El negocio de cachapas venezolanas que crece en Santiago de Chile

Anduy Pacheco es el emprendedor zuliano que está detrás de Cachapas Don 70, un negocio que acaba de abrir su tercera sucursal en la capital de Chile

2569
foto: Cortesía Facebook

Por Crónicas de Chile

Santiago de Chile. Entre los emprendimientos más exitosos de la diáspora criolla en Santiago de Chile resalta en letras gruesas y luminosos Cachapas Don 70 (@CachapasDon70), una empresa que acaba de inaugurar por todo lo alto su tercera sucursal, esta vez en el íconico Patio Bella Vista, en Providencia.

El imponente local cuenta con una emblemática pasarela inspirada en los trazos de Carlos Cruz Diez y se suma a las sucursales en Root 544, Santiago Centro, y la Avenida Las Torres 191, en Quilicura. El éxito de este emblemático restaurant se debe al esfuerzo, tesón y disciplina de Anduy Pacheco, un emprendedor zuliano que inició el negocio hace 5 años con una motocicleta adaptada.

Un venezolano se refugia en el queso llanero para salir adelante en Chile

Pacheco, oriundo de Maracaibo, llegó a Chile en enero de 2016 y a los pocos meses comenzó a preparar cachapas. Las vendía a bordo de su «motocachapera». El nombre «Don 70» surgió porque Anduy jugó por 20 años hockey y llevaba ese número en su espalda.

«En la ‘Motocachapera’ me iba al Mercado de La Vega y Lo Valledor de madrugada. La ponía full carga y me iba. En varias oportunidades me dejó botado porque se le descargaba la batería y mantenía el cargador conmigo para ver quién me prestaba un rato la corriente para cargarla unos 30 minutos y seguir. En ella pasé mucho frío y sustos también. Cuando venía cargado de choclo pensé varias veces que se me iba a voltear cuando cruzaba», detalla.

Anduy recuerda que en esa época comenzaron los bazares venezolanos y él acudía a vender cachapas con queso palmita, pues no había aún queso de mano. «Les cuento que no fue nada fácil. A veces llegaba por las noches y decía: ‘No puedo más’. Y no me daba lo suficiente para poder vivir, pero me dormía y al otro día me levantaba con ganas de seguir y le pedía a Dios fuerzas porque confiaba en mi, confiaba en mi producto, en mi pasión y amor por hacer lo que me gusta», recuerda.

Así, con trabajo, esfuerzo y dedicación, Pacheco espantó sus miedos. Hoy cuenta con su propio sembradío de maíz, una distribuidora de productos congelados y dirige una emblemática empresa gastronómica, conformada por más de 50 colaboradores y una potente y fiel cartera de clientes.

Además de sus insuperables cachapas, preparan hamburguesas, picadas, tequeños y patacones, entre otros productos venezolanos. También se distinguen con sus cócteles.

Próximamente abrirán dos plazas más y Pacheco así se refiera a su empresa: «Mi misión es que nuestra comida típica venezolana quede plasmada por siempre en este hermoso país, que nuestra cachapa sea degustada a diario por miles de chilenos y que siempre la recuerden, gracias también a todos esos emprendedores y empresas que también venden nuestra cachapa venezolana y que ayudan a que sea mucho más reconocida y se expanda por todo Chile».

Por @CronicasDeChile 

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Superaliado/aAyúdanos a sostener la mayor red de corresponsales de Venezuela.