22.2 C
Caracas
martes, 1 diciembre, 2020

Mayoría de venezolanos migrantes afirma que no tiene planes de regresar a su país

Mediante una breve encuesta en la que participaron 169 venezolanos en el extranjero, El Pitazo conoció cómo afectó la emergencia por el COVID-19 sus rutinas diarias durante el primer mes de cuarentena. De acuerdo con sus respuestas, 37,5% mantenían su empleo, 31,5% dijeron que la empresa cerró, 15,5% expresaron que fueron despedidos del trabajo y otro 15,5% afirmaron que les bajaron el sueldo

-

Caracas. Durante el primer mes de encierro la amenaza del COVID-19 no logró detener los planes de abrirse camino en el exterior de una mayoría de venezolanos migrantes. Es una de las conclusiones que arroja la encuesta que en El Pitazo formulamos el pasado 17 de abril a nuestros compatriotas en el exterior. ¿El objetivo? Conocer cómo está afectando la pandemia su rutina diaria.

Dicho de otro modo, 53% de los venezolanos migrantes que respondieron la encuesta afirmaron que no tienen planes de regresar a Venezuela. Es decir, de un total de 169 participantes, 90 planean seguir adelante en los países a donde emigraron, mientras que 47% (79 personas) sí tienen planes de empacar todo y regresar.

De los venezolanos en Chile (19%), España (11,2%), Perú (7,7%), Colombia (5,3%), Argentina (5,9%), Ecuador (5,9%) y Estados Unidos (2,4%) provienen en su mayoría las respuestas a nuestra encuesta. También nos escribieron desde Brasil, República Dominicana, Uruguay, Paraguay, México, Panamá, Francia, Italia y Australia.

LEE TAMBIÉN

“No es lo mismo estar en tu tierra, así sea sin plata”

Encontramos además que 60,3% de los venezolanos en el exterior encuestados se ganan la vida en un empleo formal, 15,4% viven del comercio informal y 24,3% se encuentran desempleados. Esta realidad cambió durante el primer mes de la cuarentena. De acuerdo con sus respuestas, 37,5% mantenían su empleo, 31,5% de los venezolanos dijeron que la empresa cerró, 15,5% señalaron que fueron despedidos del trabajo y otro 15,5% indicaron que les bajaron el sueldo.

Trabajar o no trabajar

Sin poder salir de sus hogares por el COVID-19, la mayoría de los venezolanos encuestados señalan que se las ingenian para conseguir dinero extra y subsistir: venden comida para llevar o por Internet, fabrican mascarillas de tela lavables, hacen artesanías o mercados a domicilio y venden productos Anway. Otros consiguieron empleo como repartidores, reparan electrodomésticos o realizan trabajos puntuales de mecánica automotriz, entre otras actividades.

Pero hay quienes afirman que se están endeudando o consumiendo los ahorros, debieron pedir dinero a familiares y amigos para comer, acudir al vecino, vender “muchas cosas” o pedir alimentos a fundaciones. Aún peor: “tengo una semana tomando pura agua”, asegura un venezolano que se encuentra desde hace un año en Perú y vive del comercio informal.

- Advertisement -

Sin embargo, otros venezolanos corren mejor suerte en plena pandemia. Es el caso de un barbero que reside en Ecuador desde agosto de 2017. Cuenta que trabajó hasta el 14 de marzo en una barbería, pues debió cerrar por la emergencia por el coronavirus. Tenía contrato y seguro médico.

“Cobré esa quincena y pagué el alquiler. A Dios gracias tengo una silla de barbería en mi casa: con eso trabajé un par de días en mi casa, ya que manejo una buena clientela. Eso me sirvió para comprar algo de comida. A finales de marzo mi jefe me llamo para prestarme dinero a cambio de que le pague luego con horas extras”, relata.

Casado y con dos hijas, este barbero es en la actualidad único sostén de la familia y afirma que sigue atendiendo “a uno que otro cliente” para ayudarse económicamente. También, añade, ha recibido comida de algunas fundaciones.

Una psicóloga venezolana residenciada en Francia desde 2015 indica a El Pitazo que mantiene su empleo. “Trabajo por mi cuenta como psicóloga. En mi caso, no solo se mantuvo mi rutina al pasar al teletrabajo, sino que he tenido nuevos pacientes vía online, quienes ahora tienen tiempo suficiente para dedicarlo a una psicoterapia”, manifiesta.

En una situación similar se encuentra una de las venezolanas que respondió la encuesta desde Chile, donde vive desde 2017. Expresa que se desempeña como cuidadora de adultos mayores, empleo que sigue ejerciendo. “Cuido a dos pacientes”, dice.

¿Qué hacen otros venezolanos para obtener ingresos durante la cuarentena?, preguntamos en la encuesta. “Invertir en la Bolsa”, responde un venezolano que trabaja y vive en Estados Unidos desde junio de 2017.

LEE TAMBIÉN

HIJOS MIGRANTES | Relatos de niños venezolanos errantes

Y entre quienes siguen trabajando desde casa parece surgir, en algunos casos, la ansiedad: “Por ahora sí me alcanza (el dinero para cubrir las necesidades en plena cuarentena) y me ahorro lo del transporte, pero tengo que esperar a ver en cuánto llega el recibo de la luz y el agua de este mes, porque seguramente tendrá un aumento por haber estado todo el tiempo en casa”, describe una venezolana afincada en Chile desde enero de 2018.

El 57% de los venezolanos que respondieron la encuesta de El Pitazo señalan que siguen pagando el alquiler, a 33,9% les dieron una prórroga para cancelarlo, 6,1% dijeron que debían desalojar ante la imposibilidad de seguir pagando, a 2,6% les solicitaron el desalojo y a 0,4% de los venezolanos les aumentaron el monto del alquiler en plena pandemia.

En medio de la emergencia decretada por el COVID-19, 55,6% de los venezolanos en el exterior que participaron en esta encuesta señalaron que los gobiernos de los países a los que emigraron no han brindado apoyo a los migrantes, mientras que 20,7% señalaron que sí han dado algún respaldo y 23,7% dijeron no saber.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado