La médica venezolana en Argentina que ayuda a sobrevivir la pandemia

En primera línea contra el COVID-19 y recibiendo la dosis de la vacuna Sputnik V: así ha sido la experiencia de la médica María Elena Ramos, venezolana que llegó a Argentina en 2018 y trabaja en el Hospital Mariano y Luciano de la Vega, en Buenos Aires

892
La Dra. Maria Elena (derecha) utilizando los implementos para la prevención de contagios por COVID-19. | Foto: cortesía Maria Elena Ramos

Caracas.- Maria Elena Ramos es una médica venezolana de 52 años que emigró a Argentina, donde actualmente batalla en conjunto con el personal de salud de Buenos Aires contra el COVID-19. Allí recibió también la vacuna Sputnik V.

La venezolana, egresada de la Universidad Central de Venezuela (UCV), contó a El Pitazo que emigró en agosto de 2018 junto a su hijo mayor, que para ese entonces tenía 17 años, dejando en Venezuela a su hija de 10 años junto a su padre, quienes los alcanzaron un año después.

LEE TAMBIÉN

Un canal de memes: la oportunidad de oro de tres venezolanos en Argentina

«Yo evalué varios países a los que podría emigrar y tras considerar varias cosas decidimos que la mejor opción era Argentina. Tardé al menos dos años en arreglar todos mis papeles antes de irme (…) Las apostillas, los pasaportes y los papeles que me acreditaban como médico profesional», cuenta.

Maria Elena se contactó con una amiga y colega, quien le dijo que podría orientarla y recibirla al llegar al país. «En el 2010 conocí a esta amiga, que es uruguaya, pero ha vivido siempre en Argentina y me ofreció su casa para llegar, aunque planifiqué ir solo con mi hijo, porque no quería llegar con la familia completa a su casa», señala.

Llegada al hospital

Al llegar a Argentina el 28 de agosto, la venezolana y su hijo tuvieron que comenzar a adaptarse al frío intenso, adquiriendo ropa de invierno para luego comenzar a buscar una manera de sustentarse económicamente. «Cuando llegué, noté que aquí muchas personas buscan cuidadores de personas mayores y niños, por lo que decidí tomar esa oportunidad. Para mí, ganar 2.000 o 3.000 pesos en una noche era bastante para haber llegado con poco dinero», narra.

Tras algunas experiencias como cuidadora, María Elena conoce, gracias a la amiga que la recibió, a Marcela Bustamante, directora del Hospital Mariano y Luciano de la Vega, en Moreno, Buenos Aires. «Le dijeron que yo era venezolana, pediatra y neumonólogo. Mencionaron que en ese hospital trabajaban más venezolanos, por lo que me hicieron ir una semana después», relata.

«Me dejaron ingresar como pasante en el hospital mientras arreglaba mi matrícula de médico para poder trabajar legalmente. Al principio, mi salario fue acumulativo, por lo que no lo percibí hasta diciembre y yo había ingresado en octubre al hospital», indica.

LEE TAMBIÉN

Migrante venezolano conquista EE. UU. con sus tatuajes

Vacunada contra el COVID-19 en Argentina

Con la llegada del COVID-19 a Argentina en marzo de 2020, el personal de salud comenzó a prepararse. La venezolana narra que afortunadamente ya tenían previsiones para la llegada del virus al país. «Nos dieron todos los equipos, traje, tapabocas, caretas, gorros, guantes. Cumplimos un protocolo para atender a los pacientes y evitar lo más posible cualquier contagio», afirma.

«Actualmente estoy en el equipo de guardia de los viernes con dos venezolanas, ambas de Coro, Falcón, y un argentino. Hemos hecho una amistad espectacular y ayudamos a venezolanizar al Dr. Alejandro Bruno —argentino—, quien nos ha tomado mucho aprecio», comentó.

La Dra. Elenis Lugo y la Dra. María Elena (venezolanas) junto al Dr. Alejandro Bruno (argentino) en el compartir navideño del hospital, con comida venezolana. | Foto: cortesía María Elena Ramos

Argentina cuenta con 1.220.000 dosis de la vacuna Sputnik V para ser aplicadas. A finales de diciembre se transportó un lote de 300.000 dosis, mientras que a mediados de enero se realizó otro vuelo para traer otras 300.000. A su vez, el tercer cargamento llegó al país el 28 de enero, con 220.000 dosis.

María Elena y sus colegas recibieron la primera dosis de la vacuna rusa el 8 de enero de 2021, debido a que entraban en criterio de personal de prioritario para su aplicación.

La Dra. María Elena recibiendo la primera dosis de la vacuna Sputnik V. | Foto: cortesía María Elena Ramos

Para el 29 de enero, el equipo del hospital recibió la segunda dosis de la vacuna, cumpliendo así el protocolo de 21 días para su aplicación. «Afortunadamente, en mi caso no percibí ningún efecto colateral al haber recibido la vacuna, pero a mi colega venezolana se le presentó un dolor de cabeza leve, algo considerado normal en estos casos», explica.

Diferencias entre Venezuela y Argentina

La médica venezolana destacó el contraste entre el sistema de salud de Argentina y el de Venezuela, exponiendo que en ese país se encontraban preparados para la emergencia sanitaria, que ya estaba advertida; tenían insumos, protocolos y planes de cómo actuar ante la llegada del nuevo virus.

La Dra. Elenis Lugo y la Dra. María Elena, tras haber recibido la segunda dosis de la vacuna. | Foto: cortesía María Elena Ramos

«Cuando estaba en Venezuela me generaba mucha angustia saber que trabajaba en un hospital en el que ya veía la falta de humanidad, de recursos y de poder atender adecuadamente a un paciente. Me preparé para ayudar al paciente, a las personas, y no poder hacerlo me frustraba mucho (…) Me aterró ver que no tenía tratamientos ni tapabocas para protegerme a mí y a mis colegas», expresa.

LEE TAMBIÉN

Tres médicos venezolanos lo dan todo por sus pacientes en Alemania y España

La médica pediatra asegura que se encuentra muy contenta y agradecida de sus experiencias en Argentina y de la oportunidad de ejercer la medicina mientras construye una nueva vida junto a sus dos hijos y esposo.

«La verdad es que el gentilicio argentino es maravilloso (… ) Yo estoy muy contenta y les digo que cuando Venezuela se arregle, me llevaré a todas mis compañeras argentinas a que conozcan el Caribe», expresó.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.