Kinesiólogo aragüeño abrió su consultorio tras cuatro años como mesonero en Chile

Alexander García trabajó por seis años como kinesiólogo en la Federación Venezolana de Fútbol y tras cuatro años trabajando como mesonero en Santiago de Chile, logró abrir su propia consulta bajo el nombre Kinegamasalud

1021
García Granadillo apostó por seguir como garzón e impulsar a su esposa para que presentara el Eunacom. Foto Crónicas de Chile

Por Crónicas de Chile

Santiago de Chile.- La capacidad de sacrificio de Alexander Enrique García Granadillo, kinesiólogo maracayero de 30 años, graduado en la Universidad Arturo Michelena, conmueve.

Este especialista en Medicina Aplicada al Deporte acaba de cumplir un año al frente de Kinegamasalud ( @Kinegamasalud ), consultorio médico con servicios de kinesiología, traumatología, pediatría, medicina general, psicología y nutrición, luego de superar múltiples obstáculos.

“En algún momento pensé en ser über o garzón y no ejercer mi carrera”, cuenta Alexander, quien en Venezuela trabajó por seis años como kinesiólogo en la Federación Venezolana de Fútbol, además de trabajar con ligas amateurs y varias escuelas deportivas aragüeñas.

Pero Alexander no se rindió y, gracias al apoyo irreductible de su esposa, fundó este centro ubicado en la Gran Avenida José Miguel Carrera, en la comuna de San Miguel.

En diciembre de 2016 llegó a Santiago de Chile por vía aérea. Enseguida comenzó a ganarse la vida como garzón en un restaurant famoso por el hostigamiento de sus gerentes a los trabajadores. “Fue muy desgastante. Imagínate en lo emocional. Yo estaba acostumbrado a desenvolverme como profesional y el cambio fue brusco”, confiesa.

Sin embargo, había un estímulo fundamental. Alexander se esmeró siempre por traerse a Chile a su esposa Yilmar Márquez, quien es anestesióloga. Y lo logró en 2018.

García Granadillo apostó por seguir como garzón e impulsar a su esposa para que presentara el Eunacom. Ella obtuvo así la reválida y empezó a ejercer en el Hospital Barros Luco. La economía familiar se oxigenó.

No fue sino en 2020, motivado por Márquez, que Alexander se reseteó. Agotado tras jornadas extensas, con impagos de imposiciones, retrasos y trasnochos, obtuvo la reválida. Su primer empleo fue en una clínica Kine A, nivel 1.

“Ya pasado el tiempo decidimos tomar el riesgo de abrir una consulta propia. Lo hicimos con miedo, pero determinación. Mucha gente me decía que estábamos en pandemia, que no era el momento, pero yo les respondía: ‘¿Si no lo hago ahora cuándo?».

Así, con dos kinesiólogos y una traumatóloga inauguró su consulta. No resultó fácil, principalmente, por las restricciones en cuanto al distanciamiento social. De un inicio prometedor con hasta 10 pacientes en promedio por jornada tuvo que conformarse con tres debido a las exigencias del Ministerio de Salud con el aforo.

“Yo amo tanto la kinesiología que trabajaría gratis”, afirma. Hoy, aunque Kinegamasalud va en franco crecimiento con un equipo médico de nueve profesionales, con nutricionista, matrona, pediatra, psicólogo, medicina estética, traumatólogo y kinesiólogos, Alexander sabe que el escenario puede ser mejor.

“Mi sueño es tener una clínica con múltiples especialidades enfocada en ayudar y atender a los venezolanos, con quirófano propio y mucho más”, asegura.

Por @CronicasDeChile 

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.