24.7 C
Caracas
jueves, 13 agosto, 2020

Músicos venezolanos prenden la fiesta en calles de Colombia

Lo que comenzó como alternativa económica para seguir trabajando en la “nueva normalidad” por el COVID-19 es una forma de ganarse la vida para La 4K, una orquesta de salsa formada por once músicos venezolanos que llegaron a Colombia procedentes de Miranda, Zulia, Táchira, Falcón y Vargas

-

Bogotá.- Sin trabajo y sin perspectivas de volver a los escenarios por la pandemia, los músicos se resisten al silencio en Colombia y algunos llevan la orquesta entera a la calle para mostrar su arte, alegrar la vida y recibir donaciones que les permiten seguir adelante.

Lo que comenzó como alternativa económica para unos artistas ha tomado forma y ya hay grupos enteros que buscan adaptarse a la «nueva normalidad» del mundo del espectáculo, habituado a público numeroso y generalmente en recintos cerrados, algo impensable por ahora.

Entre los que recorren las calles de Bogotá está La 4K, una orquesta de salsa formada por once músicos venezolanos que hace dos años comenzaron a abrirse camino en Colombia, pero cuando estaban empezando a cosechar éxitos, la pandemia los obligó a replantearse el futuro.

LEE TAMBIÉN

Músicos venezolanos y colombianos se unen en el Concierto 5 de Julio

«Debido a lo que está pasando nos tocó salir a las calles, ya que no hay trabajo en las discotecas; entonces decidimos hacer algo de calle para mantenernos activos e ir creciendo como orquesta y no quedarnos en la casa», dice a EFE Carlos Pacheco, director de La 4K.

Pacheco es uno de los 1,8 millones de venezolanos que se establecieron en el país en los últimos años huyendo de la crisis, y aunque reconoce que su destino final era Ecuador, cuando pasó por Bogotá decidió quedarse un mes para «disfrutar un poquito de la música de acá (…), y resulta que ese mes ya se ha convertido en dos años».

Conciertos de fin de semana

Los viernes, sábados y domingos la orquesta recorre distintos barrios de Bogotá con sus instrumentos y equipos técnicos a cuestas para improvisar un escenario en las aceras de conjuntos residenciales donde les permiten conectarse a la red eléctrica para hacer funcionar la amplificación.

- Advertisement -

«Estamos haciendo este tipo de eventos y han dado resultado; a la gente le gusta mucho lo que hacemos y por eso seguimos mientras se normaliza lo que está pasando en el mundo», afirma Pacheco, oriundo de Guatire, en el estado de Miranda, rodeado por sus compañeros de emigración y de oficio, que llegaron a Colombia de regiones tan diversas como el Zulia, Táchira, Falcón o Vargas.

Con el escenario montado, La 4K da rienda suelta a la fiesta con clásicos de la salsa, un espectáculo al que la gente, en su gran mayoría encerrada en casa desde mediados de marzo, responde con aplausos, pasos de baile improvisados en los balcones y donaciones de dinero que lanzan desde los apartamentos como muestra de apoyo y de agradecimiento.

LEE TAMBIÉN

Música de venezolanos migrantes resuena desde Canadá hasta Argentina

«La gente lo disfruta muchísimo; traemos un repertorio bastante variado en cuestión de salsa. Tenemos muchos clásicos, como Richie Ray & Bobby Cruz, Héctor Lavoe, Grupo Niche, Joe Arroyo, Oscar D’León, el Gran Combo», afirma el director.

Después de interpretar canciones como «Un verano en Nueva York», «Cali Pachanguero», «Tú me recordarás», «Noche de arreboles» o «La pantera mambo», la orquesta, como en cualquier concierto, con frecuencia tiene que hacer el bis para responder a los coros de «otra, otra» de los vecinos.

Sueños aplazados

Pese a que el escenario muchas veces es una acera estrecha, la calidad de la presentación es indiscutible, como quiera que se trata de una orquesta que antes de que llegara la COVID-19 actuaba «en lugares de salsa emblemáticos de aquí como Quiebracanto, Galería Café Libro, El goce pagano, los locales de salsa dura», y preparaba la grabación de un disco, explica.

Al igual que Pacheco, los demás miembros de la orquesta eran músicos en Venezuela y por cosas de la emigración coincidieron en Bogotá, donde han tenido buena acogida con su proyecto de conciertos callejeros, hasta el punto de que a veces regresan a algunos barrios.

«Le puedo decir que ha sido increíble cómo las personas nos aceptan; los balcones se han convertido en pistas de baile«, dice Pacheco y añade: «Hemos hecho, aparte de clientes, muy buenos amigos. Ya las personas nos toman en cuenta como parte del sector donde estamos (y a veces) sale un vecino con una taza de café, sale una vecina con una galleta, es un compartir».

Como ellos, hay centenares de artistas, desde bandas de distintos géneros hasta solistas y cantantes líricos que cuentan con la solidaridad de la gente para mantenerse.

Según la Sociedad de Autores y Compositores de Colombia (Sayco) y la Asociación Colombiana de Interpretes y Productores Fonográficos (Acinpro), más de 15.000 artistas y productores musicales están afectados por la paralización de la industria del entretenimiento causada por el coronavirus.

EFE

5/5 (1)

¿Qué tan útil fue esta publicación?