Prueba para ejercer su profesión en Chile presentaron 2.763 médicos venezolanos

El número de médicos venezolanos inscritos en el examen, que les permite validar conocimientos y optar por un puesto en la red pública de salud de Chile, representó 65% del total y un aumento de 20% respecto a la prueba anterior

2416
La cifra de médicos venezolanos que intentan revalidar sus títulos en Chile se disparó 20% en los últimos seis meses | Foto: Cortesía @MauleNewsReal

Caracas.- El éxodo masivo de médicos venezolanos continúa en alza. La mañana del miércoles 10 de julio, 2.763 profesionales de la salud de nacionalidad venezolana acudieron a las sedes dispuestas en todo el territorio chileno por la Asociación de Facultades de Medicina de Chile (Asofamech) para presentar el Examen Único Nacional de Conocimientos de Medicina (Eunacom), requisito obligatorio para el ejercicio profesional en ese país.

La cifra fue difundida por la Asofamech, organización que reveló que 93% del total de 4.518 aspirantes son extranjeros, encabezados por venezolanos, egresados de las facultades de medicina de instituciones como la Universidad Central de Venezuela, Universidad de Los Andes, Universidad del Zulia y Universidad de Oriente.

En el documento se constata que, en esta ocasión, los venezolanos no solo fueron el grupo mayoritario con 65% del número definitivo de inscritos, sino que superaron el anterior récord, pues en la pasada prueba, realizada el 10 de diciembre de 2018, participaron 2.304 venezolanos, lo que representa un incremento de 20% en tan solo seis meses.

En abril la Asofamech abrió las inscripciones para el examen que se efectúa de forma semestral | Foto: Cortesía Eunacom

Apenas 316 chilenos asistieron a revalidar sus conocimientos, aunque esta proporción era la esperada, según Beltrán Mena, director del Eunacom, quien explicó que un mayor número de chilenos presenta el examen en diciembre debido a que el ciclo académico culmina a finales de año.

Déficit e incentivos

El gobierno chileno, a través del Ministerio de Salud, ha fomentado la inserción de personal médico de otras nacionalidades debido a la carencia de especialistas que enfrenta ese país -sobre todo en las apartadas zonas de la provincia-, con respecto a la exigencia de la Organización Mundial de la Salud, que estableció que todos los países afiliados deben contar con 23 médicos, enfermeras y parteras por cada 10 mil habitantes, para garantizar una adecuada cobertura asistencial.


LEE TAMBIÉN: 
COLOMBIA PREPARA DECRETO PARA EVITAR EXPLOTACIÓN LABORAL DE INMIGRANTES VENEZOLANOS

En la lista de aspirantes, divulgada en el portal web del Eunacom, se comprueba que más del 65% de los inscritos con estatus migratorio de extranjero, admitidos con el uso del pasaporte, fueron asignados en sedes localizadas en Santiago de Chile, es decir, la mayoría de los venezolanos se concentra en la región capital.

El Eunacom es un examen teórico-práctico de medicina general implementado desde 2009, por una orden gubernamental en cumplimiento de la Ley N° 20.985, que establece normas para la certificación de especialidades médicas obtenidas en el extranjero.

A los aspirantes se les exige la obtención de una calificación mínima, definida por el Ministerio de Salud chileno, para que pueda ser contratado en los servicios de salud oficiales de todos los niveles de gobierno o postularse a una especialización médica.

Siete años de migración

Entre los años 2012 y 2017 migraron del país 22 mil médicos, entre especialistas y residentes. La mayoría prestaba servicios en las áreas de pediatría, medicina general, emergencia y cirugía del sistema sanitario público venezolano, de acuerdo con el informe “Emergencia Humanitaria Compleja en Venezuela: Derecho a la Salud”.

El documento fue elaborado por 12 organizaciones no gubernamentales, como Médicos Unidos de Venezuela, Coalición de Organizaciones por los Derechos a la Salud y la Vida (Codevida), Acción Solidaria, y el Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea) y se difundió en septiembre de 2018.

Estas organizaciones situaron el año 2012 como el inicio de la crisis de salud por la prolongada escasez de medicinas y el deterioro de la red hospitalaria y ambulatoria nacional. También destacaron que en en los cinco años estudiados ya existía “una pérdida de al menos 55% del personal médico capacitado sobre un total de 39.900 registrados por la Organización Panamericana de la Salud en 2014”.

Además de los médicos, que ocupaban cargos en centros de salud en todo el territorio nacional, las ONG alertaron de la deserción de 6.600 bioanalistas (33% del total) y de 6.030 enfermeros, equivalente al 24% de unos 24.500 hasta 2014, lo que elevó el indice de deserción por renuncias relacionadas con la migración a 74% y el llevó el déficit  de personal de enfermería a 50%.

DÉJANOS TU COMENTARIO