en EE. UU. es el pabellón criollo, el plato insignia de la cocina venezolana

-

Por Rubén Vásquez

Caracas. Siguiendo su pasión por la gastronomía, y con la intención de dar a conocer la comida venezolana, el caraqueño Saúl Aguero abrió Fogonero Restaurant (@fogonerorestaurant), un lugar donde recrea el sabor típico venezolano desde la ciudad de Austin, Texas, en Estados Unidos.

En una entrevista para El Pitazo, Aguero contó que su emprendimiento nació como un food truck poco después de su llegada a EE. UU. en 2016. Sin embargo, no fue hasta finales de 2020, en medio de la pandemia del COVID-19, cuando el venezolano consiguió abrir las puertas de su restaurante para recibir a más comensales.

Productos venezolanos están a la vuelta de la esquina en una ciudad de EE. UU.

“Fogonero Restaurant lleva abierto un año y ocho meses. Ya hace más de dos años había un buen mercado con los venezolanos (…) Afortunadamente al mercado le ha gustado bastante y ha recibido el restaurante de una extraordinaria manera. Seguimos apostando por la gastronomía venezolana”, destacó.

El restaurante de Aguero, quien tiene más de 16 años en el área, presenta un menú muy variado, que va desde las tradicionales arepas, empanadas, pastelitos, tequeños y patacones hasta platos más elaborados como sopas de res, asado negro, solomo Santa Bárbara, pabellón criollo y un fillet especial de la casa bautizado Caracas Fillet Mingnon.

Para sorpresa del venezolano, el pabellón criollo se convirtió en uno de los platos más pedidos no solo por los venezolanos sino por el público estadounidense. “El plato que yo menos estimaba era el pabellón criollo y es el plato más vendido en el restaurante. Tendría que juntar las ventas del segundo, tercero, cuarto y quinto plato, para igualar a lo que vende el pabellón”.

Emprender no fue trabajo fácil

Antes de emigrar a Estados Unidos en 2016, cuenta que ya llevaba tiempo creciendo y experimentando en el mundo de la gastronomía, pues en Venezuela había comenzado a formarse en el área.

Destaca su espíritu emprendedor, y señala que también se había dedicado a la industria farmacéutica. Antes de salir del país había creado una compañía de distribución de repuestos para motos en Caracas. Sin embargo, cuenta que la crisis venezolana lo obligó a tomar la decisión de irse de Venezuela y buscar un mejor futuro en otras tierras.

Ya en Estados Unidos, comenta que sacar adelante el Fogonero Restaurant no fue trabajo fácil, pues al mes de firmar el contrato de alquiler del local declararon algunas medidas y restricciones contra la pandemia, pero esto no detuvo sus ganas de salir adelante.

EE. UU. | Venezolana emprende en Los Ángeles con una línea de spa ecoamigable

“Este emprendimiento nació en medio de la pandemia, sin recursos, sin obreros. Durante ese tiempo, cumpliendo con todos los protocolos, todo era comida para llevar. Así crecieron nuestras ventas. Además, mucho tiempo estuve solo en la cocina y así como podía estar cocinando, si no tenía lavaplatos, yo mismo lavaba los platos sin ningún problema”, recordó.

Se muestra agradecido del crecimiento del negocio. Tanto es así que Fogonero Restaurante le ha dado empleo a otras 12 personas, de las cuales 10 son venezolanas.

Una pasión por la cocina venezolana

Aguero tiene su misión clara, pues busca que Fogonero Restaurant siga creciendo en Estados Unidos, al tiempo que le permite llevar la gastronomía venezolana a otras tierras y diferenciarse de otros locales de la región.

Define como positiva su experiencia no solo como migrante, sino como emprendedor en el país norteamericano: “Ha sido una experiencia maravillosa. Al final, todos esos procesos que en algún momento han sido difíciles, han sido retos, obstáculos, los adhieres a tu vida en una forma de aprendizaje (…) Los caminos fáciles nunca llegan lejos”.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a