29.3 C
Caracas
lunes, 3 octubre, 2022

Migrantes venezolanos en Perú temen situación de calle ante crisis por COVID-19

Los venezolanos Eleazar Álvarez y Ronald Flores están preocupados porque no han podido generar ingresos, debido a las medidas tomadas para contener la pandemia de COVID-19

-

San Fernando de Apure.- La situación de los migrantes venezolanos en Perú se ha tornado crítica durante los últimos 15 días, tras la propagación de enfermedad por COVID-19. Muchos, entre los que se cuentan Eleazar Álvarez y Ronald Rafael Flores Seijas, aseguran ser víctimas de discriminación que pudiese provocar despidos en el trabajo que les permitía no solo comprar comida, sino también pagar alquiler y ayudar a sus familias en Venezuela.

Eleazar Álvarez es periodista y bombero de profesión. Es nativo de San Fernando y reportó el lunes 6 de abril desde Perú, que en Pichanaqui, zona de la selva central del Perú, viven al menos 300 venezolanos, de los cuales el 85 % no cuenta con la documentación legal para trabajar. Antes de la cuarentena, laboraban en las calles para sobrevivir en ese país latinoamericano.

LEE TAMBIÉN

BLOOMBERG: MIGRANTES VENEZOLANOS EN COLOMBIA CAMINAN 1.000 MILLAS PARA RETORNAR EN MEDIO DE PANDEMIA

“Estamos gastando el poco dinero ahorrado durante varios meses de trabajo. Consumimos nuestros ahorros porque el trabajo en la calle no está permitido. No tenemos ayuda de ningún ente gubernamental, lo que convierte a la población venezolana en vulnerable ante esta pandemia. Estamos encerrados y cuando nos quedemos sin comida no sabremos qué hacer”, dice.

Durante dos meses, el periodista trabajó en una chatarrería (empresa dedicada al reciclaje) donde ganaba 13 dólares americanos al día. Cuenta que del total de sus ingresos logró ahorrar 150 dólares. Por día gasta 12 dólares en comida.

LEE TAMBIÉN

MIGRANTES VENEZOLANOS DEPENDIENTES DEL COMERCIO INFORMAL QUEDAN SIN TRABAJO NI CASA POR COVID-19

Ronald Rafael Flores Seijas era electricista y comerciante en San Fernando de Apure. Vive en Lima y trabajaba en un casino de la ciudad. Relata que en la actualidad sobrevive gracias a los 600 dólares obtenidos con esfuerzo durante 19 meses. Pero no sabe qué hará cuándo el dinero se le acabe porque se quedó sin empleo.

Flores Seijas dice que en los 35 días de confinamiento ha gastado más de la mitad del dinero atesorado durante más de un año.

LEE TAMBIÉN

BOGOTANOS CERRARON CALLES PARA EVITAR INSTALACIÓN DE ALBERGUES PARA MIGRANTES VENEZOLANOS

“Nos preocupa la pandemia. Todo el dinero ahorrado lo estamos gastando. No tenemos cómo pagar el alquiler que, al mes, suma más de 100 dólares, si agregamos los costos de los servicios de agua y luz. La comida se acaba rápido. No podemos enviar dinero a nuestras familias. Aquí nadie respeta a nadie: sacan a las familias de sus residencias”, expresó Seijas.

Para este venezolano convertirse en mochilero no es la mejor opción. «No puedes vivir debajo de un puente porque estamos en cuarentena. Tampoco tomar un bolso para irme a Venezuela; transitar por cualquier país a pie es un suicidio. Nadie te puede dar la cola porque hasta ese conductor puede ir preso. En Perú nadie regala nada a nadie”, agregó el electricista venezolano.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a