Niño venezolano | Colombia lo quiere en adopción pero familiares desean su regreso

El pequeño, que ahora tiene seis años, pasó más tiempo bajo la custodia del Instituto de Bienestar Familiar de Colombia de lo que permite la ley en ese país. Los funcionarios de la agencia informaron a un tribunal que hicieron todo lo posible para encontrar a la madre y no lo lograron

1977
Niño venezolano
Foto: Andrea Hernández Briceño para The Washington Post

Caracas.- Un niño venezolano llegó a Colombia junto a su madre y esta lo abandonó cuando tenía apenas tres años, en 2019. Había estado en el sistema de bienestar infantil durante casi dos años y su tutor designado por la corte se estaba quedando sin opciones para seguir a su cargo. Ahora le pide al tribunal encargado que lo convierta en ciudadano, un primer paso para darlo en adopción.

El pequeño que ahora tiene seis años, pasó más tiempo bajo la custodia del Instituto de Bienestar Familiar de Colombia de lo que permite la ley en ese país. Los funcionarios de la agencia informaron a un tribunal que hicieron todo lo posible para encontrar a la madre y no lo lograron. Tampoco pudieron ubicar familiares en Venezuela para cuidarlo.

En medio de la afirmación de estos funcionarios que le dijeron a la corte constitucional que habían agotado todos los medios para encontrar familiares, el juez Jorge Enrique Ibáñez Najar estuvo de acuerdo y escribió que «la familia materna no tiene interés en ser contactada ni cuidar al niño».

Sin embargo, en un pequeño pueblo de Punto Fijo, la ciudad natal del niño, los miembros de su familia (una tía, una bisabuela y un primo que lo cuidaban cuando era un bebé) aseguran que nunca fueron contactados por las autoridades del Gobierno colombiano y ninguno sabía sobre el caso judicial, según pudo constatar The Washington Post.

A los reporteros del Post les tomó menos de una semana usar Facebook para identificar y contactar a los familiares del niño en Venezuela y también a su madre en Bogotá. Todos dijeron que querían recuperar al niño.

El niño, que ahora tiene 6 años, es 1 de los cerca de 1.200 niños venezolanos atrapados en un sistema de bienestar infantil que no ha querido o no ha podido encontrar a sus familias, bajo un gobierno que no tiene relaciones diplomáticas con los suyos.

Colombia ahora se ha decidido por lo que ve como una solución: quiere comenzar a hacer que estos niños sean elegibles para la adopción. Con la aprobación de un juez, alrededor de 235 niños en circunstancias similares podrían ser ubicados permanentemente con nuevas familias.

Hijo de una madre adolescente

Cuando el niño nació su madre era una adolescente de 16 años, quien quedó embarazada de un vecino 10 años mayor que ella, por lo que dependía de su madre para criar a su bebé. Pero 4 meses después de su nacimiento, la madre de esta joven murió en un accidente automovilístico y su muerte en 2016 golpeó a la familia justo cuando la crisis económica de Venezuela estaba fuera de control. La joven decidió unirse a las multitudes que cruzan la frontera hacia Colombia.

Esta mujer encontró trabajo ocasional en los clubes nocturnos de Bogotá, pero a menudo no ganaba lo suficiente para pagar el alquiler diario, dijo la mujer, quien habló con The Washington Post bajo condición de anonimato por temor a represalias. Aseguró que no era vida para un niño. A finales de 2019, dejó al pequeño con una amiga, Sorleidys Alcalá, pero un mes y medio después, no le enviaba dinero para el bebé ni contestaba llamadas.

Una trabajadora social instó a Alcalá a entregar al niño a las autoridades y una mañana de noviembre de 2019 lo trasladó a una oficina en Bogotá y vio cómo se lo llevaba una pequeña camioneta blanca. «Quería ayudarte más», escribió en una publicación de Facebook con una foto del niño, un último esfuerzo por comunicarse con su madre.

El padre del niño dijo que una vez trató de visitar una oficina de bienestar infantil en Bogotá, pero que su nombre no estaba en el acta de nacimiento de su hijo y no pudo encontrar información sobre el caso.

Un paso para la adopción

En julio, la corte constitucional le dio a la agencia de bienestar infantil tres meses para agotar todos los recursos para encontrar a la familia. De lo contrario, podría ser colocado en el sistema de adopción. Pero los funcionarios de Colombia y de todo el mundo se han esforzado por definir qué significa agotar todos los recursos y decidir si la carga de reunificar a las familias debe recaer en la familia del niño o en el gobierno.

José Ángel Rodríguez Reyes, miembro del Comité de los Derechos del Niño de la ONU, dijo que la adopción debe considerarse como último recurso, pues «cuando se sabe con un nivel significativo de certeza que, de hecho, el niño no tiene parientes».

Las tías, primas, tías abuelas y bisabuela del niño dicen que desearían haber podido hacer más para mantenerlo con la familia, pero no sabían cómo contactar a su madre. El dinero para viajar era limitado y la pandemia hizo todo más difícil.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.