21.1 C
Caracas
domingo, 20 septiembre, 2020

En tres semanas podrían llegar restos de monaguenses fallecidas en Ecuador

-

Por Jefferson Civira 

Maturín.– “Solo me queda esperar”, es lo que con resignación comenta Yaira Mendoza, madre de las jóvenes Rossmary y Rosemary Mendonza y abuela de las dos niñas de cuatro años que el pasado 26 de agosto fallecieron en la ciudad de Quito, Ecuador, a consecuencia de la inhalación de monóxido de carbono.

Serán tres semanas al menos las que deberán esperar para recibir los restos de sus seres queridos, que ya no serán los cuerpos, sino sus cenizas, pues la única opción que ofreció la gobernadora de Monagas, Yelitze Santaella, fue cremarlas en el país andino para luego poder repatriarlas, porque de acuerdo a la explicación que recibieron de parte de las autoridades venezolanas, era muy complicado el traslado de los cadáveres.


LEE TAMBIÉN: 
GOBERNACIÓN NO PODRÁ REPATRIAR CUERPOS SINO  CENIZAS DE MONAGUENSES EN ECUADOR

Al parecer es mucho el papeleo que hay que hacer para traer los restos, que ahora serán cenizas, aunque estoy segura de que ellos (el Gobierno), sí podían traer los cuerpos, por lo menos con el plan ese vuelta a la patria o con un avión de la Fuerza Armada; mientras tanto lo que me toca es esperar que los traigan, no me queda otra. Ojalá que pudiera ser antes”, expresó desconsolada la señora Yaira.

De acuerdo a información que les suministraron, la mandataria monaguense debe ir a la embajada ecuatoriana en Caracas, a fin de realizar los trámites que faltan para la repatriación. Hasta ahora ninguno de los familiares de las víctimas ha recibido la llamada acerca de cómo va el proceso de traslado, DEL que en principio se había dicho que tenía un costo de entre $ 12 mil 500 y $ 15 mil.

“Mi sobrino, que tiene poco más de un año viviendo en Ecuador, ya hizo todo el papeleo para la entrega de los restos; solo esperamos la aprobación de la gobernadora para la cremación”, aseguró Mendoza.

- Advertisement -

No obstante, en el caso de Eliscar Camacho, la joven de 18 años que también pereció asfixiada en el apartamento, la gestión de los trámites fue un poco más engorrosa, ya que no tenía el mismo apellido, por lo que tuvieron que contactar a un familiar de esta que vive en otro departamento para llevara a cabo las gestiones de rigor.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado