20.9 C
Caracas
sábado, 21 mayo, 2022

Madre de niña venezolana ahogada en el río Bravo: “Dejé a la luz de mis ojos»

El cuerpo de Victoria Lugo Mayor, de siete años, llegará este miércoles, 19 de enero, a Texas, Estados Unidos, donde lo recibirá su madre, Mayerlin Mayor, contaron los familiares a El Pitazo

-

Maracaibo. Mayibeth Mayor recibió a las 4:00 pm del martes 18 de enero una llamada de su hermana Mayerlin Mayor, quien le dio una noticia que dejó a la familia llena de dolor: “Dejé a la luz de mis ojos. Mi hija se me ahogó”.

Mayerlin Mayor, una maestra de 36 años, intentó con su hija Victoria Lugo Mayor, de 7 años, cruzar el martes 18 de enero la frontera de México con Estados Unidos a través del río Bravo. Pero no pudo cumplir el objetivo de llegar juntas hasta suelo norteamericano, donde esperaba darle un mejor futuro a la niña.

La familia Mayor está desconsolada. En la casa, ubicada en el barrio Felipe Pirela, en el oeste de Maracaibo, estado Zulia, hay tristeza y solo se escucha el llanto de las tías y de la abuela de Victoria. “Esto es muy duro. Ella era la princesa de esta casa, era la luz, lo más bello”, contó Mayibeth Mayor a El Pitazo en la residencia familiar y con la cara llena de lágrimas.

El cuerpo de Victoria fue recuperado por las autoridades de migración de México y está previsto que este miércoles 19 llegue a Texas, donde lo recibirá su madre para darle sepultura, contó la tía de la niña.

“Me quería morir cuando vi a mi hija ahogada”

Mayerlin Mayor salió el martes temprano desde un pueblo llamado Acuña, en San Antonio, México, hacia el río Bravo junto con un grupo de migrantes y los coyotes que los ayudarían a llegar a Estados Unidos. Antes de salir envió una foto de ella con su hija Victoria, quien vestía una chaqueta roja y un jeans azul.

Al llegar al río, las condiciones no eran las que les habían descrito. El caudal no les llegaba a los tobillos, sino que estaba crecido. “Le pregunté por qué decidió cruzar si estaba alto, y me dijo: ‘No sé; esto no es como ustedes creen’. Me imagino que tenía que decidir”, contó Mayibeth Mayor.

Mayerlin Mayor decidió cruzar el río con el grupo de migrantes hasta que ya no tocó fondo. “Ella cayó en un hueco con su hija. Las dos estaban ahogadas. Ella me dijo: ‘Yo estaba ahogada. Me quería morir cuando vi a mi hija ahogada. Me quería quedar ahí, pero algo me sacó. Dios me sacó. Ya yo estaba ahogada, ya yo estaba muerta”, relató la tía de la niña en entrevista con El Pitazo.

La joven maestra le narró a su familia que otros migrantes también se estaban ahogando junto con ella y que un compañero de la travesía la ayudó a llegar hasta el territorio de Estados Unidos. “A Victoria la arrastró el río y no la pudieron rescatar”, contó Sheyla Báez, una tía de Mayerlin Mayor, con la voz entrecortada y los ojos llenos de lágrimas.

La tristeza y desesperación de Mayerlin Mayor la sintieron los policías migratorios de Estados Unidos. “Ellos lloraban y uno me dijo que necesitaba abrazarme porque tenía mucho dolor al verme como estaba”, le contó a su tía la madre de Victoria.

El proceso migratorio de esta madre fue rápido. No fue a ningún refugio y quedó en libertad horas después del suceso. Está con una familia evangélica venezolana, muy allegada a sus padres.

Mayerlin Mayor y la niña Victoria Lugo se despidieron de su familia el 13 de enero, cuando viajaron por vía terrestre hasta Medellín, Colombia. El sábado 15 ya estaban en México y el domingo, en San Antonio. “Ella iba a cruzar la frontera el lunes 17, pero no sabemos por qué lo retrasaron para el martes”, contó la hermana, quien desconoce el montó que pagó por todo el periplo.

Mayerlin Mayor, una zuliana de nacimiento, vivió hasta mayo de 2021 en Coro, estado Falcón. Tenía dos años separada del papá de su hija, y el año pasado decidió vender su casa y sus electrodomésticos para reunir el dinero e irse. Renunció a ser maestra por el bajo salario, que no le alcanzaba para cubrir las necesidades.

La tía de Mayerlin Mayor no olvida lo que ella le dijo antes de irse: “Me voy para darles bienestar a mis padres y un futuro a mi hija”. Una hija que ya no está.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a