Las futuras madres provenientes de Venezuela se encuentran, la mayoría de veces, con obstáculos burocráticos y un sistema de salud que solo las atiende en el parto. En medio de este panorama, existen opciones de asistencia, muchas de ellas promovidas por organizaciones e instituciones no gubernamentales

Por: Jhoandry Suárez

“Cuando supe que estaba embarazada lo único que hice fue llorar. A mis 40, luego de 4 años duros en Colombia, en los que hasta había dormido en la calle, sencillamente no sabía qué hacer”, narra Luz Pacheco, desde La Parada, cerca de la frontera colombo-venezolana, en el séptimo mes de su segundo embarazo, después de 20 años.

“Ni cédula tenía porque me la habían robado. Pensé en regresarme y parir en Venezuela, pero mis familiares me dijeron que me quedara aquí, que allá eso estaba horrible”, agrega y su semblante revive la angustia de esos primeros días.

Así como para Pacheco, para otras futuras madres venezolanas, Colombia se ha convertido en el lugar para dar a luz una vez que huyen de la crisis económica y sanitaria del país. El Ministerio de Salud colombiano ya había determinado en 2020 que la atención a embarazadas venezolanas ocupaba la quinta parte de las más de 8 millones de asistencia para la población migrante en los últimos cuatro años. El Observatorio Nacional de Migración y Salud reportó que entre 2017 y agosto de 2021 entre las principales causas de consulta de urgencia son la asistencia materna, los trastornos con el embarazo, partos y sus complicaciones.

Precisamente, los migrantes sin documentación solo tienen garantizados los servicios de emergencia y así reza la Ley 1751 de 2015 del Ministerio de Salud, aunque la Corte Constitucional ha extendido el rango de esta atención y dictaminó en la sentencia SU-677 de 2017 que «los extranjeros con permanencia irregular en el territorio nacional tienen derecho a recibir atención básica y de urgencias». Sin embargo, en la práctica, expertos y organizaciones consultadas coinciden en que esto no se aplica en la mayoría de los casos. La protección queda, principalmente, en las manos de la sociedad civil e, incluso, algunos activistas han recurrido de nuevo al sistema judicial para pedir protección.


Pensé en regresarme y parir en Venezuela, pero mis familiares me dijeron que me quedara aquí

Luz Pacheco

“Aquí las personas, sean del lugar que sean, tienen acceso a salud de emergencia, ahora viene la pregunta, ¿Qué es salud de emergencia? ¿El cuidado prenatal es de emergencia? Para el sistema no, aunque algunas mujeres por presentar riesgo pudieran recibir algún control”, explica Andrés Segura, consultor independiente sobre asuntos públicos y migración y quien fuese asesor de la Gerencia de Fronteras.

Vivir con grillete en EEUU: el precio que paga una venezolana por su libertad

La definición de qué es una urgencia y cuándo puede presentarse preocupa no solo al especialista sino a las organizaciones de mujeres. Desde Barraquilla, Zuneika González, directora de Mujeres sin Fronteras colombo-venezolanas, alerta sobre esta situación que deja vulnerables a las embarazadas migrantes. “No hay ese acompañamiento médico para las mujeres y eso es algo que le hemos hecho saber a la Secretaría de Salud, porque, si una de ellas llega a dar a luz, no saben con qué complicación puede venir y eso se pudo haber prevenido con control”, indica. 

Las limitaciones en la infraestructura del sistema de salud, sin embargo, representan un desafío y al respecto, Selene Soto, abogada de la organización Women Link Worldwide, destaca que esta es una de las causas que ha dificultado la aplicación de precedentes como los de la Corte, a lo que se suman los prejuicios contra la nacionalidad. 

“Hemos identificado que hay esta idea de que ‘las mujeres venezolanas vienen a saturar el sistema de salud’ cuando en realidad son mujeres que están buscando su supervivencia”, expone.

La desinformación también juega un papel relevante en las embarazadas y muchas desconocen cómo pueden ponerse en control y qué les cubre la asistencia médica. “Lo que sucede es que no hay una política sólida para garantizar el acceso a información de manera activa para estas mujeres”, recalca Soto.

González, desde la capital del departamento del Atlántico, coincide. “La duda de toda mujer embarazada es: ‘¿a dónde voy?’, ‘¿dónde me atienden?’ El sistema de salud de Venezuela es muy distinto al colombiano y, sobre todo, en atención prenatal. A veces le mandan a hacer ecografías que no cubre el acuerdo o el sistema de salud y eso no lo se lo dijeron antes”, critica.


Hemos identificado que hay esta idea de que ‘las mujeres venezolanas vienen a saturar el sistema de salud

Selene Soto, abogada

El Ministerio de Salud, en 2019, había advertido sobre los obstáculos para las migrantes y en su Plan de respuesta del sector salud al fenómeno migratorio calificó como “eventos o condiciones prioritarias” en las mujeres venezolanas “la discriminación asociada a la gestación y el acceso a servicios de atención, incluso, para la interrupción del embarazo; licencias de maternidad y atención obstétrica asequible”. También ubicó como grupo priorizado para la prestación de servicios a “mujeres gestantes y lactantes (incluyendo casos de morbilidad materna extrema)”.

A propósito, se intentó obtener una respuesta de esta institución para conocer las acciones que adelantan y, aunque recibió las preguntas, al momento de la publicación de este reportaje no había contestado.

Apoyo a las futuras madres 

Ante la falta de atención integral para gestantes extranjeras, algunas oenegés e iniciativas de cooperación internacional se han abocado a apoyarlas, y una de las beneficiadas ha sido Luz Pacheco, la mujer que, desde La Parada, contaba que tendría un hijo a los 40 años. A través de la Fundación Deredez consiguió orientación y ponerse en control en el Hospital Jorge Cristo Sahium, que tiene convenios con la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) y la Organización Internacional de Migración (OIM). 

“Me dan los medicamentos y las fechas para hacerme los exámenes, todo gratis. Allí voy a dar a luz. Además, mediante la fundación recibí terapia psicológica al principio de mi embarazo, que me ha ayudado muchísimo a superar los años difíciles que he vivido”, relata. 

Otra institución sin fines de lucro que se ha destacado por su apoyo a las embarazadas refugiadas y migrantes ha sido Profamilia. Su programa Sin Fronteras ofrece a estas mujeres valoración integral por un profesional de la salud, entrega de micronutrientes, acceso a laboratorios y ecografías, charlas sobre signos de alarma y autocuidado.  


Para el Estado colombiano es más importante que las mujeres estén regularizadas y dentro del sistema de salud

Andrés Segura, experto en temas migratorios

“De nuestros usuarios, el 97 % pertenece a estratos 1, 2 y 3 (bajo-medio). Los servicios de la estrategia Sin Fronteras tienen un enfoque libre de discriminación, por lo que se prestan servicios a todas las personas, sin importar su origen o su estatus migratorio, o si están sin aseguramiento en salud”, detalló en un correo donde se le consultó por su labor. 

Más ejemplos de solidaridad se están dando en La Parada, donde la fundación Mujeres Fumepro, a partir de donaciones de particulares, entrega kit y complementos nutricionales a las mujeres, especialmente si están lactando; y en Barranquilla, Mujeres sin Fronteras brinda asesoría a las futuras mamás e imparte charlas de planificación familiar.

Batalla en otro frente: el legal

Activistas que atienden a la migración venezolana también han venido adelantando iniciativas legales y, en noviembre del año pasado, Women Link Worldwide interpuso una acción popular que llevó a que el Juzgado Octavo Administrativo de Cúcuta ordenar a a las autoridades de salud del Norte de Santander a que tomaran medidas inmediatas para proteger la salud sexual y reproductiva de las mujeres, incluida la atención materno-infantil y el acceso a la interrupción voluntaria del embarazo (IVE).

Duelo migratorio: ¿cómo superar los momentos complicados de la migración?

Para el juzgado, la acción presentada evidencia que las mujeres en ese departamento no cuentan con la información para acceder a servicios ni han recibido soluciones, “lo cual se convierte en un problema de salud pública porque afecta a una población numerosa”.

Soto, integrante de la organización internacional, subraya que este tipo de recursos muestra la importancia de que las mujeres ejerzan sus derechos y recomienda, en caso de que se los nieguen, acudir a instituciones como las defensorías y personerías en cada departamento o buscar asesoría legal en lugares como la Clínica Jurídica para Migrantes de la Universidad de los Andes en Bogotá, o la Corporación – Mujer, denuncia y muévete en Cúcuta.

Dificultades hasta en la asistencia privada

Las futuras mamás venezolanas también se enfrentan a inconvenientes en la misma atención privada del sistema de salud. Eva Morán, asentada en Bogotá desde hace más de dos años, cuando se enteró de que estaba embarazada, a principios de 2021, decidió ponerse en control con una Entidad Promotora de Salud (EPS), el equivalente a costearse un seguro de médico; algo que solo se puede hacer si se tiene condición regular. 

“Tuve el seguimiento de un equipo de especialistas y apoyo para todos mis exámenes. Pero después de mi última consulta de preparto, me sentí desorientada. Me dijeron que esperara el día del parto y que me acercara a una clínica, pero la fecha que me dieron no correspondía al momento de parir; cuando fui, sencillamente no tenían mi información a la mano, me pusieron a esperar todo un día por una inducción de parto que nunca hicieron porque no me correspondía y estaban saturados. Al final, me enviaron a casa a seguir esperando y eso me puso más nerviosa”, recuerda. 

“Me tocó buscar otra clínica con convenio con la misma EPS donde, finalmente, nació mi bebé, pero todo ese proceso complicado de la recta final me pareció que no debe vivirlo una mujer embarazada, sobre todo porque angustia”, reprocha.

La regularización como alivio para el Estado

Andrés Segura, experto en temas migratorios, insiste en que la regularización es un camino para allanar la atención sanitaria a los migrantes, sobre todo porque les abre las puertas para entrar al sistema subsidiado de salud.

“Para el Estado colombiano es más importante que las mujeres estén regularizadas y dentro del sistema de salud porque el parto sería así mucho más barato, en lugar de que sea un costo adicional por emergencia el cual debe pagar el Gobierno a los hospitales”, destaca.  

Es de recordar que Migración Colombia ha abierto el proceso de regularización para que los venezolanos obtengan un Permiso de Protección Temporal (PPT) y uno de los requisitos, si se está en condición irregular, es solo presentar una “prueba sumaría” como facturas, pasajes, constancia de estudio, etc. 

Con apoyo de Héctor Villa León para documentar la situación en La Parada, Norte de Santander. 

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.