Marchas en pro y en contra de los migrantes se registraron en Chile

Ante la llegada de miles de migrantes por vías irregulares a Chile, en su mayoría de nacionalidad venezolana, pobladores de Iquique y Santiago llevaron a cabo marchas, algunas a favor y otras en contra, de esta nueva ola migratoria

128
Protestantes a favor de la migración pidieron resolver los problemas sin violencia. Foto: EFE

Santiago de Chile.- Diversas marchas a favor y en contra de la migración se celebraron este sábado 4 de octubre en Chile, tanto en Santiago como en Iquique, zona que vive una crisis migratoria tras la entrada de miles de personas de manera irregular.

Empuñando banderas chilenas y con cacerolazos, cientos de personas se congregaron para protestar contra la entrada de migrantes irregulares en Iquique, 1.700 kilómetros al norte de la capital, donde cientos de extranjeros se encuentran acampados desde hace semanas.

A pocas calles de esta concentración, se juntaron decenas de personas en una marcha contra la xenofobia, tan sólo una semana después de que una turba atacara y quemara las pertenencias de un grupo de venezolanos sin techo que acaban de ser desalojados de un campamento improvisado, un episodio que dio la vuelta al mundo.

«Repudiamos y condenamos que las diferencias se resuelvan con violencia«, afirmó el ministro del Interior, Rodrigo Delgado.

Las marchas en el norte transcurrieron sin mayores incidentes y sin contacto entre ambos grupos, agregó el titular de cartera, y varios grupos de migrantes fueron «advertidos y evacuados para evitar roces con los manifestantes».

Sí se registraron disturbios en el centro de Santiago, donde unas pocas personas se congregaron en otra marcha contra la migración irregular que terminó con enfrentamientos y episodios violentos entre los manifestantes y otros grupos autoconvocados.

Pese a la pandemia y la crisis social que se extendió durante más de un año, Chile sigue siendo uno de los países más atractivos para migrar dentro de América Latina por su estabilidad política, económica y su alto nivel de vacunación contra la COVID-19.

El norte lleva meses viviendo una fuerte crisis migratoria que se ha agravado en los últimos días y ha obligado al Gobierno a desplegar campamentos y albergues en Colchane y Huara, dos pequeñas localidades fronterizas, y también en Iquique.

Emplazada en el desierto de Atacama, esta ciudad costera es la primera gran urbe tras cruzar la frontera de Chile con Perú o Bolivia, y es elegida por muchos migrantes como su primera parada antes continuar a otras ciudades o tratar de regularizar su situación.

En paralelo, el Ejecutivo ha desplegado un campaña para frenar la entrada irregular de extranjeros, aprobó este año una nueva Ley de Migraciones más estricta e inició un proceso de deportaciones con el que pretende expulsar a 1.500 migrantes durante 2021.

Esta medida ha recibido duras críticas de diversas organizaciones promigrantes como Amnistía Internacional o la ONU que alertaron que las expulsiones no cuentan con las garantías judiciales básicas.

Según el Departamento de Extranjería y Migración, hay 1,4 millones de migrantes en Chile, lo que equivale a más del 7 % de la población y los venezolanos son los más numerosos, seguidos de peruanos, haitianos y colombianos.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.