23.7 C
Caracas
jueves, 19 mayo, 2022

Retornados colombianos enfrentan las mismas barreras que los migrantes venezolanos

Colombianos que llevaban décadas fuera de su país, se ven obligados a enfrentar las barreras en cuanto a identificación, educación, salud y trabajo en su propio país debido a la falta de políticas de atención y acompañamiento para este tipo de población, revela un estudio realizado por el Centro de Derechos Humanos de la Universidad Católica Andrés Bello (CDH-Ucab)

-

Caracas.- Según un informe publicado por el Centro de Derechos Humanos de la Universidad Católica Andrés Bello (CDH-Ucab) para finales de 2021 al menos 645.000 colombianos regresaron a su país desde Venezuela debido a las condiciones económicas y sociales del país; pero la decisión de regresar a su nación fue bajo condiciones precarias.

El informe titulado Ni de aquí y ni de allá, expone como colombianos que vieron gran parte de su vida en territorio venezolano, se han topado con trabas al momento de acceder a servicios básicos y a documentación una vez que retornan a su país de origen debido a la falta de políticas de atención y acompañamiento para esta población.

«En el caso de la población colombiana retornada desde Venezuela, esta no lo hace por una mejora en las condiciones de su propio país (…) sino por la crisis que atraviesa Venezuela y el hostigamiento contra la población colombiana», expone el informe.

Tanto la población colombiana que regresa a su país de origen desde Venezuela, como sus descendientes, se enfrentan a las mismas barreras que los migrantes y refugiados venezolanos, haciendo referencia a su derecho a la identificación, educación, salud y trabajo. El Pitazo, expone seis claves sobre las barreas a las que se han tenido que enfrentar los retornados colombianos, según el estudio de CDH-Ucab:

¿Cómo viven los venezolanos en Colombia?

  • Se estima que unas 645.000 personas colombianas habían ingresado a su país de origen desde Venezuela para 2021. Entre 2015 y 2020, tan solo 19.161 personas se habían registrado en el Registro Único de Retornados (RUR).
  • Las personas retornadas, de nacionales de segunda y tercera generación y de personas indígenas transfronterizas, se ven forzadas renunciar a su nacionalidad y optar por un mecanismo de regularización migratoria diseñado para extranjeros. Esto con el fin de no mantenerse en condición irregular en su propio país.

    El CDH-Ucab expuso el caso de una mujer colombiana que al poseer un registro civil de nacimiento de 1972, le exigieron trasladarse a Cúcuta para actualizar el registro de nacimiento y opta a la cédula de ciudadanía. Al no contar con recursos para el traslado, optó por registrarse en el Estatuto Temporal de Protección de Migrantes Venezolanos (Etpve), aun siendo colombiana.
  • Los retornados al no poseer un registro en el Sistema de Identificación de Potenciales
    Beneficiarios de Programas Sociales (Sisben)
    , debido a que llevaban décadas fuera de su país, presentan obstáculos para acceder al sistema de salud colombiano.
  • Los retornados colombianos, con hijos venezolanos, presentan dificultades para inscribir a los menores en centros de educación debido a la dificultad de apostillar los documentos expedidos en Venezuela.

    «Los trámites para el apostillado de los títulos de educación en Venezuela comienzan con la autenticación de las notas certificadas y el título en la institución educativa en la cual la persona cursó sus estudios (…) A la dificultad para apostillar documentos se agrega la falta de orientación que enfrentan los retornados cuando acuden a instituciones del estado colombiano», explica el informe.
  • Los obstáculos para obtener documentos como ciudadanos colombianos ponen a muchos en una posición similar a la de un migrante irregular al momento de optar a puestos de trabajo, lo que los obliga a dedicarse a labores en el sector informal.
  • La inserción en el mercado laboral también se dificulta a causa de prejuicios que podrían calificarse como xenofobia, puesto que son víctimas de rechazo debido a que parte de su desarrollo profesional y cultural se llevo a cabo en Venezuela.

Lee el informe Ni de aquí y ni de allá aquí.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a