29.1 C
Caracas
lunes, 26 octubre, 2020

Familiares del zuliano asesinado en Chile buscan repatriar sus restos

El cadáver de Ricardo Araujo permanece desde el 27 de septiembre en la morgue del hospital ubicado en la comuna Recoleta, en Santiago de Chile. La próxima semana lo llevarán a Colombia y en una semana lo trasladarán a Venezuela

-

Santa Bárbara de Zulia.- Luego de cumplirse 72 horas del asesinato del migrante zuliano Ricardo Araujo Parra, de 24 años, en la capital de Chile, sus familiares y amigos cumplen trámites consulares ante la embajada venezolana en ese país, para repatriar los restos mortales por vía aérea hasta Bogotá, capital de Colombia.

Antony, amigo de Ricardo, cuya identidad prefiere mantener en reserva, indicó la tarde de este miércoles 30 de septiembre por vía telefónica a El Pitazo que el cuerpo será trasladado, pero sin ser cremado, debido a que su muerte obedeció a un asesinato cuyas indagatorias siguen abiertas y están en una causa penal en suelo chileno. «El martes próximo será llevado a Colombia y el venidero jueves arribará a Venezuela por el aeropuerto de El Vigía, estado Mérida», detalló.

Desde el lunes 28 de septiembre la novia de Ricardo, su hermana, un cuñado y dos primos, junto a su mejor amigo, presentaron recaudos ante un juez que otorgó el permiso para que el cuerpo sea llevado a suelo neogranadino. Para lograrlo debieron contactar al exgobernador de Zulia, Francisco Arias Cárdenas. «Hemos agilizado mucho; la embajada ha sido muy colaboradora. Primero había un problema con la firma de la mamá de Ricardo porque no se parecía a la del pasaporte, pero se logró solventar ese paso», indicó el joven desde Chile.

Los padres y otros hermanos de Ricardo en Venezuela pidieron a las autoridades chilenas agilizar la entrega del cuerpo sin vida porque desean sepultarlo en el Sur del Lago, al occidente de Venezuela, pero el retraso de los vuelos como consecuencia de las restricciones por la pandemia dilató el proceso.

El cadáver está desde el amanecer del domingo 27 de septiembre en el hospital ubicado en la comuna Recoleta, en la avenida La Paz de Santiago de Chile. Allí fue analizado por peritos forenses adscritos a la Policía de Investigaciones de Chile (PDI). Del homicida y los cómplices no hay mayores avances.

Ricardo fue asesinado de un disparo en la región torácica, justo debajo de la tetilla izquierda, cerca de la medianoche del sábado 26 de septiembre en la comuna Pedro Aguirre Cerda, específicamente en la avenida Clotario Blest & Departamental, diagonal a su residencia. Esa noche compartía allí con amigos y trabajadores, como era su costumbre.

- Advertisement -

Ricardo salió a defender a Alí, uno de sus empleados, en medio de una discusión con varios chilenos —hasta ahora desconocidos por las autoridades— porque el automóvil sedán de los atacantes impactó el Chery de Alí al salir este de la reunión. El impacto de ambas unidades fue diagonal a la casa de la víctima.

Los vándalos partieron el vidrio del auto de Alí y este abofeteó a uno de ellos. Después llamaron refuerzos porque querían vengarse. Al lugar de la discusión se apersonó otro grupo de hombres con armas. Primero despojaron de varias pertenencias a Araujo Parra y a dos primos, identificados como Yender y Asnoldo. Luego uno de los asaltantes disparó sin mediar palabras contra la humanidad de Ricardo. El grupo de asaltantes escapó y al zuliano, malherido, lo llevaron camino al hospital más cercano, donde falleció antes de su ingreso.

Araujo, según cuentan amigos, se instaló en Chile hace más de dos años en procura de lograr una estabilidad económica que no consiguió en Venezuela, que hoy atraviesa una crisis económica y un caos político, a pesar de que Julio, su padre, es ganadero y dueño de una carnicería en el estado Zulia.

LEE TAMBIÉN

ONG exige a Ministerio de Interior de Chile disculpas por daños a médico venezolano

Araujo laboró primero como taxista de la red Uber y con el paso de tiempo abrió una tintería. Se trata de una venta de pinturas y materiales de ferretería. El establecimiento poco a poco prosperaba, pero la dicha se tornó en desgracia cuando el joven quiso defender a uno de sus empleados. Todavía no hay claridad en las investigaciones que conduzcan al paradero del homicida y los cómplices que participaron en el asalto previo al crimen.

El Pitazo ha intentado contactar a los padres de Ricardo en el poblado de 4 Esquinas, en la parroquia Carlos Quevedo del municipio Francisco Javier Pulgar, en el estado Zulia, pero el día lunes 28 de septiembre ambos se fueron a Cúcuta, en el norte de Santander, en Colombia, a tratar de viajar hasta Chile, pero las limitaciones por el COVID-19 les impedían llegar a esa nación a menos que cumplieran una cuarentena de 15 días en los refugios habilitados para quienes viajan en medio del decreto de la pandemia. En medio del dolor por la pérdida del ser querido, no quieren atender a los representantes de la prensa.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado