21.7 C
Caracas
jueves, 26 enero, 2023

Madre e hija venezolanas abren un spa en Estados Unidos

De trabajar haciendo figuras de globos en restaurantes a tener su propio spa. La venezolana Laura López materializó junto a su familia el sueño de emprender su propio negocio en Estados Unidos. La estética no formaba parte de su vida, pero el ejemplo de su madre la inspiró a seguir sus pasos

-

Por Daniela Goncalves (*)

Caracas. El viaje de vacaciones de una familia venezolana a Estados Unidos significó, de forma inesperada, un nuevo comienzo. La valenciana Laura López llegó a Orlando para lo que pensó que sería una visita de 18 días, pero que se ha convertido en 5 años de experiencias, crecimiento personal y la materialización de un emprendimiento junto a su mamá.

López, con los 18 años, decidió quedarse en el país norteamericano debido a la situación política y social que atravesaba Venezuela. En una entrevista para El Pitazo, comentó que lo más difícil fue separarse de su familia, pues nunca hubo una despedida.

Familias venezolanas se unen en Uruguay para crear grupo de danza folclórica

Señaló que al emigrar atravesó una montaña rusa de emociones. Al principio vivió en la casa de una amiga de la mamá y dormía en una misma habitación junto a sus papás y su hermana menor. “A partir de esa experiencia valoro todo lo que tengo”, destacó.

La venezolana aseguró que, así como a la mayoría de los migrantes, le tocó hacer de todo al llegar. Comenzó trabajando en un restaurante elaborando figuritas de globos para los niños. Luego trabajó en proyectos de demolición y limpieza que se hacen tras un desastre de origen natural. También obtuvo un empleo limpiando apartamentos y oficinas.

Sus sueños cambiaron al emigrar. Antes de irse deseaba estudiar Comunicación Social o Ciencias Políticas. Sin embargo, siguiendo la recomendación de su mamá, quien durante 15 años llevó adelante un spa en Venezuela, decidió arriesgarse a estudiar estética en el 2018 y le encantó.

“Siempre vi a mi mamá trabajando con las personas no solo en su belleza física, sino en amarse más y aceptarse”, expresó, al agregar que su madre en Estados Unidos empezó trabajando casa por casa prestando sus servicios con su maleta y su camilla portátil.

El comienzo del trabajo en familia

López inició en 2018 su primer emprendimiento como migrante. Vendía almuerzos saludables a los clientes de su mamá. Una vez que obtuvo su certificado como esteticista, empezó a trabajar con ella en un pequeño cubículo dentro de un spa.

Con la visión de continuar creciendo juntas, en 2020 comenzaron a construir en familia Ananda Esthetic, su propio spa. “La construcción del spa, la división de los cubículos, infraestructura y la decoración en madera fue elaborada por mi papá”, indicó.

Comentó que tener a su padre en el equipo ha sido “una bendición”, porque las ha guiado en el manejo del negocio. Para la valenciana lo más difícil de trabajar en familia ha sido dividir los horarios y entender que durante el día tiene una socia, pero al llegar a casa deben ser madre e hija.

El bizcocho venezolano endulza las tardes de los españoles en Madrid

Después de dos años, Ananda Estheticse convirtió en una fuente de empleo y ha podido recibir a otras cuatro venezolanas en sus espacios. Sus clientes son en 90% latinos. Entre ellos puertorriqueños, colombianos,mexicanos, ecuatorianos y dominicanos. El servicio que más disfrutan las personas son las terapias de relajación, pero también ofrecen limpieza facial, depilación de cejas, tratamientos reductivos, manicure y pedicure, entre otros.

“La atención al cliente es nuestro mayor orgullo. Nuestro calor humano, nuestra atención y nuestro trato es algo muy de los venezolanos y nos enorgullece demasiado”, afirmó.

Entre sus metas se encuentra seguir trabajando en la belleza más allá de la piel. “Somos un spa diferente. No buscamos solo que te veas mejor, sino que te sientas mejor contigo”, finalizó.

(*) Programa de Formación de Nuevos Periodistas

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a