20.3 C
Caracas
viernes, 24 junio, 2022

México recupera 37 cuerpos de migrantes: uno es de nacionalidad venezolana

El Instituto Nacional de Migración de México informó que 33 migrantes no pudieron sortear la fuerza de la corriente, la profundidad y las bajas temperaturas del Río Bravo, en su intento por llegar a Estados Unidos. Los cuerpos fueron recuperados en los cinco primeros meses de este año 2022

-

Caracas. El Instituto Nacional de Migración de México (INM) informó que 37 cuerpos de migrantes han sido recuperados entre enero y mayo de 2022 en ese país, la mayoría al intentar cruzar el río Bravo en la frontera con Estados Unidos. Uno de ellos es de nacionalidad venezolana.

«De ellos, 33 no pudieron sortear la fuerza de la corriente, la profundidad y las bajas temperaturas del Río Bravo – frontera natural en el norte de México –: 24 en Piedras Negras y ocho en Ciudad Acuña, ambas localidades en el estado de Coahuila, y uno más en el municipio de Matamoros, Tamaulipas», se lee en el comunicado del INM publicado el domingo 12 de junio.

De los 37 cuerpos recuperados, 22 no portaban documentos de identificación, y los 15 restantes contaban con credenciales que permitieron al INM saber que cuatro provenían de Nicaragua; cuatro de diferentes entidades de México; tres de Honduras, y uno por cada una de las siguientes naciones: Guatemala, Cuba, Perú y Venezuela.

Por género, el Instituto Nacional de Migración de México determinó que cinco eran mujeres y 32 hombres. Las autoridades mexicanas no indicaron sus nombres. Una niña venezolana de siete años de edad, identificada como Victoria Lugo Mayor, murió ahogada el 18 de enero en el río Bravo cuando intentaba cruzar con su mamá a Estados Unidos, donde esperaban conseguir un mejor futuro.

Su madre, Mayerlin Mayor, es zuliana de nacimiento y vivió hasta mayo de 2021 en Coro, estado Falcón. Tenía dos años separada del papá de su hija, y el año pasado decidió vender su casa y sus electrodomésticos para reunir el dinero e irse. Renunció a ser maestra por el bajo salario, que no le alcanzaba para cubrir las necesidades.

La venezolana decidió cruzar el río con su hija y un grupo de migrantes guiados por coyotes. “Dejé a la luz de mis ojos. Mi hija se me ahogó”, dijo entonces la madre a su hermana tras el hecho.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a