Autoridades peruanas afirman que descuartizadores pertenecen a banda de la Cota 905

meta_vamlv

Caracas.- Los presuntos autores del doble crimen y descuartizamiento en el hostal Señor de Sipán, en el distrito limeño de San Martín de Porres, serían parte de una peligrosa banda venezolana ubicada en Caracas, conocida como »Cota 905», según algunos testimonios recogidos por las autoridades peruanas.

De acuerdo con la Fiscalía Penal Corporativa de Condevilla, unas personas que habrían reconocido a los venezolanos detenidos: Abraham Alberto Perozo, ‘Guasón’; Jhonatan Donayre Semprún y Angelbert Díaz Colina, presuntos implicados en el caso, declararon ante las autoridades que ellos son de la Cota 905.

La Cota 905 es una carretera que conecta las parroquias caraqueñas de La Vega, El Paraíso y Santa Rosalía, en el municipio Libertador, y es un sector de Caracas donde hay más bandas delictivas.


LEE TAMBIÉN: 

AFIRMA MIGRANTE VENEZOLANO IMPLICADO EN DESCUARTIZAMIENTOS: »ME CONTRATARON PARA SACAR A ESOS MUERTOS»

A pesar de que el cuestionado gobierno de Nicolás Maduro intentara en 2015 tomar el control de la Cota 905, a través de la Operación Liberación del Pueblo (OLP), no consiguió neutralizar la criminalidad. Algunas organizaciones de defensa de los derechos humanos documentaron que la OLP cometía ejecuciones extrajudiciales que se hacían pasar por «delincuentes muertos en acción».

Durante 2017, las Fuerzas de Acciones Especiales (Faes), adscritas a la Policía Nacional Bolivariana (PNB), hizo 25 operativos en la Cota 905, terminando con numerosos “delincuentes muertos en enfrentamientos”, pero sin neutralizar por completo a las bandas criminales.

En agosto de 2017, a pedido de las bandas y como parte de las políticas de seguridad implementadas por Nicolás Maduro, la Cota 905 fue declarada una »Zona de Paz».


LEE TAMBIÉN: 

CLAVES | QUIÉN ES »EL COQUI» QUIEN COMANDA »ZONA DE PAZ» EN COTA 905

Desde que el reconocido barrio de Caracas fue declarado »Zona de paz», ninguna fuerza de seguridad puede entrar en la Cota 905. A cambio, los delincuentes se comprometieron a no cometer crímenes de alto impacto, como el secuestro y el asesinato de policías.

Información completa en el diario peruano El Comercio

DÉJANOS TU COMENTARIO