19.5 C
Caracas
sábado, 21 mayo, 2022

Un odontólogo zuliano da su sazón al shawarma en Santiago de Chile

Al frente de Malik Rey del Shawarma, el venezolano Pablo Márquez lleva adelante su propio negocio de comida árabe en la capital de Chile. Junto con su familia, el zuliano sueña con expandir su emprendimiento gastronómico mediante una franquicia

-

Por Crónicas de Chile

Santiago de Chile.- Cuando llegó a Chile con su esposa Vanessa Montiel, en febrero de 2018, Pablo Andrés Márquez Sansone no sabía nada sobre comida árabe y hoy, 4 años después, no solo dirige su propio negocio Malik Rey del Shawarma (@shawarmas_malik), sino que ha formado a 13 personas en el rubro.

En Maracaibo, Pablo trabajaba en un consultorio odontológico tras graduarse en la Universidad del Zulia (LUZ) con una enorme vocación para la odontopediatría. Fue siempre su mentora la doctora Olga Zambrano. De tarde dirigía un restaurante de hamburguesas gourmet y costillas de cerdo ahumada.

Al llegar a Santiago trabajó en un call center, pero sin contrato para regularizarse. Consiguió empleo en un restaurante árabe en La Cisterna. No fue fácil adaptarse y entender que la comida árabe que se prepara en Venezuela es con sazón para sirios y libaneses y en Chile para palestinos.

Ya Pablo tenía amplia experiencia en cocina con el manejo de línea caliente o manipulación de ciertos alimentos, lo que le permitió aprender rápido y poder consolidarse en el puesto.

«Cuando tenía menos de un mes en ese local que tenía un proyecto de expansión grande, los dueños cometieron un error y tuvieron que cerrarlo por problemas de aguas negras, y claro siendo el nuevo pensé que mi cabeza rodaría de primero, pero gracias a mi trabajo y un golpe de suerte, que otros de los chicos de cocina decidieron renunciar, logré conservar el puesto, y bueno, luego de tener siete empleados recortaron ampliamente y quedamos solo tres en principio, para luego y finalmente solo quedamos una persona tomando pedidos y encargada de la caja y mi persona en la cocina», recuerda.

Eso le permitió desarrollarse bajo presión y con destreza en el trabajo. No podía perder el puesto. Aprendió tanto que recibió la propuesta de dirigir otro restaurante y un año después tuvo otra oferta similar.

Sin embargo, por desacuerdos con el dueño se marchó poco después y a otro local con proyección de franquicia. «Viendo el crecimiento rápido entra en escena Nicolás, mi primo, una persona de gran ayuda para mi desde el primer día que llegué y mi única familia. Él me propuso un negocio y me terminó de dar el empujón para tener nuestro emprendimiento», detalla.

Así crearon @shawarmas_malik , marca que se consolida en el patio de comida San Miguel Food Truck. Allí Pablo resalta con la sazón de sus salsas y el manejo y equilibrio en los condimentos de sus preparaciones.

Y como no puede tener la atracción principal que es la máquina shawarmera y la espada, por tema de permisología en patio, logró crear un sabor que igualmente puede complacer a cualquier amante de la comida árabe.

En su food truck ofrece una extensa variedad de productos, pero los más pedidos son el shawarma clásico (muy solicitado por la comunidad palestina residente en Chile), que lleva base de lechuga, tomate y cebolla morada, puede ser carne pollo mixtos o de falafel y salsa de yogurt con ajo, y el shawarma libanés (el más pedido por los venezolanos), con base de crema de garbanzo o hummus, ensalada tabule, falafel desmenuzado y puede ser carne pollo o mixto o solo de falafel con la salsa de yogurt con ajo.

«Nunca había trabajado con comida árabe, pero fue lo que me abrió la puerta acá y desde el primer día me tocó estudiar y aprender de esa cultura gastronómica», explica Márquez, quien sueña con convertir a Malik El Rey del Shawarma en una prestigiosa franquicia.

Por @CronicasDeChile

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a