Ingeniero venezolano trabaja en proyectos que están transformando Chile

Héctor Manuel Peña Pernía se vio forzado a abandonar su natal San Cristóbal en 2018. Luego de varias postulaciones y entrevistas en diferentes empresas, el ingeniero ambiental participa hoy en los más grandes proyectos energéticos de Chile, como el desarrollo de parques solares, parques eólicos, acueductos y plantas desaladoras

566
Peña administra también un sitio de referencia para el turismo y otro dirigido a los migrantes. | Foto cortesía

Santiago de Chile.– La carta de navegación de Héctor Manuel Peña Pernía (@hector_manuelp) al salir de su natal San Cristóbal hacia el sur del continente tenía marcado en el mapa mental a Buenos Aires, Argentina, como destino final, cuando en marzo de 2018, junto con su pareja, y afectados por el desplome de la economía, arribó por tierra en un viaje de 10 días hasta Santiago.

“Llegué a Chile con mi novia el 21 de marzo de 2018, en plena crisis y exilio masivo desde la frontera de San Antonio y Cúcuta. Salimos por el temor de ser encarcelados en cualquier momento debido a nuestro activismo en contra del Gobierno”, cuenta el ingeniero ambiental, quien resaltó como un combativo dirigente estudiantil de la Universidad Nacional Experimental del Táchira (Unet).

Los primeros días fueron una sorpresa total. “Nuestro destino no era Chile sino ir hasta Buenos Aires; sin embargo, el día que llegamos a Santiago, un viernes, un gran amigo nuestro que vive en Viña del Mar nos llamó para que descansáramos el fin de semana allí y luego continuar”, agrega.

LEE TAMBIÉN: La venezolana que da de qué hablar en Chile con emprendimiento artístico

La pareja decidió viajar y conocer además Viña, donde su amigo les dio un recorrido por la costa y les pareció un lugar muy bonito, tranquilo y con atardeceres inigualables en el mar. “Al llegar a su departamento nos muestra que tiene una habitación disponible y nos dice que si queremos podemos quedarnos una semana o dos y probar, tratar de conseguir trabajo, que él no nos cobraría esos días. Y si no conseguíamos trabajo o no nos gustaba Chile, que nos fuéramos para Argentina, sin ningún problema”, recuerda.

Peña, tras conversarlo con su pareja, decidió quedarse y probar, intentar buscar trabajo. Ingresaron a Yapo para buscar empleos con sus currículos. “Al cuarto día me llamaron para pintar una casa en Concón, una comuna al lado de Viña del Mar, con un pago de 20.000 pesos el día. Así comenzó mi aventura en Chile. Mi novia consiguió trabajo un día después, como asistente de operaciones logísticas en una pyme de camiones y contenedores del puerto”, detalla.

Grandes proyectos energéticos

Luego de trabajar en el rubro de la construcción en la Región de Valparaíso, Héctor Manuel confiesa que aprendió a querer mucho más a Chile, valorar el esfuerzo por el trabajo duro y aprender que cada labor que realices en la vida, así no sea en tu profesión, es esencial para el desarrollo, crecimiento y madurez personal.

Allá hizo buenos amigos chilenos y también algunos venezolanos, pero año y medio después, luego de varias postulaciones y entrevistas en diferentes empresas en Santiago, logró conseguir trabajo como ingeniero de proyectos en el área de Medio Ambiente de una gran consultora de ingeniería. “Nos mudamos y comenzamos de nuevo aquí, pero con trabajos mejor remunerados y horarios mucho más flexibles a los que teníamos en Viña”, precisa.

Héctor se siente pleno porque trabaja en lo que estudió, aunque revela que ha tenido que estudiar mucho más y adaptarse a la normativa y al marco teórico chileno. “Con esfuerzo, dedicación y mucha perseverancia he logrado salir adelante, apoyando cada día y sumando experiencias, viajando a cada rincón de Chile, de norte a sur, conociendo y trabajando en los grandes proyectos energéticos que están transformando Chile: parques solares, parques eólicos, acueductos y plantas desaladoras, entre otros grandes proyectos y obras”, afirma.

Pero la labor de Héctor no termina ahí. Administra digitalmente dos cuentas que realizan un aporte enorme a la colectividad. La primera es @ChileAventura.CL , que surgió como una idea en medio de la pandemia, con el fin de difundir los sitios turísticos de Chile y mostrar aquellos no tan turísticos, sino inhóspitos y extremos, que muy pocos logran conocer en persona, por el costo o por su remota ubicación.

LEE TAMBIÉN: Emigrar a Chile: ¿cuánto cuesta vivir en Santiago?

“Cientos de fotógrafos, turistas y dueños de sitios turísticos nos etiquetan y nosotros los publicamos. Estamos creciendo tanto día a día, que se está convirtiendo en un sitio referencia para el turismo, turismo de aventura y ecoturismo en Chile. No sabemos en qué vaya a parar esto, pero lo que sí sé es que será muy grande”, asegura Peña.

También es administrador de @RefugiadosEnChile, que surgió como un proyecto en medio de la pandemia de 2020, con el fin de ayudar y orientar a la comunidad migrante y solicitante de refugio en Chile. “Este proyecto nació junto con más de 12 organizaciones y portales digitales migrantes a fin de sumar y multiplicar esfuerzos en los momentos más difíciles de la pandemia, orientando a las personas en sus trámites migratorios y colaborando con otras organizaciones en materia de ayuda humanitaria y social para los migrantes más vulnerables”, sostiene.

Por @CronicasDeChile 

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.