22.6 C
Caracas
jueves, 27 enero, 2022

Las venezolanas que se convierten en una oportunidad para Colombia

Sissel Cabrera y Ana Carolina Soriano emigraron a Colombia con habilidades, conocimientos y experiencias únicas. También con una gran motivación para trabajar y superarse. Hoy, la esperanza de integrarse al mercado laboral en lo que les gusta y se formaron crece con la apostilla de sus títulos universitarios. Dos historias apropiadas para celebrar este sábado 18 de diciembre el Día Internacional del Migrante, establecido por Naciones Unidas para destacar las contribuciones de estas personas

-

Caracas.- Colombia es uno de los países que se propone integrar a la población migrante venezolana a su sociedad. Y es que ahora los venezolanos que poseen estudios a nivel universitario tienen la posibilidad de apostillar sus títulos, notas y prácticas para tener la oportunidad de ejercer profesionalmente. Era una de las principales barreras para su integración.

Es el caso de Sissel Cabrera y Ana Carolina Soriano, venezolanas que se convierten en una oportunidad para el mercado laboral en Colombia gracias a la medida acordada en noviembre de este 2021 por el gobierno de Iván Duque y la Embajada del gobierno interino de Juan Guaidó para apostillar los títulos universitarios.

Ambas llegaron a Colombia con habilidades, conocimientos y experiencias únicas, así como una gran motivación para trabajar y superarse en el país con mayor recepción de venezolanos, contabilizando 1,842,390 migrantes hasta noviembre de 2021, según cifras de la Plataforma de Coordinación Interagencial para Refugiados y Migrantes de Venezuela (R4V).

Según datos del Observatorio del Proyecto Migración Venezuela, 97,5% de los migrantes venezolanos en Colombia no habían convalidado sus títulos educativos y profesionales para diciembre de 2020.

Retomar su pasión

Sissel Cabrera, de 42 años, se convirtió en la primera venezolana en apostillar su título universitario por medio del convenio entre el gobierno colombiano y la Embajada de Venezuela del gobierno interino de Juan Guaidó. La oriunda del estado Guárico contó a El Pitazo que obtuvo el título en Bioanálisis en la Universidad de Carabobo y en 2015 decidió emigrar a Colombia, debido a que a su esposo le ofrecieron una oportunidad laboral en el país vecino.

«La visa que yo tenía en ese momento era una visa de beneficiarios que no me permitía trabajar como tal. Igual intenté apostillar mi titulo en este tiempo, pero no se me fue posible. Dos años después vuelvo a intentar con un gestor, pero el GTU no le dio la cita y allí se quedó parado todo», contó.

- Advertisement -

Venezolanos en Colombia: ¿cómo pueden abrir una cuenta de ahorro?

La bioanalista venezolana trabajó en negocios de comida e incluso se desempeñó como manicurista para obtener ingresos. Ya había perdido la esperanza de volver a ejercer en su profesión hasta que se le concedió la oportunidad de poder validar sus documentos.

«Yo dije bueno más nunca trabajo, ahí queda mi título, no puedo hacer nada. Pero imagínate, estar sin esperanzas a que te hayan dado esta oportunidad. Para mí es una gran oportunidad, es una esperanza para poder trabajar como profesional y en lo que me gusta; porque es importante trabajar en lo que a uno le gusta», dice la venezolana que planea buscar empleos en el área de la salud.

Sissel espera volver al campo de la salud, esta vez en Colombia. Foto cortesía

Cabrera se encuentra validando sus títulos ante el Ministerio de Educación de Colombia y esperando su permiso de trabajo, el cual es el segundo paso una vez que la embajada venezolana certifica los estudios a nivel profesional. «Yo fui la primerita, imagínate tu, la solicitud número uno. En una semana ya tenía mi certificado».

Revalidación de título

Ana Carolina Soriano, de 38 años y oriunda de Valencia, Carabobo, decidió emigrar en 2018 a Colombia, debido a la situación económica del país. Pese a que trabajaba en una empresa de renombre en su país natal, el empeoramiento de la situación la hizo buscar un nuevo horizonte para ella y su familia.

La valenciana tardó tres años en legalizar sus documentos y para convalidar su título en Relaciones Industriales desde Colombia, debía cancelar 700.000 pesos (200 dólares americanos). «Yo no logré hacerlo al principio, además mi profesión acá como tal no existe. Esto para mí, aparte de ser un ahorro a nivel económico, también espero que se abran más oportunidades laborales en empresas grandes».

Como todos los migrantes, Ana se postuló para una gran variedad de trabajos en diferentes áreas, puesto que su objetivo era obtener ingresos para mantenerse en el país. Sin embargo, al llegar a las entrevistas de trabajo era rechazada una vez que notaban su nacionalidad.

Ana Soriano trabaja para darle un mejor futuro a sus tres hijos. Foto cortesía

Pese a las experiencias de rechazo, la venezolana está muy agradecida con el país que la recibió junto a su famila. «Yo espero que con esto se puedan abrir más oportunidades. Estoy agradecida, porque obviamente tengo la oportunidad de trabajar en una empresa y tener un salario».

El hecho de que en Colombia no exista su profesión, no le quita la esperanzas a Ana de volver a ejercer. Espera que pronto se le de la opción de validar sus conocimientos en otra área que se asemeje su carrera y a las actividades que hoy en día realiza en el negocio familiar.

«Yo formo parte de una empresa familiar, en el área administrativa. Manejo la parte de nóminas, selección de personal y otros aspectos administrativos; entonces mi objetivo sería tener una más oportunidad laboral (…) Aún no hay mucha información, pero espero que se permita hacer una reválida, ya sea en administración de empresas o quizás psicología«.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a